Compartir
Publicidad
Publicidad

Sales preciosas

Sales preciosas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La sal ha marcado desde sus comienzos la historia de la humanidad, ubicando los emplazamientos de los asentamientos cerca de minas y salinas, y creando conflictos y guerras por el control de estos. Imprescindible para el equilibrio biológico y la conservación de los alimentos, la sal ha ido perdiendo valor, aunque su importancia continua siendo vital. Es el condimento más antiguo del mundo, sublima los sabores de los alimentos, aunque hay que hacer un uso moderado y no superar los 6 gr. al día recomendados.

Actualmente existen en el mercado muchísimos tipos de sal, además de la gruesa y la de mesa. Sales como la maldon, muy utilizada en la cocina actual, la sal ahumada, la de apio, la de ajo o cebolla, o sales autóctonas como la Guerande y la rosa del Himalaya. La diversidad de sales es enorme, pero cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo, Carolingia Sales Preciosas nos sorprende con dos colecciones de sales a cual más innovadora: sales de sabores y sales de colores.

Desde el rico paraje natural de las salinas de La Trinidad, en el delta del Ebro, llegan las mágicas sales de la carolingia, autenticas joyas culinarias que nos permitirán dar un toque de distinción y elegancia a nuestros platos. Las sales coloreadas están elaboradas a base de sal marina y pimienta de Jamaica. Sales de múltiples colores: verde, amarilla, naranja, roja, violeta, turquesa y las más espectaculares, sal con oro y sal con plata.

Sal turquesa

En su colección de sabores, también cuentan con combinaciones muy sorprendentes: sal con aroma a caviar, a chocolate y vainilla, albahaca, canela y naranja, rosa y canela, o setas y pimienta entre otros.

La casa Carolingia ofrece además recetas con las que usar estas sales, haciendo que sus características cromáticas y gustativas, creen un gran impacto en los platos. Una de sus propuestas es Queso provolone a la sal turquesa, que consiste en espolvorear la sal sobre el queso, colocarlo en una fuente y hornearlo unos minutos, hasta que comience a fundirse. Se sirve con una ensalada de berros condimentada con la misma sal, vinagre balsámico y aceite.

Más información | Caloringia Sales Preciosa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos