Compartir
Publicidad

Jordi Cruz responde que sin becarios no es viable su restaurante y así han reaccionado las redes

Jordi Cruz responde que sin becarios no es viable su restaurante y así han reaccionado las redes
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que sabemos que las redes sociales las carga el diablo, sobre todo si eres un personaje famoso y tienes poco tacto a la hora de hacer ciertas declaraciones. Es lo que le ha pasado al televisivo chef Jordi Cruz, que ayer vivió en su cuenta de Twitter las airadas reacciones de una multitud de usuarios que no se han tomado nada bien su tajante respuesta ante el delicado tema de los becarios en la alta cocina.

El asunto está candente desde que la semana pasada se publicara este artículo de El Confidencial, en el que se echaba por tierra la imagen idílica del trabajo de los aprendices en las cocinas de más prestigio. Ayer, justo cuando se celebraba el Día Internacional de los Trabajadores, el mismo periódico publicaba las reacciones de los chefs Michelin, molestos por la imagen que se daba del funcionamiento del sistema de becarios y los ataques a su trabajo. Jordi Cruz hizo una desafortunada declaración al respecto y las reacciones no tardaron en multiplicarse por las redes.

Jordi Cruz y la polémica de los becarios sin cobrar

Jordicruz

Quien madrugara ayer pudo encontrarse con el reportaje de El Confidencial ya listo desde bien temprano. Siendo festivo no es de extrañar que a lo largo de la mañana las redes fueran llenándose de reacciones al respecto, pero la polémica terminó de desatarse cuando Jordi Cruz se posicionó a través de su cuenta de Twitter:

En el citado reportaje aparecen declaraciones del mismo cocinero y presentador, defendiendo la práctica del stage en la alta cocina y afirma que es todo un privilegio equiparable a un máster de primera categoría en otros sectores laborales.

Me molesta que se hable del trabajo del ‘stagier’ como algo negativo, como si fuera un abuso o una mala práctica. (...) Yo nunca he hecho un ‘stage’ y me da mucha envidia cuando veo que alguien viene de estar en la cocina de Martín Berasategui, por ejemplo. Estás aprendiendo de los mejores en un ambiente real, no te está costando un duro y te dan alojamiento y comida. Es un privilegio. Imagínate cuánto dinero te costaría eso en un máster en otro sector.

Solo hay que navegar un poco por los hilos de la red social para ver que la gente, en general no se lo ha tomado nada bien. Los ataques directos a Jordi Cruz se han entremezclado con críticas al propio mundo de la alta cocina y la llamada burbuja de los estrellas Michelin y el aura de glamour que parece rodear a este mundo. Sirva como ejemplo uno de los trending topics de hoy, la Carta a Jordi Cruz publicada también ayer en 20 Minutos.

No sé si el mediático cocinero ignoraba cómo se comportan las redes cuando uno hace comentarios poco medidos como el suyo, pero teniendo en cuenta que no es de los usuarios más activos de Twitter podemos deducir que todo este tema y su repercusión le ha molestado especialmente. Aunque no es el único chef mencionado en el artículo y a pesar de que ha recibido algunas muestras de apoyo en las redes, todo estaba puesto en bandeja para que las redes se cebaran con él.

Las circunstancias han potenciado ese linchamiento virtual, pues el tema de los derechos laborales y los abusos está muy candente, más aún siendo ayer el Día Internacional de los Trabajadores. Tampoco ayuda a su defensa que Jordi Cruz sea uno de los chefs más televisivos del panorama actual, jurado polémico de Masterchef y encima con habitual presencia en la prensa rosa. Su reciente compra de un palacete de tres millones de euros ha contribuido a avivar las críticas.

El chef del restaurante Àbac, con una estrella Michelin, no entró a discutir o a defenderse directamente de los ataques, pero sí quiso dar por zanjado el asunto con otro tweet más conciliador unas horas más tarde:

¿Es el trabajo de los stagiers explotación laboral?

Abac

La polémica con Jordi Cruz ha dado pie a que se extendiera el debate a todo el mundo de la alta cocina, su viabilidad y el trato en general que se da en ellos a los trabajadores. Además se ha comentado mucho la práctica del stage los grandes restaurantes, algo habitual en locales de todo el mundo, comparándose con los becarios o los aprendices de otras profesiones.

Pero, ¿qué es un stagier? Como explica, por ejemplo, Lucía Martínez - dietista-nutricionista con experiencia en hostelería- o en su blog, lo que suele diferenciar a un stagier es que elige serlo de forma voluntaria, porque se lo puede permitir y porque es un privilegio. Es hacer curriculum, enriquecerse con experiencias únicas en cocinas de prestigio o junto a chefs reputados. Aunque a veces se ofrece algo de sueldo, lo habitual es no cobrar durante la estancia, para la que muchas veces sí se ofrece alojamiento y comida.

Como señala Jorge Guitián, esto no es nuevo ni exclusivo del mundo de la gastronomía. Casi todos nos hemos enfrentado a prácticas o becas mal pagadas o sin remunerar con condiciones laborales más o menos cuestionables. Sí es cierto que el mundo de la cocina tiene sus propias reglas, es durísimo y exige un esfuerzo constante con jornadas interminables y turnos agotadores, por no hablar de la presión que hay detrás de los fogones.

Abac

La formación como tal no es mala y las prácticas tampoco, el problema son los abusos. ¿Debería un stagier tener las mismas responsabilidades y trabajar las mismas horas que un contratado con sueldo fijo? ¿Están los precios de los grandes restaurantes en España muy ajustados gracias a que se apoyan en el refuerzo de los becarios? Que sea un sistema que lleva años funcionado así y que sea lo habitual no quiere decir que tenga que ser válido.

Se dan muchos más abusos laborales en nuestro país y en otros lugares del mundo como para afirmar que el stagier sufre explotación laboral. Pero ya que las declaraciones de Jordi Cruz han avivado la polémica se podría aprovechar para ir más allá y desarrollar un debate serio sobre las condiciones laborales del mundo gastronómico. Son todos los implicados los que tienen la palabra, y habrá que esperar para ver si realmente estamos en una burbuja insostenible a largo plazo.

Fotos | ABaC Restaurant & Hotel, TVE
En Directo al Paladar | Ahora que sabemos lo que ganan los aprendices de los cocineros, este inspirador anuncio ya no será lo mismo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio