Publicidad

Una habitación con las paredes cubiertas de chocolate

Una habitación con las paredes cubiertas de chocolate
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

La ruptura con el arte más tradicional trajo no sólo nuevos temas y técnicas artísticas, sino también nuevos materiales y soportes. Cualquier objeto o sustancia puede utilizarse para crear obras de arte, también la comida, como ya hemos visto en otras ocasiones. En el ejemplo de hoy nos encontramos una habitación con las paredes enteramente cubiertas de chocolate negro.

Es la última instalación que la artista Anya Gallaccio ha realizado en Jupiter Artland, una fundación británica que acoge obras de arte contemporáneo unidas al propio espacio, tales como instalaciones o land art. En su segunda creación tras Red on Green ("rojo sobre verde"), Gallaccio exhibe Stroke, jugando con el doble sentido de la palabra ya que puede significar tanto "infarto" o "golpe" como "caricia suave".

Una habitación con las paredes cubiertas de chocolate

Esta nueva instalación apuesta por afectar directamente a los sentidos del espectador. Cuando el espacio completo es la misma obra, el visitante que la contempla entra directamente a formar parte de ella, y por eso la autora quiere crear reacciones en el público y espera causar distintas reacciones.

Con la estancia cubierta toalmente por chocolate, el espectador puede sentirse abrumado o puede sentir el impulso de tocar, rascar o incluso lamer directamente las paredes de cacao. La idea es despertar los instintos más convulsos del visitante, buscando que no sólo permanezca estático al acceder a la habitación.

Una habitación con las paredes cubiertas de chocolate

Es habitual en el trabajo de la artista emplear materiales orgánicos que no se sabe muy bien cómo evolucionarán, que no permanecerán intactos con el paso del tiempo. A Gallaccio le interesa ese grado de imprevisibilidad, en sus obras no hay nada eterno ni inmutable. Por ejemplo, el chocolate de esta obra irá poco a poco deteriorándose, cambiando por sí mismo.

El trabajo de Anya Gallaccio plantea conceptos e ideas muy interesantes, pero sin duda sus obras habría que experimentarlas en primera persona para poder valorarlas con propiedad. En cualquier caso, aunque no interese el arte contemporáneo, tiene que ser una experiencia curiosa verse en una habitación con las paredes cubiertas por chocolate.

Vía | Beautiful Decay
Más información | Jupiter Artland
En Directo al Paladar | El colectivo de artistas 'I Scream Factory' emplea el helado como metáfora de la vida

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir