Publicidad

¿Quieres cocinar sin azúcar sin sacrificar el sabor? Probamos tres recetas de Fabián León

¿Quieres cocinar sin azúcar sin sacrificar el sabor? Probamos tres recetas de Fabián León
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hace tan sólo unas semanas que he descubierto la sucralosa, un edulcorante que nada tiene que ver con los edulcorantes que he usado y probado hasta la fecha. La sucralosa no tiene ese regusto amargo que tienen otros edulcorantes, sabe a azúcar y es perfecta si lo que quieres es cocinar sin azúcar sin sacrificar el sabor de tus platos.

Con un potente poder endulzante, 600 veces más que el azúcar, conviene controlar bien las cantidades de sucralosa a utilizar en nuestras recetas y, sobre todo, saber cuáles son las elaboraciones con las que mejor funciona. Las siguientes tres recetas, presentadas por Fabián León, finalista de la primera edición de Master Chef, son varias de las ideas por las que empezar.

Tres recetas sin azúcar que no sacrifican el sabor

Bombones de queso de cabra y gel de tomate

Magnífico aperitivo con el que sorprender a nuestros invitados en ocasiones especiales, como lo son las fiestas navideñas en las que nos encontramos estos días. El uso de la sucralosa es reducido, pero no por ello va a pasar desapercibido el hecho de que el sabor no se ve comprometido por el uso de edulcorante en lugar de azúcar. Lo mejor es que lo compruebes por tí mismo.

Bombonquesotomate1024
  • Ingredientes para seis o siete personas. Para el puré de tomate: 3 uds de tomate pera, 6 gotas de sucralosa, 1 hoja de albahaca fresca, 1 pizca de sal y 1 hoja de gelatina o cola de pescado. Para los bombones: 100 g de rulo de queso de cabra. Para rebozar: 100 g de almendras granillo, 100 g de pistachos picado y 50 g de pimentón dulce.
  • Elaboración del gel de tomate. Pelamos los tomates, los trituramos y los pasamos por un colador fino. Hidratamos la hoja de gelatina o cola de pescado en un cuenco con abundante agua fría, teniéndola en remojo durante diez minutos. Calentamos 110 g del tomate triturado en un cazo (o al microondas) junto con la sucralosa y una pizca de sal. Cuando alcance el punto de hervor, retiramos de la fuente de calor. Escurrimos la gelatina hidratada, la incorporamos al tomate caliente y removemos para que se homogeneice la mezcla. Incorporamos también la hoja de albahaca fresca cortada en finas tiras. Dejamos enfriar.
  • Elaboración de los bombones y terminación. Retiramos la piel del rulo de queso de cabra y lo trabajamos hasta tener una masa. Tomamos pequeñas porciones del mismo y boleamos. Con ayuda de un palillo, hacemos un pequeño agujero y, con una jeringuilla, introducimos una pequeña cantidad del gel de tomate y albahaca. Cerramos el agujero con cuidado y rebozamos las bolitas en almendra en granillo, pistacho picado, pimentón, etc.

Cremoso de chocolate con mandarina

Realmente es en los postres donde los beneficios de la sucralosa se notan más. No sólo por el sabor, sino también porque resultan más ligeros y menos calóricos. Este cremoso de chocolate te provocará menos remordimientos si lo elaboras siguiento esta receta.

Cremosochocolate800
  • Ingredientes para seis o siete personas. Para el crumble: 50 g de harina de trigo, 50 g de harina de almendras (o almendra molida), 50 g de mantequilla y 5 g de sucralosa granulada. Para el cremoso de chocolate: 160 g de nata líquida, 90 g de leche, 50 g de yemas, 170 g de chocolate con leche sin azúcar, 70 g de chocolate negro sin azúcar, tres cucharaditas de sucralosa granulada y cinco mandarinas.
  • Elaboración del crumble. Mezclamos todos los ingredientes con los dedos hasta obtener una arena fina. Compactamos, envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera durante, al menos, una hora. Si tenemos prisa, podemos cambiar la nevera por el congelador y reducir el tiempo a la mitad. Una vez reposara la masa del crumble, lo rallamos y extendemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado. Horneamos a 180ºC durante 15 minutos.
  • Elaboración del cremoso de chocolate. Batimos las yemas con la sucralosa. Calentamos la leche y la nata en un cacito a fuego suave, cuando alcance el punto de ebullición se la agregamos a las yemas, poco a poco, al tiempo que batimos con unas varillas rápidamente. Devolvemos la mezcla al cacito y llevamos de nuevo al fuego, para que la crema inglesa coja un poco de temperatura. Removemos constantemente para que no cuajen las yemas y se nos eche a perder. Cuando espese la crema, la vertemos sobre el chocolate previamente troceado. Dejamos reposar un par de minutos y mezclamos hasta tener una masa homogénea. Pasamos a una manga pastelera.
  • Montaje de los vasitos. Repartimos el cremos en seis o siete vasitos, esparcimos el crumble por la superficie y decoramos con gajos de mandarina desprovistos de piel.

Vasos de mousse de lima y hierbabuena con crumble de caramelo

Si eres más de sabores cítricos y frescos que de chocolates, entonces tu alternativa a un postre ligero y bajo en calorías es esta mousse de lima y hierbabuena con crumble de caramelo. Tiene un sabor tan auténtico que no te creerás que el azúcar no forma parte de su elaboración.

Mousselimahierbabuena978
  • Ingredientes para seis o siete personas. Para el crumble: 50 g de harina de trigo, 50 g de harina de almendras (o almendra molida), 50 g de mantequilla, 5 g de sucralosa granulada, 1 lima y hojas de hierbabuena. Para la mousse: 70 ml de zumo de lima y limón, ralladura de una lima, ralladura de un limón, 1 1/3 de hojas gelatina o colas de pescado, 11 cucharaditas de sucralosa granulada, 200 g de nata para montar (35% M.G.), 2 claras de huevo y una pizca de sal.
  • Elaboración del crumble de lima y hierbabuena. Mezclamos todos los ingredientes con los dedos hasta obtener una arena fina. Compactamos, envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera durante, al menos, una hora. Si tenemos prisa, podemos cambiar la nevera por el congelador y reducir el tiempo a la mitad. Una vez reposara la masa del crumble, lo rallamos y extendemos sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado. Horneamos a 180ºC durante 15 minutos. Añádimos la ralladura de una lima y una hoja de hierbabuena picada.
  • Elaboración de la mousse. Rallamos el limón y la lima y exprimimos sus zumos. Hidratamos la hoja de gelatina en abundante agua fría, durante dies minutos. Calentamos la mitad del zumo en un cazo (o al microondas) junto con la sucralosa. Cuando hierva, lo retiramos de la fuente de calor y le agregamos la gelatina bien escurrida. Removemos hasta homogeneizar e incorporamos el resto del zumo. Montamos la nata, que habrá de estar bien fría. Montamos las claras a punto de nueve, con una pizca de sal y mejor si están a temperatura ambiente. Con cuidado y poco a poco, mezclamos la nata y las claras con el zumo de lima-limón hasta que esté todo bien integrado. Transferimos a una manga pastelera.
  • Montaje de los vasitos. Vertemos la mousse en seis o siete vasos, dejamos enfriar en la nevera durante 30 minutos antes de repartir el crumble por la superficie y servir.

La sucralosa es un producto apto para celiacos, adecuado para diabéticos y que no produce caries. Si a esto le sumamos que no contiene calorías y que permite cocinar sin azúcar sin sacrificar el sabor, pues son todo ventajas ¿no creéis?. Yo por lo pronto, la voy a utilizar para aligerar un poco las calorías de mis menús navideños. ¡Creo que mis invitados me lo agradecerán!

En Directo al paladar | Edulcorantes acalóricos: cómo escoger la mejor opción para una cocina saludable
En Directo al paladar | Endulza tus platos de forma saludable

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir