Compartir
Publicidad

Cómo hacer stevia líquida casera

Cómo hacer stevia líquida casera
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La stevia, científicamente Stevia rebaudiana Bertoni, es una planta de origen latinoamericano caracterizada por poseer una hoja dulce de la que es extraído un edulcorante capaz de endulzar los alimentos con una potencia de 300 veces más dulzor que el azúcar común, sin aportas apenas calorías ni provocar una elevación de la glucemia en sangre, por lo que se admitiría su uso en diabéticos.

La stevia es una planta fácil de cultivar en una terraza o jardín, e incluso expertos en horticultura la definen como una “buena vecina” de otros cultivos ya que se ha demostrado que alrededor de la planta de stevia crecen y dan frutos más abundantes arboles frutales y demás plantas de jardín.

Bien, os estaréis preguntando si os habéis equivocado de página y habéis llegado de casualidad a una de jardinería, pues no, estáis en Directo al Paladar, y es que hoy aprenderéis a preparar stevia líquida para endulzar vuestros alimentos a partir de la planta cultivada por vosotros mismos ¿os interesa saber cómo?

Existen varios métodos para elaborar stevia líquida casera, yo los he probado casi todos y al final me quedo con este. Es el que me parece más sencillo y económico pues no necesita de largas cocciones y en solo dos días ya podemos disponer de nuestro edulcorante casero para infusiones o yogures.

Stevia casera

Comenzaremos cortando las hojas de nuestra planta que es donde están los compuestos glicósidos que dan el sabor dulce. Cuidadosamente las lavamos de la tierra, polvo o insectos que pudieran tener, y las secamos muy bien con un papel de cocina para que no queden mojadas.

Seguidamente las picamos a cuchillo en juliana fina, no las trituréis demasiado pues al contrario de lo que pudiera parecer aportarán un sabor amargo o a hierba a nuestro edulcorante casero. También, si no queréis encontrarle tanto regusto a hierba y tenéis tiempo, podéis dejarlas secar durante unos días al sol o en un deshidratador y proceder de la misma manera, pero con las hojas secas.

Stevia casera

Preparar un bote de cristal hermético y echar las hojas picadas, en verde o secas, y cubrirlas con vodka. Utilizamos este licor porque es el que menos sabor tiene para el producto final y tampoco es excesivamente caro.

Stevia casera

Tapar el frasco y dejarlo en un lugar oscuro reposando entre 24 a 36 horas, no dejéis que pase más tiempo porque después la stevia os podría amargar un poco además de quedar muy concentrada. Cuando pasen esas horas filtrarlo por un colador de malla muy fina o a través de una gasa o filtro de café.

Stevia casera

Ahora vamos a eliminarle el alcohol. Para ello colocamos un cacito a fuego muy bajo para que no llegue nunca a ebullición y añadimos nuestro extracto. Cocemos durante veinte o treinta minutos hasta que se forme como un jarabe más espeso.

Finalmente pasarlo a una botellita cuentagotas de vidrio oscuro de esas que venden en las farmacias, y mantener vuestra stevia durante tres meses en la nevera. Con una o dos gotas será suficiente para endulzar una infusión o un café.

Nota: La stevia es una planta y como tal un producto natural, pero no por ello exento de riesgos. Hay estudios que afirman que aparte del glicósido que aporta el sabor dulce denominado rebaudiósido A, contiene otros muchos compuestos activos, entre ellos algún alcaloide que puede provocar una disminución de la tensión arterial. También se debe de tener en cuenta que el extracto puro de stevia dependiendo de su concentración y su dosis puede ser tóxico. Es por ello que si tienes algún problema de salud o alguna duda acerca de la stevia consultes con tu médico antes de utilizarla.

En Directo al Paladar | Cómo hacer ajos confitados En Directo al Paladar | Cómo hacer queso ricotta casero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio