Sigue a Directo al Paladar

heladora compresor

Se acerca el verano y creo que muchos pensamos en lo mismo, los helados. Desde hace unos cuatro años, más o menos, me introduje en el mundo del helado casero con resultados muy gratificantes. He probado distintos tipos de heladoras y su uso en casa resulta muy sencillo.

Os quiero comentar el funcionamiento básico de cada una de ellas y las ventajas o inconvenientes que encontramos en cada modelo. Existen tres tipos de heladoras: las eléctricas con compresor, las eléctricas de cilindro o cubeta, y las de salmuera; aunque estas últimas no las he probado personalmente y su uso no es habitual hoy en día para hacer helados caseros.

Heladora con compresor

No es más que un congelador en miniatura. Es una máquina de tamaño medio con un pequeño motor, que hace que por medio de una pala la mezcla de helado se mueva continuamente mientras se enfría. Las ventajas de este tipo de heladora son que puedes utilizar la mezcla de helado inmediatamente después de prepararla y hacer varios sabores seguidos sin esperar.

De todos modos, los mejores helados y resultados se obtienen si previamente enfriamos la mezcla unas horas o toda la noche. Los inconvenientes que encontramos son el precio, existen modelos por encima de los 200 €, y el espacio que ocupan este tipo de máquinas.

Heladora de cubeta

heladora de cubeta

Esta heladora es la que más personas aficionadas a los helados caseros tienen hoy en día, por su relación calidad precio. Este tipo de aparato consta de una cubeta que contiene una sustancia refrigerante entre sus paredes y base, que son huecas.

El principal inconveniente que nos podemos encontrar es que previamente hay que enfriar el cilindro al menos 24h antes de su uso. También hay que enfriar la mezcla de helado obligatoriamente antes de mantecarla si queremos un buen resultado. Como ventaja podemos destacar el poco espacio que ocupa, así como su precio, desde solo 20 €.

Heladora de salmuera

Es una versión moderna de la máquina original de hacer helados. Ésta se empezó a utilizar cuando se descubrió el descenso crioscópico de las soluciones de sal. El recipiente o cubeta se rodea de una mezcla de hielo y sal, o agua y sal a bajas temperaturas. Cuanto más alta sea la proporción de sal, más baja será la temperatura. No he encontrado ningún modelo comercial actual con este sistema, aunque el proceso nos sirve para experimentar en casa.

Mi experiencia con los helados caseros es muy positiva y después de enseñaros las diferentes heladoras que existen espero que consideréis esta opción, ya que hacer helado en casa es más fácil de lo que parece.

Más información | Cuisinart
En Directo al Paladar | Receta de helado de fresa rápido
En Directo al Paladar | Receta de helado de limón

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios