Compartir
Publicidad

Queso de Mahón

Queso de Mahón
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En Menorca hay muchas deliciosas que comprar, pero una de las más especiales es su queso; el Queso de Mahón.

Se trata de un queso de pasta prensada elaborado con leche de vaca de las razas frisona, mahonesa o menorquina y/o parda alpina, algunos productores le añaden además un pequeño porcentaje de leche de oveja. Al final conseguimos un queso con un contenido en materia grasa no inferior al 38 % sobre el extracto seco.

Su producción se ampara bajo una denominación de origen, y encontramos dos grandes grupos: el “Mahón Artesano” y “Mahón”. La diferencia entre ellos, es que en el caso del “artesano” se usa leche cruda, sin tratar inmediatamente después del ordeñado, en el “Mahón” se usa leche tratada y se produce en industrias queseras. A partir de ahí, podemos encontrarlo “semicurado” y “curado”.

La verdad es que esta es la teoría, si vais a la isla podréis encontrar dos variedades más, el “tierno” y el “viejo”. Es un queso muy sabroso, salado, y si es curado hasta algo picante. Mi preferido es el Artesano Curado, y más concretamente el que madura Rafael Florit en Ciutadella. Sus quesos son recogidos por ellos mismos directamente a los productores artesanos de la zona, y madurados en sus cavas durante más de 150 días.

Es un queso antiguo, se sabe que se elaboraba ya en el siglo V, por la carta encíclica del Obispo Severo del año 417, durante la edad media compitió con el Parmesano, y el puerto de Mahón se convirtió en un ir y venir constante de barcos cargados con este queso por todo el Mediterráneo.

Mas información | Ca'n Florit

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos