Sigue a Directo al Paladar

Queso Brie

El queso Brie es un queso tradicional francés, que se elabora con leche cruda de vaca y que se clasifica entre los quesos de pasta blanda. Es un queso del que se tienen referencias de la época del emperador Carlomagno. Existen dos variedades de queso Brie, que atienden a su región de producción, y son Brie de Meux y Brie de Melun, siendo el primero de ellos el más famoso.

La denominación de queso Brie, alude a una pequeña zona cercana a la Isla de Francia en la región de la Champaña, donde se produce. La fama y su consagración como rey de los quesos franceses, surgió en 1814 cuando fue el queso elegido durante una cena organizada por Talleyrand en el Congreso de Viena, en la que cada uno de los 30 embajadores asistentes llevó un queso de su elección.

Proceso de elaboración

Para fabricar una rueda de un kg, son necesarios más de 8 litros de leche cruda. La leche debe fermentar en una cuba durante 16 horas aproximadamente. Después, el queso es formado a mano por finas capas sucesivas con la ayuda de un instrumento llamado pala brie.

La temperatura ideal para el modelado del queso se varía en el proceso. Inicialmente, se trabaja a 33°C, y se mantiene esa temperatura durante 4 horas, después se mantiene a 24°C durante 6 horas y finalmente se baja a 19°C. Después, el queso se escurre sobre esteras de caña.

El proceso finaliza con el salado y la maduración del queso trabajada por el maestro afinador, quien ajusta el punto de curado, volteando los quesos de forma artesanal y manteniéndolos en constante vigilacia aproximadamente durante 8 semanas hasta que están listos para el consumo.

Características y morfología

Se trata de un queso artesanal de pasta blanda hecho con leche cruda, y que tiene forma aplastada, corteza delgada y mohosa de color blanco, algo aterciopelada. Tiene denominación de origen protegida, desde 1980. Se elabora en forma de rueda, pudiendo comercializarse entero en piezas circulares, o en cuñas de forma triangular.

queso brie en porciones

La pasta del queso Brie es untuosa y flexible lo que facilita su consumo untado en tostas. La corteza, que se come también y que tiene un sabor suave, con un sutil aroma a moho y champiñón fresco aunque en ocasiones se percibe un aroma frutal y a nuez.

La época de año óptima para degustar el queso Brie se extiende de abril a septiembre, aunque se encuentra con facilidad y se puede comer durante todo el año. Un curiosidad interesante es que durante el periodo navideño, algunos pequeños fabricantes le añaden trufas, siendo este toque gastronómico lo que lo convierte en un queso excepcional para dicha época.

Notas de cata

En cuanto a los aspectos visuales, la corteza, es una capa comestible, formada por el moho Penicilium candida que aparece durante el periodo de curación. La pasta del interior es de color pálido, marfil o amarillo claro.

Al tacto, la textura es cremosa y a temperaturas superiores a 20º, intenta salir de la corteza. Se nota la elasticidad de la pasta. En nariz, se perciben aromas leves de amoniaco, y se adivina el sabor, en especial en piezas con más larga maduración.

En boca, se detectan sabores lácticos delicados y se percibe el aroma y el sabor delicado del queso, aunque éste se percibe con más fuerza conforme madura el queso. Desprende un ligero aroma a amoníaco.

Cómo consumir el queso Brie

El queso Brie, puede consumirse tanto como aperitivo, o como postre, y tanto sólo, como en combinación con otros, en tabla de quesos. También es excelente acompañado de pan en tostas, en sandwiches, o fundido sobre carnes. En Directo al Paladar hemos publicado algunas recetas en las que este queso ha tomado parte, y a continuación podéis ver una breve selección de las mismas. Seguro que os gustarán.

Más información | Affineur de fromage | Foto | Piteka en Flickr
En Directo al Paladar | El rey de los quesos ingleses. Cata de queso Stilton
En Directo al Paladar | Cata de queso D.O. Roncal

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios