Probamos el turrón de torrezno de Soria, del Burgo de Osma al éxito: “Estamos desbordados con las ventas”

Probamos el turrón de torrezno de Soria, del Burgo de Osma al éxito: “Estamos desbordados con las ventas”
Sin comentarios

La empresa Dulces Típicos El Beato, con sede en El Burgo de Osma (Soria), se dedica a la invención de dulces que pasen por tradicionales.

Responsable de los dulces que se venden en las tiendas de souvenirs de todo Castilla y León –como la torta del beato, los gamusinos o las tetillas de monja–, el obrador fue noticia el pasado año por lanzar al mercado el chocorrezno, una exitosa mezcla de chocolate y torrezno de Soria.

No es de extrañar, por tanto, que para estas Navidades se hayan lanzado a fabricar el turrón de torrezno. Como explica a DAP el responsable e ideólogo de la compañía, Carlos París, lo han sacado “deprisa y tarde”, y pensaban que solo se iba a conocer en Soria, porque la distribución de los turrones en las grandes cadenas se cierra ya en septiembre. Pero ha sido un éxito nada más salir al mercado. “En esta dos o tres semanas que lo hemos sacado vamos por más de 3000 vendidos”, explica París. “Está gustando mucho”.

Turron Torrezno1

Blanco, negro y con leche

Y ¿qué lleva? Un 7,5% de torrezno de Soria, que como en el chocorrezno, aporta crujiente y cierta salinidad a los turrones, cuyos principales ingredientes son, en realidad, el chocolate y el praliné de avellanas.

“Al hacerlo con un altísimo porcentaje de praliné de almendra le da un sabor a almendra que es una pasada”, explica París. “Hay gente que nos ha pedido en la tienda online y se ha molestado en llamar para decirme que bueno está y han vuelto a comprar. Es una de las señales de que hemos dado con algo bueno”.

Las mejores recetas de Directo al paladar (Cocina)

El turrón está disponible en tres sabores, todos con torrezno, claro: chocolate blanco, negro y con leche. Probados los tres, el blanco es en el que más se nota el sabor del torrenzno, lo que puede echar para atrás a los más sensibles. En los otros dos su sabor queda casi por completo camuflado y se nota sobre todo por el crujiente que aporta.

Cada tableta, de 300 g, tiene un precio de 12 euros.

En DAP | Los mejores torreznos del mundo están en El Burgo de Osma
En DAP | Viva el cerdo dulce: la fiebre del torrezno llega a los helados

Temas
Inicio