Probamos la panificadora Bread&Co 1500 PerfectCook de Cecotec, una alternativa para hacer pan en casa sin complicaciones

Probamos la panificadora Bread&Co 1500 PerfectCook de Cecotec, una alternativa para hacer pan en casa sin complicaciones
1 comentario

La batalla del pan casero se dirime en las casas entre los que apuestan por hacer su propio pan y los que apuestan por comprarlo. A medio camino hay una tercera vía, o como yo lo veo, que es la que forman aquellos que han apostado por el mundo de las panificadoras.

No son tan minuciosas como los amasados y horneados tradicionales del pan artesano, pero son una buena alternativa en el caso de que no tengamos mucho tiempo para ir a comprar pan, de que no nos apetezca vigilar fermentaciones o, como es mi caso, para comprobar a futuro si tenemos alma panadera en ciernes.

En este caso, la Panificadora Bread&Co 1500 PerfectCook ha sido el banco de pruebas con el que comprobar si realmente el mundo de las panificadoras supone una alternativa al pan casero o al pan comprado. Todo va a depender de a lo que estemos acostumbrados, claro, y también a cuánto estemos dispuestos a gastarnos en el pan.

También hay que tener claro que el pan de panificadora no es igual que el que hagamos a mano o el que compremos. Aunque en la mayoría de recetarios nos hablen de diferentes versiones en el caso de la panificadora, la realidad es que todos son primos hermanos del pan de molde.

Cuándo apostar por una panificadora en casa

Diferentes ingredientes, cortezas más o menos duras, pero en cualquier caso van a salir panes más compactos, con mucha miga, poca corteza, poco alvéolo -o nulo- y bastante humedad. Podéis investigar a voluntad con las cantidades, pero los recetarios vienen marcados al pie de la letra para que no nos fallen las proporciones.

Eso no significa que, como en toda obra de arte panadera, cambien los ingredientes y por tanto el resultado final. Si utilizamos una harina de batalla el sabor no será igual que el de una harina ecológica triturada a la piedra. Esto es solo un ejemplo, pero no hace falta que se tome al pie de la letra.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta ciertas cuestiones (como las que ya te contamos en esta guía de compras de panificadoras) antes de lanzarse a por una panificadora. En mi caso creo que es relevante saber que tendremos espacio para guardarla o para utilizarla, saber cuántos somos en casa y cuánto pan consumimos.

La Cecotec Bread & Co existe en dos formatos. Una que apenas pesa un kilo y es más manejable, que le irá bien a hogares pequeños, y otra bastante más grande y potente (5,5 kilos), que es la que hemos testado y que ofrece panes que van del kilo al kilo y medio.

En cuanto a especificaciones, hay que decir que mide 26 x 41 x 30 centímetros (largo, ancho y alto) y que su potencia es de 850 vatios. La ventaja respecto a su 'hermana pequeña' es que presenta dos palas de amasado, que resultan bastante prácticas incluso para los que quieran utilizarla solo como amasadora, y dos resistencias, las cuales hacen más homogénea la cocción del pan.

Especificaciones técnicas

Dimensiones

26 x 41 x 30 centímetros

Peso

5 kilos

Potencia

850W

Materiales

Acero inoxidable y plástico

Programas preestablecidos

15 recetas

Tamaños de pan

1 kg, 1,25 kg y 1,5 kg

Cecotec Panificadora Bread&Co 1500 PerfectCook. 850 W, 1,5 Kg, 15 Programas, 15 horas programables, 2 Resistencias, Cubeta apta para lavavajillas, Recetario

Cecotec Panificadora Bread&Co 1500 PerfectCook. 850 W, 1,5 Kg, 15 Programas, 15 horas programables, 2 Resistencias, Cubeta apta para lavavajillas, Recetario

Puesta en marcha y uso

Si algo destaca una vez desembalada es su construcción, aunque por fuera sea plástico, el calderín y las partes interiores son de acero inoxidable y antiadherente (así que nada de darle con estropajos o con cucharas de metal) y el funcionamiento y limpieza son extremadamente sencillos.

Apenas un display con seis botones y un cuadro de mandos muy intuitivo donde seleccionaremos programa (el manual incluye 15, desde pan normal a pan sin gluten, pasando por masas de pasta, pasteles o pan integral), el peso de nuestra pieza (indicado también en el recetario con sus cantidades) y el grado de tostado que queremos.

Una vez seguidas las instrucciones de lavado iniciales y puesto todo en marcha, no tenemos mucho de qué preocuparnos. Añadimos las cantidades (primero líquidos, luego sólidos y luego la levadura) y arrancamos nuestro pan. Ella sola amasa, deja levar, fermenta y luego hornea. Aunque hay que estar al quite del tiempo de levado para extraer ahí las palas de amasado y que así no dejen la forma en el pan.

Con estos mimbres, el pan para dummies es más fácil que nunca, aunque no es oro todo lo que reluce, ya que hay luces y sombras en los resultados. En nuestro caso, hicimos tres panes: uno sin gluten (con harina de avena sin gluten), un pan 'baguette' -o así figuraba en la receta y un pan integral.

Todos los tiempos totales rondan las cuatro horas, siendo algunos ligeramente más cortos, pero oscilan en esa horquilla. Además es programable (con un rango de 15 horas), incluyendo el tiempo de activación y el programa de cocinado del pan. También tiene otro funcionalidad que permite mantener el calor durante 60 minutos, así que podéis ponerla en marcha por la noche y tener el pan como recién hecho cuando os levantéis.

Img 20210921 233526
Sin gluten bis (de harina de avena sin gluten), integral y pan de harina blanca de trigo. Son densos y con mucha miga, pero se pueden comer. Cuanto mejor sea la harina, mejor será vuestro pan.

El primer pan sin gluten que intentamos fue un absoluto desastre, amén de porque las instrucciones del recetario adjunto son incorrectas (mencionaban incluir harina alta en gluten ¿?¿?), también parece que nadie de verdad probó a hacer ese pan con harina de maíz.

Recurriendo a los preparados de panificadora sin gluten y a la harina de maíz, lo que acabó saliendo fue un engendro del que ni hice fotos porque daba la sensación de que nadie se preocupó de mirar la cantidad de agua. Luego hicimos una segunda prueba, terminando de bolear a mano, y el resultado fue algo más parecido a un pan pero que a nivel gustativo era un mazacote extremo.

Foto 2o Pan Sin Gluten
Hacer un pan decente sin gluten sabiendo hacer pan es difícil. Intentar que un resultado de panificadora se asemeje a un pan sin gluten de calidad, imposible.

Sabemos por la ciencia panarra que los panes sin gluten necesitan una mayor hidratación -más aún si son de maíz- que un pan convencional, pero alguien pareció no tenerlo en cuenta al elaborar el manual. Por fortuna, la harina de avena se comportó mejor y el resultado ofreció un pan que sí se podía considerar como tal.

Respecto al pan integral y al pan 'baguette' tampoco hay queja sobre el resultado final. Se amasan fácilmente, apenas debemos prestar atención a la panificadora (además cuenta con un modo de mantenimiento del calor, que puede durar hasta 15 horas, por si queremos el pan calentito) y si viéramos que la masa no ha cogido la forma deseada, siempre podemos sacarla de la panificadora y bolearla ligeramente.

Los Cortes No Enganan Integral Pan Blanco Y Avena Sin Gluten La Masa Es Densa Muy Abizcochada Y Bastante Humeda
Los cortes no engañan (integral, pan blanco y avena sin gluten): la masa es densa, muy abizcochada y bastante húmeda.

Repito que los panes obtenidos, siempre siguiendo el manual, se acercan más a los panes de molde que a un pan 'normal' con su corteza más o menos gruesa y una miga con alvéolo. Aquí vamos a topar con panes grandes, similares al pan de molde en su consistencia interna pero más densos.

Conclusiones

Como las cantidades que estipulan en cada receta son superiores al kilo, hemos de tener claro que este tipo de panificadoras solo tienen sentido en casas muy grandes o si vamos a congelar el pan después de cocinarlo (recomiendo dejarlo reposar y cuando esté frío, rebanarlo), que es lo más lógico porque, aunque aguantan bien un par de días envueltos en un trapo, es más lógico tostar o recalentar los trozos salidos del congelador y así aprovechar también para sacarles parte del agua.

A modo de conclusión, creo que la Panificadora Bread&Co 1500 PerfectCook tiene pros y contras. Las ventajas es que amasa bien, es fácil de lavar, nos permite tener pan en casa de una forma barata (al final hablamos de harina, agua, sal, levadura y una pizca de aceite) y que seguramente nos incite a seguir adentrándonos en el mundo panadero para seguir innovando.

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Entre la parte negativa hay que hablar de los manuales Cecotec (uno se desmembró con pasar unas pocas páginas y se echa de menos algo de información o mejor orientación sobre la adición de ingredientes, y el otro directamente ponía que añadiésemos harina alta en gluten al pan sin gluten), que siguen siendo una piedra de toque de la marca, y que es bastante grande para una casa pequeña. Nos comentan desde la firma, eso sí, que se han detectado los errores y el aparato lleva ahora una versión revisada del recetario que, esperemos, acierte más.

Algunos de los enlaces aquí publicados son de afiliados. A pesar de ello, ninguno de los artículos mencionados han sido propuestos ni por las marcas ni por las tiendas, siendo su introducción una decisión única del equipo de editores.

Imágenes | Jaime de las Heras

En Directo al Paladar | Panificadoras: cómo escogerlas y cuál es la que más te conviene para hacer pan fácil en casa
En Directo al Paladar | La panificadora más vendida de Amazon, ideal también para hacer masas de pizza, con un 40 % de descuento

Temas
Inicio