Compartir
Publicidad
Publicidad

La pintarroja, el pequeño tiburón

La pintarroja, el pequeño tiburón
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Quizás no sea muy conocida en otras zonas, pero en las costas del Mediterráneo y el Atlántico son frecuentes las capturas de este pequeño escualo, sobre todo cuando se usan artes de pesca de fondo. La pintarroja es un pequeño tiburón, que no suele superar los 50-60 cms. de longitud, de la familia de los Scyliorhinidae, que comprende en realidad a más de 100 especies, agrupadas bajo el nombre genérico de pintarrojas, lijas (por la dureza de su piel) o peces gato.

Se distinguen fácilmente por sus ojos alargados, de aspecto felino, y la piel dura, áspera y con manchas. Tienen un color gris amarillento, con manchas negras, marrones y blancas en el dorso. Es de costumbres nocturnas y vive en fondos arenosos, donde se alimenta de pequeños moluscos e invertebrados.

En muchos puertos no se aprecia y se tiran al mar cuando caen en las artes de pesca. Una pena, ya que tiene una carne blanca y de textura firme, muy apropiada para adobos y guisos marineros, a los que aporta mucha gelatina, procedente de su hueso central, con la ventaja de que no tiene espinas. En la costa andaluza se suele adobar con pimentón, vinagre y sal, al igual que se hace con el cazón, otra especie de tiburón de la zona, de mayor tamaño, y se sirve hecho en frituras. Toda una delicia.

Una muestra de la sabiduría popular, que aprovecha al máximo los recursos naturales, es la costumbre de muchos pueblos costeros de secar con el aire salino de los puertos este y otros pescados. Así, en la costa malagueña, se venden los arbitanes, que no son más que tiras de carne seca de pintarroja, que se usan para hacer caldos y sopas, a las que aportan un fuerte sabor.

La pintarroja se utiliza en muchos lugares. Por ejemplo, en Galicia, por la zona de Coruña la llaman melgacho y la cocinan guisada con pimentón, ajo y patatas. En Málaga se sirve en muchos bares y tascas el caldillo de pintarroja, un reconfortante caldo picante que se toma en taza, con un poco de zumo de limón, y que era costumbre tomarlo en la madrugada, después de una noche de copas, ya que entona bastante. Ahora la gente se toma un Red Bull, pero no es lo mismo.

Imagen | Flickr
En Directo al Paladar | Sopa de rape. Receta de Navidad En Directo al Paladar | La bouillabaisse, olla provenzal de pescado. Receta En Directo al Paladar | Receta de caldillo de pintarroja

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos