La Corona de la Almudena, ¿el postre típico de Madrid?

Síguenos

catedral de la Almudena

Hoy 9 de noviembre se celebra la festividad de la Virgen de la Almudena y por ese motivo se consumirán en Madrid una buena cantidad de Coronas de la Almudena, un dulce que intenta convertiste desde hace más de 30 años en el postre típico de la capital.

Fue en 1978 cuando este bollo resultó ganador en un concurso organizado por los pasteleros madrileños, con el fin de crear un postre que se sumase a otros dulces típicos como las rosquillas de San Isidro o los panecillos de San Antón.

La Corona de la Almudena es una variación del Roscón de Reyes y nació en honor a la Virgen de la Almudena, que además de ser la patrona de la Villa de Madrid, es también la patrona del gremio de pastelería. Sin embargo aunque su consumo aumenta cada año, no ha terminado de arraigar como algo típico entre los madrileños.

Corona de la Almudena vs. Roscón de Reyes

Los pasteleros intentan defender que son postres diferentes pero existen indudables similitudes entre las Coronas de la Almudena y los roscones de Reyes. La primera diferencia está en el tamaño de estos dulces, ya que las Coronas de la Almudena, son algo más pequeñas que los Roscones de Reyes.

En cuanto a la masa con que se elaboran, ambos dulces se hacen fundamentalmente con harina, huevos y leche, aunque a diferencia del Roscón de Reyes, la masa de la Corona no incorpora alcohol ni ralladura de naranja o limón.

Por otro lado, según indican los productores, en la Corona no se utiliza agua de azahar para hacer la masa, sino que una vez elaborada ésta, se le da un baño de almíbar hecho con agua, azúcar y zumo de naranja. Pese a que efectivamente se preparan con ingredientes distintos, los sabores de ambos bollos son bastante parecidos.

El relleno

Los Roscones de Reyes tradicionales no llevan más relleno que el haba o la sorpresa escondida, aunque la tendencia en los últimos tiempos es hacerlos rellenos, abriéndolos por la mitad e introduciendo en su interior nata montada, chocolate o crema pastelera.

Por su parte, la Corona de la Almudena no debe llevar sorpresa y siempre tiene que ir rellena. Además puede tener dos o tres capas de bollo, intercaladas con crema o nata entre ellas. Los rellenos más habituales son crema pastelera tostada en la capa de abajo y en la de arriba, trufa, crema de chocolate o nata montada.

Ya terminada, la Corona de la Almudena se cubre con brillo de manzana y se espolvorea con trocitos de almendra y azúcar humedecida, aunque no se suele decorar con frutas confitadas ni con las guindas típicas en los Roscones de Reyes.

Finalmente, la mayoría de los pasteleros que las venden, ponen sobre estos dulces una corona de cartón dorado similar a la que lleva la imagen de la Virgen de la Almudena, de donde deriva el nombre de este bollo que lucha por ser el postre típico de Madrid.

En todo caso, es un postre cuyo consumo está sometido a plazo ya que solamente se vende en el fin de semana de la festividad de la Virgen de la Almudena, es decir que este año sólo se podrá encontrar en las pastelerías de la capital durante los días 9 al 11 de noviembre. Si queréis probarlo, tendréis que correr.

Foto | LeonShisman en Flickr
Video | Telemadrid
En Directo al Paladar | Los mejores roscones de Reyes de Madrid
En Directo al Paladar | Qué ingredientes necesitamos para hacer Roscón de Reyes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios