Publicidad

Pasión por el pan: dime qué experiencia buscas y te diré que variedad te interesa

Pasión por el pan: dime qué experiencia buscas y te diré que variedad te interesa
Sin comentarios
Advertisement

Harina, agua, sal y levadura. Cuatro ingredientes que marcan la receta para uno de los alimentos más antiguos —las primeras evidencias datan de hace 12.000 años— e importantes de la humanidad: el pan. El pan es la eterna compañía en miles de hogares. Antes de sentar los platos, al lado de cubiertos y servilletas, las paneras alumbran lo que está por venir.

Un pan que también es muchos y que adquiere decenas de nomenclaturas: barra, baguette, trenza, hogaza (o payés), candeal, rosca, torta, colín, chapata… Un pan que muta según sus harinas: de trigo, centeno, espelta, maíz, de cereal germinado… y que, en su amplia diversidad, se adapta a los hábitos de quienes compramos diariamente nuestra versión favorita. ¿Qué historias nos relata este alimento?

La tranquilidad del buen pan

Mg 8576

Se dice que un niño afortunado nace con un pan bajo el brazo y en los rezos de mil generaciones se clama por el pan de cada día. Está claro, en una buena casa siempre habrá un buen pan. Si queremos saborear parte de la gran oferta que marca la cultura panadera en España, solo tenemos que acercarnos a cualquiera de los Lidl desplegados por el territorio nacional. Cada uno de sus supermercados dispone de una sección de pan recién horneado y bollería que cumple con los más altos estándares de calidad.

Brinda a los apasionados del pan un amplio catálogo avalado según las catas de expertos, que podemos complementar con este extenso documento informativo donde se detalla el valor nutricional de los distintos panes y sus notables diferencias. Y les permite llevárselo a casa ya troceado gracias a las cortadoras instaladas que brindan la posibilidad de elegir el grosor de la rebanada y tener listo el pan recién hecho como más les guste con total facilidad.

Además, y como veremos a continuación, desde el 24 de septiembre, Lidl tiene una campaña de descuentos en distintos tipos de pan para invitar a los usuarios a descubrir nuevas variedades y sabores al tiempo que realizan la compra en su establecimiento habitual.

Un mapa de sabores

Como imaginarás, la barra clásica, emparentada con la baguette francesa, alargada y estrecha, sigue siendo el estándar gracias, en parte, a su heterogeneidad: puede elaborarse con masas duras, tipo candeal y terminando en pico o con masas más ligeras y esponjosas. Pero si algo demuestra nuestra geografía es su riqueza de elaboraciones.

Del llonguet catalán al bembibre de León, pasando por la mítica borona (o broña), un pan de millo (mijo) con siglos de historia gallega, creado a partir de harinas mixtas de trigo y maíz, en España nadie puede decirnos eso de “a falta de pan” porque nunca escasea.

Si viajamos en el tiempo a la castiza Madrid, nos encontraremos con la hogaza presente en bodegones y pinturas del Siglo de Oro. Gracias a su miga densa y compacta, es ideal para esos platos contundentes de Castilla, su uso en migas, en pan preñaos (de morcilla, chorizo, etc), gachas y otros típicos.

En el sur, los catetos malagueños (icónico mollete andaluz) y las albardillas (panecillos de miga blanca y corteza crujiente) alimentan a miles de estudiantes.

Receta Pan Relleno Ok

Más al oeste, el alicantino corfat en forma de rombo. Si subimos, el payés de kilo cocido en horno de leña; si volvemos a bajar, la pataqueta valenciana (un pan casi rectangular como la chapata moderna) y, si volvemos al centro, las tortas de aceite o las mil mixturas creando pan de cerveza negra, de salmorejo, de espinacas y hasta de lechuguinos, cuando los tiempos de hambre agudizaron el ingenio.

Un crisol de variedades y paladares que Lidl tiene en cuenta y alimenta. En sus establecimientos, podemos encontrar desde panecillos de semillas, ideales para comenzar el día gracias al aporte extra de energía de estos frutos, hasta la rústica integral —con una positiva carga de minerales como selenio, fósforo, magnesio, calcio y potasio— o la barra rústica de cinco espigas, elaborada con harina de centeno, soja y cebada —aportando fósforo, hierro, magnesio, potasio y zinc, entre otros minerales—.

Se trata de una riqueza gastronómica en consonancia con una riqueza nutricional. Frutos secos como nueces, ajo en polvo, tomate seco, orejones (albaricoques deshidratados y troceados), semillas de linaza, amapola, sésamo o incluso cáñamo, pipas de girasol o calabaza acompañan ahora los panes más selectos y sabrosos.

Recién hecho, recién despachado

Pan1

Y pocas cosas más agradables que una barra recién horneada. «De los olores, el pan», dice el refranero español. Lidl cuenta actualmente con una amplia oferta de productos que van horneando durante todo el día y acudiendo a ingredientes de calidad superior.

Dentro de la sección de pan más tradicional de Lidl podemos encontrar pulgitas, pan para para bocadillo, de dos cortes, o chapata de pueblo, de corteza crujiente e ideal para coronar la mesa. La barra tradicional, cuenta ahora con un descuento del 30 %. Una oferta vigente desde el 24 de septiembre. Quienes prefieran un pan ligeramente más crujiente y "curado" pueden optar por la barra premium obtenida a partir de masa madre, sin levaduras químicas.

¿Aún no has encontrado tu candidato ideal? Sigue leyendo.

Foto3

Mención especial merece la hogaza de centeno con semillas (de oferta desde el 24 de septiembre), la cual tiene un descuento del 33 %. Si queremos degustar una buena hogaza de pueblo, la opción de 600 gramos es idónea. Un guiso no sabe igual si no se moja pan al final —también es un fenomenal complemento para acompañar tortillas, quesos de curación intermedia y todo tipo de pescados—. Este es un pan orientado a usos menos frecuentes, pero no por ello menos comunes.

Para complementar la propuesta gastronómica, el mollete de 80 gramos, el delicioso panecillo recubierto de queso gouda —con un agradable combinación entre dulce y salado— y el panecillo con nueces, de textura crujiente, que en este caso ofrece está de oferta desde el 24 de septiembre con un descuento del 30 % en su pack 3x1.

No olvidemos que las nueces nos ayudan a reducir el colesterol, ya que contienen fitoesteroles para evitar su absorción, además de añadir un índice alto en vitaminas y Omega 3. Este es un pan idóneo para acompañar con mermeladas ácidas, ensaladas o incluso sopas frías, gracias a su retrogusto ácido.

Panecillo Con Nueces Zoom 5

El panecillo 100 % integral también se mantendrá de oferta. En la actualidad, el pan integral, todo aquel elaborado a partir de harinas no refinadas, gana cada día más adeptos en consumo frente al pan blanco. Como bien indican desde Lidl, la variedad integral cuenta con un sabor más fuerte, más fibra, más vitaminas y, además, constituye una importante fuente de calcio.

Para ayudarnos a degustar este y otros tipos de pan, incluso podemos encontrar en su web recetas para preparar unas buenas migas de pastor —ya sabes, no hay que dejar de removerlas—, una amplia variedad de paninis, pan relleno de camembert, etcétera. Busques lo que busques, seguro que encontrarás algo interesante.

Porque el pan, reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, cuenta con más oferta que nunca en Lidl. Con esta campaña de descuentos desde el 24 de septiembre en abundantes variedades de las cuales hemos recogido una pequeña muestra aquí, la firma alemana nos invita a descubrir ese tesoro de la alimentación. Una diversificación donde los usuarios salimos ganando: como reza el buen maridaje, a cada plato, su pan.

Imágenes | Lidl

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios