Compartir
Publicidad

Jever Pilsener. Cata de cerveza

Jever Pilsener. Cata de cerveza
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siento debilidad por las cervezas de estilo Pilsen, con ese lúpulo tan suyo y ese amargor tan equilibrado. Sin embargo, como veremos la cata de Jever Pilsener, esta no es una Pilsen al uso, y aunque en nariz es muy herbácea --se huele con solo abrir la botella-- nos tiene guardada una gran sorpresa en boca.

La cerveza Jever se fabrica en el distrito de Frieland en Baja Sajonia (Alemania) desde 1848, obra del cervecero Diedrich König, quien luego la legó a su hijo. Como ocurrió con muchas otras cerveceras alemanas, las guerras se interpusieron en su historia y la muerte de su nieto en el frente hizo que la empresa cambiara de manos. Actualmente pertenece a la Dortmund Brau & Brunnen, parte del Oetker-Gruppe.

Diseño y aspecto

Cata Jever Pilsener - 2

Tener una Jever Pilsener en la nevera es una gozada y a la vez un martirio, porque cada vez que la abres disfrutas del bonito diseño de su botella, con ese verde tan conseguido sobre el que contrasta la etiqueta dorada mate y ese logo tipográfico tan de la Bauhaus, pero por otro lado debes resistir la tentación de bebértela en ese mismo momento, incluso si estás abriendo la nevera para coger la leche del desayuno.

Cuando la vertemos en la copa notamos ese color dorado tan característico de las cervezas tipo pilsen --aunque no es tan tan transparente como me esperaba-- y una espuma blanca y esponjosa que se retira rápidamente. También apreciamos su baja carbonatación, pues apenas unas columnas de burbujas ascienden desde la base del vaso.

Cata de cerveza

Cata Jever Pilsener - 3

Como he comentado al principio, la cerveza Jever Pilsener es muy herbácea en nariz. Notamos el lúpulo en cuanto le quitamos la chapa, mientras la servimos en la copa y más aún cuando nos acercamos a dar el primer sorbo.

En boca la Jever nos tiene guardada una sorpresa, y es que es extremadamente amarga, desde el mismo principio del trago hasta el final, pero sin que eso resulte desagradable, pues es un amargor verde muy agradable, con muchos matices, algo a lo que contribuye su baja carbonatación y que se aprecia más todavía si la tomamos a la temperatura a la que se suele servir en Alemania, entre 15 y 18 grados, si bien yo la prefiero un poco más fría.

Por cierto, si no os convence tanto amargor, podéis optar por una Warsteiner.

Jever Pilsener

Cerveza tipo Pilsen 4,9% Vol. Nota: 7,5

En Directo al Paladar | Cata de cervezas Brabante En Directo al Paladar | Früh Kölsch. Cata de cerveza alemana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio