Ideas sencillas para rellenar nuestras tartas dulces y saladas

Sigue a Directo al Paladar

tartaleta

Sea con relleno dulce o salado, las tartas y las tartaletas apetecen siempre. Es tan extensa la variedad de rellenos que pueden ponerse que resulta un reto para la imaginación más desbordante. Por su naturaleza, sirven para todo: fiesta dada en casa, coctel o aperitivo. Incluso constituyen una buena entrada, un plato principal o un postre de bandera. Y, si sobra algo, ¿qué mejor tentempié?

Se cree que las tartas y tartaletas datan de la Edad Media, cuando al ser un lujo los platos, se cocía pan en forma de galleta y se empleaba para servir comida sobre él. Este pan, que hacía las veces de vajilla, resultaba más bien duro e indigesto, así que se reemplazó por otra masa más elaborada buscando que resultara también más apetitosa.

masaquebrada

La masa que se emplea es la quebrada, que podemos preparar nosotros mismos o comprarla ya hecha, y que se cuece casi completamente antes de rellenarla. Las tartas con relleno sencillo son fáciles de hacer alegran cualquier mesa, las más elaboradas se pueden servir como entrada, plato fuerte o postre.

En general, la masa quebrada cocida sola se conserva en un recipiente hermético limpio hasta un máximo de dos días. Una buena opción es congelarla una vez cocida, lo cual nos va a permitir adelantar nuestro trabajo en la cocina pues, a la vez, podemos preparar masa para más de una tarta.

Rellenos dulces


Existen cientos de rellenos dulces distintos para tartas grandes y pequeños. Os explicaré cuáles son mis preferidos y los que mejore resultados me han dado, aunque, repito, las posibilidades son inagotables y seguro que cada uno de vosotros tiene sus propios rellenos deliciosos.

Rellenos crudos: frescos y ligeros


Una de las formas más deliciosas de servir una tarta como postre es usar ingredientes que no precisen cocción. Estos platos deben servirse siempre fríos, por lo que la masa deberá hornearse totalmente por separado y luego dejarla enfriar por completo antes de rellenarla. Lo mejor es poner el relleno muy poco tiempo antes de servirla, para que no se ablande la masa.

tartaletasnutella

La cantidad y la proporción de los ingredientes puede variar según nuestro gusto y la densidad que queramos dar al relleno, pero, como orientación, 450 g de relleno es suficiente para una tarta de 22 cm de diámetro o 15 tartaletas pequeñas.

  • Para tartas de frutas frescas, se puede usar cualquier fruta blanda, como plátanos, fresas, ufvas y guindas, combinándolas o solas. Deberemos limpiar y cortar la fruta, disponiéndola decorativamente sobre la masa y cubrirla con mermelada.
  • Relleno de macedonia: usaremos una combinación de frutas enlatadas, previamente escurridas. Podemos usar parte de su jugo para diluir la mermelada con la que la cubriremos.
  • Requesón, cuajada y queso cremoso son rellenos deliciosamente suaves. Pasaremos el requesón por un pasapurés, para eliminar los grumos, y batiremos la cuajada o el queso hasta que esté fino. Podemos mezlcarlos con fruta fresca troceada, frutos secos, fruta enlatada escurrida y troceada o cualquier puré espeso de frutas azucarado.

Rellenos cocidos: fríos o calientes


Son tan deliciosos como los rellenos frescos. La preparación de la masa depende de la naturaleza del relleno.

pie

  • Para hacer una tarta de frutas, hervirlas como para compota y dejar enfriar. Escurrir y disponer sobre una base de masa quebrada completamente cocida. Hacer una salsa dulce con el almíbar, añadiendo un poco de maizena para espesar, sin añadir azúcar. Cubrir las frutas con la salsa y servir fría, con nata.
  • También podemos usar mermeladas de frutas o almíbar a punto de caramelo. Con estos rellenos no es necesario cocer la masa previamente, ya que osn lo bastante espesos como para no mojarla por lo que pueden ir juntas al horno. Debemos tener cuidado de rellenar las tartaletas sólo a la mitad, ya que la mermelada y el almíbar hierven durante la cocción y se podrían derramar.

Rellenos salados


Generalmente, se trata de ingredientes unidos en una salsa espesa, bien sazonada. Como sueltan jugo, la masa quebrada debe cocerse siempre por separado previamente. A excepción de ciertas verduras, que no necesitan cocción y sólo se emplean en platos fríos, los ingredientes se cuecen siempre antes.

Para los platos fríos, la mayonesa, el yogur o la nata son excelentes elementos de unión. Para los platos calientes, se emplea una bechamel. Los ingredientes ya cocidos se mezclan con esta salsa, se calientan y se vierten sobre la masa quebrada cocida, horneándose después.

Las cantidades y proporciones varían, de nuevo, según las preferencias, pero para obtener un buen equilibrio se deben poner unos 225 g de ingredientes, más 250 ml de salsa espesa para un molde de 22 cm o 15 moldes pequeños.

calabacin

  • Rellenos de paté: mezclar paté o foie-gras de buena calidad con un poco de mantequilla ablandada y una pizca de coñac o jerez seco. Sazonar con pimienta negra y perejil fresco picado. Añadir nata líquida y volcar sobre la masa ya hecha. Adornar con unas rajitas muy finas de pepino.
  • Relleno de cangrejo. mezclar carne de cangrejo desmenuzada con apio y perejil picados. Añadir nata líquida o un tarro de yogur natural. Sazonar con sal, pimienta y zumo de limón. Verter sobre la masa hecha y adornar con lechuga o berros picados.
  • Relleno de bacalao: quitar la piel y las espinas a unos trozos de bacalao, desalado y cocido. Desmenuzarlo. Hacer una bechamel espesa y darle sabor con alcaparras picadas. Añadir el pescado y algunos puerros cocidos y troceados. Verter sobre la masa caliente. Adornar con unas rodajas de tomate.
  • Relleno de coliflor y queso: deshacer la coliflor en florecitas y cocer hasta que estén tiernas. Escurrir. Hacer una bechamel espesa, añadir queso rallado, huevos duros picados no muy finos y la coliflor. Verter sobre la masa. Adornar con rodajas de huevo duro.
  • Relleno de champiñones: hacer una bechamel. Rehogar champiñones y cebollas finamente picados en mantequilla hasta que estén blandos. Salpimentar. Mezclar con la salsa y sazonar con un poco de jerez seco. Verter sobre la masa hecha y servir.

Espero que os hayan agradado estas ideas sencillas para rellenar tartas saladas y dulces. Os animo a preparar alguna y compartirla con familia y amigos en alguna velada veraniega, ahora que muchos de vosotros disfrutaréis de algunos días de vacaciones y tenemos más tiempo para cocinar. Si tenéis algún relleno especial espero que lo compartáis con nosotros.

Fotos | Frabisa, TheCulinaryGeek
En Directo al Paladar | Consejos para congelar masas dulces y saladas
En Directo al Paladar | Tarta caramelizada de limón. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios