Compartir
Publicidad
Publicidad

Un plato de invierno, estofado de melva

Un plato de invierno, estofado de melva
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos días que empieza a hacer frío, y aunque aún nos queda un buen trozo de Otoño por recorrer, apetecen ya los platos de cuchara: las sopas, los estofados. Hoy les hablaremos de un plato a caballo entre el otoño y el invierno, entre la huerta y el mar.

Un estofado de melva.

Los ingredientes

Una melva de 1 Kg. más o menos, patatas, guisantes, flores de calabacín, cebolla, tomate, aceite de oliva virgen extra (AOVE)

La preparación

Preparamos un sofrito con la cebolla y el tomate bien rallados. Una vez en su punto ponemos las patatas, los guisantes y cubrimos de agua. Dejamos cocer el estofado.

Cuando le faltan unos 10 minutos para estar listo le ponemos las flores de calabacín. Luego, cuando ya casi está, le añadimos los trozos de melva que habremos obtenido del despieze del pescado en ocho. Apagamos el fuego y dejamos que la melva se cueza con la olla tapada. Unos minutos serán suficientes. Atención con el punto de cocción: no debe quedar ni cruda ni pasada.

La degustación

Este es un plato que entronca con las tradiciones marineras de muchos lugares de la costa catalana y andaluza (no se si valenciana y murciana también). No hace muchos años, era bastante frecuente que los pescadores obtuvieran como compensación a su jornada unas cuantas melvas, un pescado poco comercial fuera del circuito conservero. En invierno, los productos de la huerta como los guisantes estaban a su alcance también. Dos más dos, suelen ser cuatro. Y he aquí: estofado de melva.

En Directo al Paladar | Melva en escabeche En Directo al Paladar | Vignobles du Monteillet Cuvée du Papy Saint-Joseph 2004

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos