Compartir
Publicidad
Publicidad

Arzak muda de piel como homenaje al mar

Arzak muda de piel como homenaje al mar
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si coincide que alguien ha hecho fotos de la fachada del restaurante Arzak con el típico "yo estuve aquí" (aunque sea de paso) tiene una imagen histórica que cambiará para siempre. Las piedras que levantaron los bisabuelos de la saga en aquella taberna primigenia de 1897 se convertirán en una fachada vanguardista con escamas de zinc.

En el diseño ha participado toda la familia y sus colaboradores más cercanos. Arzak muda de piel como homenaje al mar, a los platos marineros y a la alta cocina de la familia.

Arzak Restaurante

Vanguardia arquitectónica

Según adelanta El Diario Vasco, el vetusto edificio que primero fue casa de vinos, después taberna donde se daban comidas y banquetes hasta convertirse en un tres Estrellas Michelín, mudará de piel respetando los materiales del siglo XIX y la esencia de la construcción original.

Elena Arzak Fachada

Quien se encarga de esta renovación arquitectónica es el marido de Elena Arzak, el arquitecto Manu Lamosa, que co-dirige el proyecto junto a Patricia Martínez, su compañera en el estudio LYMA Arquitectura.

El diseño ha tenido en cuenta la visión del interiorista de la casa, Borja Azkarate, y a los miembros de la saga Arzak: Juan Mari, su mujer Maite Espina y su hija Elena.

"El objetivo es cubrir la fachada con una piel de escamas romboidales de zinc, material que ha estado presente en el restaurante desde que se utilizó en el piso de investigación, luego en la barra del bar, posteriormente en la bodega y, ahora, en el exterior.

Hemos elegido la idea de la escama porque al tratarse de un edificio de más de 100 años no queríamos ponerle un revestimiento demasiado moderno: usamos un revestimiento, las escamas romboidales de zinc, que se lleva utilizando desde la misma época en que se construyó el edificio", ha explicado el arquitecto Manu Lamosa, en la entrevista concedida a Mitxel Ezquiaga, de El Diario Vasco.

Elena Arzak Fachada2

Homenaje a la Casa Arzak

La elección de "escamas" y no cualquier otra forma geométrica también tiene un significado especial. Cuenta el arquitecto que desde que conoció la cocina de los Arzak, su plato favorito era el pescado y de esta forma hacía un guiño al buen yantar marinero. Por otra parte, intimidades de casa, decidió crear la piel protectora del edificio inspirada en un plato de su mujer, Elena Arzak.

"Cuando conocí a Elena, uno de sus platos en aquel momento era el pato lacado. Le dio miles de vueltas a cómo prepararlo hasta que se le ocurrió hacer la piel aparte y añadirla como una capa al final del plato: por eso en esta obra la piel se queda en la parte principal del edificio y no da la vuelta a todas las fachadas", describe el arquitecto.

Las obras de remodelación -que llevarán varios meses- se ampliarán después al interior del restaurante, acorde con el buen momento que vive la saga Arzak. En palabras del afamado chef: "No queremos parar. Nuestra cocina sigue en vanguardia y queremos que todo lo demás mantenga el mismo ritmo, con Elena a la cabeza... y conmigo, porque soy un viejo rockero que donde mejor se lo pasa es en la cocina".

Esto parece solo el principio de una nueva etapa para su cocina. Larga vida al rock Arzak.

Imágenes | LYMA Arquitectura | Arzak | Facebook Jesús Antonio Maciera | Restaurant News
En Directo al Paladar: Los ocho apellidos vascos imprescindibles de la cocina
En Directo al Paladar | Elena Arzak es la mejor cocinera del mundo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos