Compartir
Publicidad

Propiedades nutricionales del tomate

Propiedades nutricionales del tomate
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es muy curioso, pero desde hace unos días venía pensando en dedicarle una entrada a nuestro amigo el tomate, y justo hoy he visto un programa en la televisión donde enseñaban a obtener semillas de los tomates para poder plantarlas en febrero del próximo año. Digamos que estamos iniciando la temporada de tomates así que una review sobre este fruto no viene nada mal.

El tomate es una de las frutas modernas que tenemos en nuestra cocina. Es moderna porque hasta el siglo XIX no empezó su consumo en Europa y hasta nuestros días donde por ejemplo en EE.UU es la segunda fruta más popular según Harold McGuee.

Algunos podréis discutir, de hecho mucha gente lo desconoce, pero el tomate es una fruta. ¿Por qué no se la tiene tal consideración? Seguramente este desconocimiento se deba a que en la cocina se utiliza de forma totalmente diferente a cualquier otra fruta. ¿O acaso no se cocina con el tomate de forma asidua? ¿O no lo ponemos como guarnición de diferentes formas? Su sabor, aspecto y utilidad es la diferencia sustancial para que no lo consideremos como una fruta, aunque lo sea.

Tomate

Hay un millón de tipos de tomates. Mis preferidos los Raf, aunque no por ellos los mejores. Cada especie y subespecie de tomate presentan unas características únicas que los hacen especiales. Hoy hablaremos de forma general.

El tomate es muy rico en vitamina C, y cuanto más rojo es el tomate más licopeno tiene. Una característica que le proporciona virtudes nutricionales anti cancerígenas, en especial contra el cáncer de próstata, y por supuesto lo hacen antioxidante por el licopeno y porque también tiene dosis de vitamina E.

¿Cómo comeríais los tomates? Aquí depende sobre todo del tipo de tomate que tratéis. Aunque como hemos dicho que trataremos de forma general, hay que decir que la carne del tomate es la más dulce (dentro de lo que es un tomate), la piel del tomate es la más aromática y la parte más acida se encuentra en la gelatina y las semillas.

Por lo tanto si queremos una preparación muy aromática del tomate utilizaremos la piel y la carne, si queremos una preparación pastosa con el tomate quitaremos la gelatina, aunque quedará más dulce. Bueno, os imagináis la cantidad de preparaciones diferentes que podemos hacer.

Foto | Merce En Directo al Paladar | Comparativa de tomates raf, no es oro todo lo que reluce En Directo al Paladar | Tomates "Huevos de toro"

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos