Gratinado de calabacines con queso

Sigue a Directo al Paladar

gratinado_calabacines_queso.jpg

La combinación de los calabacines con el queso proporciona un exquisito y gran sabor con el que nuestro paladar disfruta a cada bocado. El gratinado de calabacines con queso es una receta muy recurrida para hacer comer verdura a los más pequeños y que la disfruten. Pruébalo.

Los ingredientes
2 calabacines grandes, 1 paquete de queso en lonchas, 1 barra de ¼ de pan, 2 cucharadas de queso gruyere rallado, ½ litro de leche, 3 huevos, 2 cucharadas de mantequilla, un poco de nuez moscada, pimienta y sal.

La preparación
Lava y despunta los calabacines, seguidamente córtalos en rodajas y escáldalos en una olla con agua hirviendo durante 4 minutos. Retira las rodajas, escurre y resérvalas.

Retira la corteza de la barra de pan y córtala en daditos, la miga puedes reservarla para elaborar algún postre. Bate los huevos en un bol hasta que veas que están espumosos, salpimenta y añade la leche, un poquitín de nuez moscada y mezcla bien todos los ingredientes.

Prepara una fuente refractaria y unta un poco de mantequilla, seguidamente deposita en su base una capa de rodajas de calabacín, sobre ésta coloca una capa de lonchas de queso y finalmente otra capa con el pan. Realiza esta operación hasta que acabes estos ingredientes.

Vierte la mezcla de los huevos sobre la fuente y espolvorea su superficie con el queso gruyere. Cuece en el horno previamente precalentado a 180º C unos 35 minutos o hasta que veas que la superficie se ha dorado. Recuerda servir bien caliente.

La degustación
Es una rica receta, puedes añadir además distintos tipos de queso para hacerla aún más intensa. ¡Que aproveche!

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario