Compartir
Publicidad
Publicidad

Docetañidos. Un clásico del verano que nunca defrauda

Docetañidos. Un clásico del verano que nunca defrauda
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Posiblemente sea este Docetañidos el rosado más popular de una tierra tradicionalmente vinculada a la elaboración de los descoloridos vinos. Es un vino que recurre para su elaboración a la solvencia de la tempranillo, a la que perfuma con sutiles pinceladas aromáticas provenientes de uvas blancas, presentes en la mezcla, con la intención de embelesar a los consumidores con personales fragancias.

La Bodega Lezcano-Lacalle no es una bodega al uso, es más bien una bodega de autor con una filosofía muy perfilada y muy definida, que le lleva a seguir sus propios criterios de vinificación. Las 16 Hectáreas de viñedo aproximadamente que posee, son de tempranillo, merlot y cabernet Sauvignon principalmente, con algo de las variedades blancas albillo, Sauvignon Blanc y Verdejo utilizadas para maquillar la fragancia del Docetañidos. Inicialmente la bodega fue creada en el año 1993 con la intención de elaborar exclusivamente tintos de crianza, pero casi, casi fue un obligación impuesta por el mercado el comenzar a elaborar en el año 95 el rosado que da nombre al artículo.

Y es que Cigales es tierra de rosados (pero no sólo, obviamente), y su principal característica es la utilización de mezcla de uvas blancas con las habituales tintas con la intención de conseguir un producto autóctono, con fragante personalidad pero capaz a la vez de atender las actuales expectativas de mercado (color, aroma y sabor).

Color rojo fresa atractivo e intenso que incita a su consumo.

En nariz muy variado, comienza con una batería de sensaciones que reproduce fielmente las recibidas al entrar en una frutería, la fresa, muy madura, da la bienvenida, para continuar con matices de frutos rojos y agradables reminiscencias de fruta tropical, acompañadas por la frescura herbácea del hinojo y ligeros anisados, contrapuestos a las golosas notas de caramelo rojo, el de forma de martillo, finalizando con una desconcertante sensación especiada.

En boca también muestra su personalidad, comienza con un paso suave, fácil, para a continuación descubrirse con pletórica insistencia y profundidad, redondo y equilibrado acaba con un regusto amargoso que añade frescura, acompañado de nuevo por los recuerdos frutales para otorgarle naturalidad.

Docetañidos 2008

Bodega: Lezcano Zona: Cigales Uva: Tempranillo preferentemente (también albillo, verdejo y sauvignon blanc) Vino: Rosado Precio: 6 Euros Puntuación: 8

En Directo al Paladar l Tres obispos En Directo al Paladar l BarbaRosa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos