Erin Brockovich contra Goliath. Y Goliath tenía razón...

Sigue a Directo al Paladar

Hinkley

Seguro que muchos de vosotros recordáis esa película en la que Julia Roberts encarna el papel de Erin Brockovich como administrativa de un buffet de abogados, y acaba ganando un caso de millones de dólares contra una una gran empresa. Esta empresa, en una de sus instalaciones había dado lugar a filtraciones, que habían envenenado un acuífero cercano, y provocado cáncer entre cientos de personas.

Pues bien, ¿y si te dijera que posiblemente Erin Brockovich no tuviera razón, y que realmente nunca hubo o no se pudo demostrar una relación causal entre los vertidos químicos, y el cáncer?

Las agrupaciones de casos y la aleatoriedad

Una de las cosas más complicadas en cualquier estudio científico, es separar el grano de la paja. Y hablando en términos que usa la ciencia, las matemáticas, esto se traduce en determinar si algo que estamos observando es por casualidad o si realmente hay una relación entre dos o más factores.

Lograr discriminar esto es muy complejo y hay ámbitos de la estadística que se dedican a ello. Lo que a primera vista puede ser una relación directa, en la práctica no resulta ser tal. Además, aunque dos factores sí que estén positivamente relacionados, luego queda demostrar que uno causa realmente el otro.

En el caso de Erin Brockovich, la variable aleatoria que hay que tratar de dilucidar es si un grupo de personas en una zona concreta, con una patología similar (un cluster o agrupación de casos), responden a una posible contaminación, como el agua, o si por el contrario, es una simple agrupación aleatoria. Parece ser que aunque Erin ganó el caso, consiguiendo importantes indemnizaciones para los afectados, la ciencia demostró con posterioridad que nos encontrábamos ante el segundo caso.

El caso de Erin Brockovich

La compañía Pacific Gas and Electric (PG&E) de California usaba Cromo hexavalente (Cromo VI) para evitar la corrosión en unas conducciones cerca de un pueblo llamado Hinkley. Durante años, cantidades apreciables de esta compuesto se filtraron en la tierra, contaminándola y pudiendo contaminar los acuíferos que abastecían la población.

El Cromo VI es un reconocido cancerígeno en forma inhalada. Aquí es cuando las cosas se empiezan a poner interesantes.

El caso se ganó porque el Cromo VI había contaminado el agua de la población, pero resulta que no hay ningún estudio sobre la posible toxicidad del Cromo VI cuando se ingiere. Al inhalarlo, se ha demostrado que puede provocar cáncer de pulmón y hasta se conoce el mecanismo preciso. En el caso del agua, no. Al menos, yo no he podido encontrar estudios que lo demuestren para las concentraciones de Hinkley. Tanto es así, que en USA, no hay un nivel máximo contaminante permitido, y solo ahora el estado de California ha establecido tal límite.

Erin Brockovich La verdadera Erin Brockovich

Sin embargo, la firma de Erin ganó el caso, y PG&E tuvo que pagar 333 millones de dólares en indemnizaciones, de los cuales más de 100 se llevó la propia firma y Erin ganó una comisión de unos 2 millones.

The case revisited

Pues bien, resulta que el cluster de casos de Hinkley era pura casualidad. Así lo demostró el epidemiólogo John W. Morgan, quien comparó los 196 casos de cáncer de la zona, con otros condados cercanos, llegando a la sorprendente conclusión de que en el caso de Hinkley, ¡el número de casos de cáncer era incluso inferior a la media de los condados cercanos!.

these 1996-2008 preliminary findings do not identify a generalized cancer excess in the Census Tract encompassing Hinkley, San Bernardino County
(fuente)

Es decir, Erin Brockovich y su firma, consiguieron ganar una demanda histórica contra PG&E por un caso en el que las pruebas científicas no han podido demostrar que:

  1. El Cromo VI, a los niveles detectados en Hinkley y bebidos en el agua, fueran el causante del cáncer que tenían sus habitantes.
  2. Que el número de casos de cáncer fuera anormalmente alto comparado con la media de los lugares y poblaciones similares

Lo que me llama la atención de este caso es cómo una pequeña firma de abogados, pudo ganar un caso como este, cuando parece que la ciencia daba y da la razón a la compañía. Supongo que les salía más rentable cerrar el caso rápido. Por supuesto, la compañía debería haber puesto los medios para que el Cromo VI nunca se hubiera filtrado.

Imagen | Por Victor Solanoy, Por Eva Rinaldi Celebrity and Live Music Photographer
En Directo al Paladar | El agua y la salud
En Directo al Paladar | Agua mineral embotellada, un lujo muy contaminante

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios