Compartir
Publicidad

Técnicas para salvar vidas en la mesa. Toser, palmadas y Heimlich

Técnicas para salvar vidas en la mesa. Toser, palmadas y Heimlich
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Casi con toda seguridad, más de una vez en alguna de tus comidas, alguien se ha atragantado. Con suerte, es probable que no haya pasado de ahí y que haya sido algo leve. Por desgracia, también es posible que haya habido alguna ocasión en que alguien se haya atragantado gravemente y no hayamos podido ayudarlo. La semana pasada en mi empresa, recibimos un curso de primeros auxilios, algo que creo que debería recibir toda la población de cualquier país de forma totalmente gratuita, ¿cuántas vidas se podrían salvar?

Además de las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) básicas, también nos explicaron qué hacer en caso de un atragantamiento. ¿Sabrías tú lo que tienes que hacer en un caso similar?

Primero. Recomendar siempre que se tosa

La reacción habitual cuando vemos que alguien se está atragantando, es darle unas palmaditas en la espalda. Gravísimo error no hacer esto nunca. Al hacer esto quizá lo que hagamos sea complicar las cosas y hacer que la persona se termine por tragar el trozo de comida y provocar el verdadero atragantamiento qué corte la respiración.

En su lugar lo que hay que hacer es simplemente decir en voz alta "tose, tose fuerte TOSE". De esta forma el propio mecanismo de nuestro cuerpo hará que intentemos expulsar el trozo de comida a través de la tos.

Segundo. Dar Palmadas en la espalda

En el caso de que realmente comprobemos que la persona se está atragantando, que tosiendo no lo ha evitado y que se lleva las manos a la garganta (o que asiente con la cabeza si le preguntamos si no puede respirar), sólo entonces, procederemos a dar unos golpes en la espalda entre los omóplatos y hacia arriba en dirección al cuello. Se tienen que dar 5 golpes.

Maniobra de Heimlich

Por último, procederemos a la realización de la maniobra de Heimlich. Quizá ya sepáis de qué se trata por haberla visto en alguna película. En este caso pondremos un puño entre el ombligo y el final del esternón, de forma que al apretar sobre el estómago de forma fuerte, el aire empuje el trozo de comida hacia arriba y acabe expulsado. Esta maniobra la tenemos que hacer otras cinco veces alternando la con la anterior. Podéis ver cómo se hace en este vídeo:

En caso de que ninguna de estas técnicas funcione y la persona deje de respirar, tendríamos que tumbarla en el suelo y proceder a una maniobra de RCP y avisar inmediatamente al servicio de urgencias.

En el caso de niños menores de un año, la técnica para evitar el atragantamiento es la que podemos ver en este video:

Estas maniobras son muy sencillas y pueden salvar la vida a cualquiera dentro de un restaurante o en una casa. Recordad siempre la fórmula:

  1. Invitar a toser
  2. Dar palmadas
  3. Maniobra de Heimlich

Imágenes | Por Nick Sherman

En Directo al paladar | Receta de pollo con almendras

En Directo al paladar | Recetas de verano con niños: Recetas saladas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio