Compartir
Publicidad

El robot camarero llega a los hogares: estas máquinas quieren hacer los cócteles por ti

El robot camarero llega a los hogares: estas máquinas quieren hacer los cócteles por ti
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay que ser una lumbrera para hacerse un gin-tonic, un mojito o un cosmopolitan, pero teniendo en cuenta que tenemos máquinas para cocinar todo tipo de platos o hacernos el café era cuestión de tiempo que alguien inventara un aparato para hacer cócteles.

En los últimos meses hemos conocido el lanzamiento de varias máquinas distintas que se presentan como “el camarero en casa” y que prometen simplificar enormemente la tarea de hacer cócteles, no solo para facilitar la labor de los bebedores sino, más bien, para impresionar a sus invitados.

Por un lado, de tenemos el Barsys Automated Cocktail Maker, una máquina que, con un tamaño similar al de un microondas, permite confeccionar todo tipo de cócteles a partir de los alcoholes y diluyentes que nosotros mismos colocamos en la máquina.

El aparato tiene espacio para colocar cinco botellas de alcohol y tres entradas para verter zumos o refrescos. Una vez que has escogido los licores y los diluyentes, la máquina se sincroniza mediante bluetooth con tu teléfono o tableta y te ofrece los cócteles disponibles con esas combinaciones de una lista de más de 2.000 bebidas. La propia aplicación te sugiere qué tipo de vaso y hielo necesitas (que hay que proporcionar aparte) y basta darle a un botón para que genere la mezcla.

Maquina Cocteles2

Como explica Bernadette Walker en un análisis del aparato para Bloomberg, el hecho de no dispensar hielo dificulta enormemente la creación de algunos cócteles: “Barsys mantiene las bebidas frías entre 15 y 18 horas, pero no dispensa hielo; ni te mezclará un martini. Por lo tanto, si estás buscando un [dry] martini helado (agitado, no revuelto), puedes usar tu coctelera habitual (que has llenado previamente con hielo), dejar que la máquina mida los ingredientes con precisión y luego trabajar tus músculos”.

El aparato tiene un coste de 1.050 dólares por lo que hay que ser un gran bebedor (y un poco vago) para amortizarlo. La máquina, no obstante, tiene un gran futuro para eventos. Dado que la aplicación permite añadir o modificar recetas se puede diseñar un menú de cócteles muy completo para una fiesta y dejar que los invitados se sirvan sus propios cócteles, lo que desde luego queda muy futurista.

Maquina Cocteles1

Llegan las cápsulas de cócteles

Otra de las máquina para mezclar bebidas alcohólicas que se ha presentado recientemente parte de un modelo radicalmente distinto. Se trata de un aparato desarrollado por InBev, el mayor fabricante de cervezas del mundo, que también trabaja con destilados, y Keurig el líder de cafeteras con cápsulas en Estados Unidos.

Visto de quién viene el invento no hay que ser un lince para entender la propuesta: estamos ante el Nespresso de los cócteles. Una máquina que prepara todo tipo de combinados a partir de cápsulas, que vende el propio fabricante de la máquina.

Como confirma Jennifer Maloney en The Wall Street Journal, el aparato se lanzó el pasado noviembre y se irá expandiendo por California, Missouri y Florida.

La máquina tiene un precio de 299 dólares, pero el verdadero negocio está en las cápsulas. Actualmente hay 24 bebidas diferentes disponibles que se venden en paquetes de cuatro cápsulas por 15,99 dólares, esto es, cuatro dólares por cóctel: más barato que en un bar, pero mucho más caro que si lo hicieras tu mismo.

Maquina Cocteles5

Pernod Ricard, la segunda mayor compañía de bebidas espirituosas del mundo, planea lanzar también su propia máquina de cócteles este año. En este caso, el aparato, bautizado como Opn, cuenta con cartuchos de 7 centilitros para cargar las distintas bebidas de la marca, como el vodka Absolut o la ginebra Beefeater.

La máquina, que pasa desapercibida en cualquier biblioteca debido a que los cartuchos imitan el aspecto de un libro, dispensa las medidas escogidas y avisa cuando los cartuchos se estén acabando, pudiendo soliticar su envío automático. El aparato no mezcla ninguna bebida, por lo que parece más limitado que el resto.

No cabe duda de que algo se está moviendo en el sector, que funcione es otro cantar.

Imágenes | Barsys/Keurig/Pernord Ricard

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio