Compartir
Publicidad

11 alimentos que no se deben comer crudos nunca

11 alimentos que no se deben comer crudos nunca
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque hay alimentos que podemos ingerir en crudo sin problemas, muchos otros deben cocerse antes de comerlos para poder digerirlos bien. Unas veces será porque contienen bacterias y parásitos que pueden afectar nuestra salud, otras porque nuestro sistema digestivo no puede procesarlos bien, e incluso porque crudos pueden resultar venenosos. Por eso vamos a explicaros cuáles son los 11 alimentos que no se deben comer crudos nunca.

Seguramente, cuando veáis la siguiente lista, pensaréis que "realmente" nunca comeríais alguno de estos alimentos sin cocinar, porque no os apetece en absoluto, pero debéis saber que de hacerlo pondríais vuestra salud en juego. Sin duda, hay muchos ingredientes que es mejor consumirlos frescos y crudos, pensemos en la mayoría de vegetales como zanahorias, pepinos o lechugas, pero hay otros que deben cocinarse para que podamos beneficiarnos de ellos. ¿Descubrimos cuáles son?

1. Judías rojas

Crudos12

Si directamente comiéramos esta legumbre cruda, no solo nos sabría mal sino que en un par de horas tendríamos náuseas, vómitos y malestar estomacal. ¿La culpable? Una toxina natural llamada lectina, por eso es mejor remojar las judías rojas en agua durante al menos cinco horas antes de cocinarlas y hervirlas durante al menos 30 minutos antes de comerlas.

Las judías rojas están llenas de proteínas, fibra y antioxidantes, pero comerlas crudos puede causar estragos en nuestro estómago pues también continen una lectina llamada fitohemaglutinina, que puede causar molestias gastrointestinales desagradables y síntomas similares a la intoxicación alimentaria. Cuando se cocinan, la cantidad de este compuesto venenoso se reduce significativamente, lo que permite que el cuerpo digiera este ingrediento inofensivamente.

2. Almendras amargas

Crudos5

Las almendras que habitualmente comemos son almendras "dulces" y hay muchas razones de salud para no cambiar de hábitos, pero las almendras amargas son como su hermana malvada, pues contienen ácido hidrociánico, que es una combinación peligrosa de cianuro de hidrógeno y agua. Para que os hagáis una idea, bastarían únicamente unas 70 almendras crudas amargas para matar a un adulto. Afortunadamente, son inocuas si están cocinadas, y la mayoría de las tiendas de comestibles no las venden. Los lugares más probables donde podéis encontrarlas son en el extracto de almendra y los licores con sabor a almendra.

La intoxicación por cianuro de hidrógeno incluye los síntomas de mareos y dolor de cabeza a vómitos y convulsiones, según la cantidad de almendras amargas que se haya comido, por eso es muy importante blanquear o tostar este alimento, pues así se destruye se componente dañino.

3. Patatas

Crudos2

Probablemente no queráis comer patatas crudas, pero en realidad hay una muy buena razón por la que no deberíais comerlas. Las patatas crudas no solo contienen toxinas que pueden dañar vuestro cuerpo, sino que su almidón crudo también puede causar molestias digestivas, como hinchazón. Por eso es necesario hervirlas, hornearlas, freírlas o tostarlas para descomponer esos almidones.

También debéis tener en cuenta que si las patatas crudas pasan mucho tiempo en un área cálida o húmeda, pueden volverse verdes y desarrollar una toxina llamada solanina. Si una patata parece tener manchas verdes, debéis evitar comerla por completo, ya que la solanina podría causar intoxicación alimentaria y producir dolor de estómago, dolor de cabeza o incluso parálisis.

4. Yuca

Crudos6

La yuca (o raíz de yuca) contiene cianuro o glucósidos cianogénicos, sustancias químicas que liberan cianuro cuando se comen. Se encuentran altos niveles de esta toxina en sus hojas, lo que impide que los insectos y animales la coman, pero en ocasiones también llegan a la raíz comestible. Para que este tubérculo almidonado sea comestible debe remojarse en agua, enjuagarse bien, pelarse y cocerse tan pronto como sea posible después de la cosecha.

Este vegetal de raíz, un alimento básico de la cocina sudamericana y africana pues es muy fácil de cultivar en climas húmedos, está lleno de vitaminas y minerales. Pero también está ocultando un ingrediente furtivo y potencialmente letal. Algo que también debéis saber es que la yuca tiene muchos nombres: arrurruz, mandioca, tapioca, kassave, mandioca y yuca, pero como sea que se llame, solo debéis comerla cocinada (habitualmente frita). Las hojas de yuca, cuyo sabor es parecido a las coles, no requieren tanto cuidado, pero aun así deben cocerse.

5. Setas

Crudos10

Los hongos son saludables, no hay duda, sin embargo, consumirlos crudos puede ser duro para nuestro sistema digestivo. Hay dos razones principales para cocinar las setas en lugar de servirlas crudas. Los hongos silvestres crudos pueden ser difíciles de digerir, por lo que cocinarlos os ayudara a evitar la molestia gastrointestinal, pero también muchos son tóxicos y potencialmente mortales cuando están crudos. Cocinar descompone esos compuestos dañinos.

Las paredes celulares de las setas son diferentes de las paredes celulares de las frutas y verduras, y la cocción las descompone, por lo que nuestros cuerpos pueden manejar el procesamiento de las células fúngicas resistentes. Romper esas paredes celulares con la cocina también ayuda a incrementar su valor nutricional.

6. Cerdo

Crudos4

Si bien el peligro asociado con comer carne de cerdo cruda o poco cocinada ha disminuido desde los años 70 y 80, porque estos animales se crían en mejores condiciones higiénicas y ya no se alimentan de basura, es mejor que no comamos esta carne cruda, pues aún existe el riesgo de contraer uno de los dos parásitos que puede contener: la triquinosis o la tenia del cerdo.

La triquinosis es un parásito, que se instala en el intestino delgado después de comer carne infectada y se reproduce rápidamente, entrando en el torrente sanguíneo y produciendo muchos síntomas que van desde dolor muscular hasta el ojo rosado, en el peor de los casos incluso puede producir la muerte. Por su parte, la tenia del cerdo es una de las principales causas de convulsiones en todo el mundo. Ahora ya sé porqué mi abuela no come carne de cerdo en verano y además la cocina siempre mucho.

7. Leche cruda

Crudos8

Cuando era niña, mi madre me enviaba a comprar la leche cruda con una lechera, lo primero que hacía cuando se la llevaba era hervirla y me advertía que nunca tomara esa leche sin hervirla previamente varias veces. Hoy en día la leche cruda parece estar de moda, y se están levantando las prohibiciones para su comercialización, pero no es tan saludable como nos dicen y tomarla sin hervir puede resultar perjudicial para nuestra salud.

La leche que proviene directamente de una vaca, sin ser pasteurizada, puede contener bacterias dañinas como E. coli y Salmonella. La leche cruda tiene 150 veces más probabilidades de causar enfermedades transmitidas por los alimentos que otros productos lácteos, por eso es siempre mejor que nos decidamos por leche pasteurizada, es decir, leche que ha sido sometida a un calentamiento suave (70º-90ºC) durante unos segundos para inactivar microbios como algunos patógenos (causantes de enfermedades), sin modificar sensiblemente las cualidades del alimento y evitando que se deteriore inmediatamente.

8. Pollo

Crudos7

Entre el camino que va desde la planta de procesamiento y el supermercado, el pollo crudo puede recoger montones y montones de pequeños microbios que pueden resultar dañinos para nuestra salud. Por eso debemos asegurarnos que todo el pollo que comamos esté cocido. Por cierto, no hay necesidad de enjuagar el pollo antes de cocinarlo: las bacterias se matarán durante la cocción y el agua que salpique podría infectar toda la cocina, por eso es importante también limpiar a conciencia la tabla donde lo hayamos cortado.

9. Huevos

Crudos3

Desde el mismo momento en que una gallina pone un huevo este está expuesto a contagiarse de bacterias dañinas, como la salmonella, que puede ser transportada en la superficie de las cáscaras de huevo o absorbida en el huevo mismo. La contaminación también puede verse influenciada por factores como la edad y el tamaño del pollo, qué está comiendo, cuánto estrés tiene (sí, estrés) y cuán limpio está el ambiente donde se encuentra, entre otros.

Si bien el riesgo real de que un huevo tenga salmonella es bastante bajo, no vale la pena arriesgarse, pues causa síntomas de intoxicación alimentaria como calambres estomacales, diarrea, náuseas, fiebre y dolor de cabeza, estos síntomas pueden aparecer dentro de las primeras seis a 48 horas de consumo de huevos crudos y pueden durar hasta siete días. La única manera de asegurarnos de que los huevos que estamos consumiendo están libres de salmonella es cocinarlos a fondo o usar huevos pasteurizados.

10. Hojas de ruibarbo

Crudos9

Es posible que hayáis oído que el ruibarbo es venenoso cuando está crudo, pero en realidad son las hojas las que debemos evitar a toda costa, pues contienen niveles increíblemente altos de una toxina llamada ácido oxálico, que cuando se consume puede causar daño renal grave, y posiblemente incluso la muerte.

Si se comen crudas, las hojas de ruibarbo pueden causar problemas para respirar, diarrea, dolor en los ojos e incluso convulsiones. Solo una pequeña cantidad es todo lo que necesitas para que os arrepintáis de haber tomado un bocado. Esta es la razón por la que podéis haber notado que las hojas de ruibarbo han sido eliminadas en vuestra tienda local. ¡Mejor hagamos un batido de ruibarbo de fresa con tallos de ruibarbo!

11. Aceitunas

Crudos11

Las aceitunas directamente cogidas del árbol contienen una alta concentración de un compuesto llamado oleuropeína, que les da un sabor amargo. Saltearlas y aliñarlas descompone la oleuropeína, produciendo las deliciosas aceitunas que todos conocemos y amamos.

Hay varias formas diferentes de preparar aceitunas para que sean apetecibles. Remojarlas en agua dulce eliminará parte de su amargura, pero es preferible usar una salmuera durante algunas semanas o incluso algunos meses en agua salada o envasarlos en sal. Las aceitunas preparadas aún contienen algo de oleuropeína, pero no lo suficiente como para dar un sabor desagradable

Fotografías | Pixabay
En Directo al Paladar | ¿La quinoa te parece sosa y pastosa? No la estás cocinando bien: así se prepara una quinoa deliciosa
En Directo al Paladar | Un fanático de la dieta paleolítica se pasea por un festival vegano comiendo un enorme trozo de carne cruda

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio