Compartir
Publicidad

Receta de galletas de pueblo para reivindicar la repostería sin complicaciones

Receta de galletas de pueblo para reivindicar la repostería sin complicaciones
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre digo que no me gusta que se abuse de las coletillas tipo "de la abuela", salvo que sea una afirmación totalmente cierta. En este caso, las galletas de pueblo creo que hacen honor a su nombre sin discusión posible, al menos a mí me han traído recuerdos de la panadería del pueblo de mis abuelos, y justo era lo que esperaba encontrar.

Me guardé la receta en cuanto se cruzó en mi camino porque de vez en cuando me dan antojos de pastas con ese sabor nostálgico, dulces sin empalagar con la textura y el aroma tan característicos del aceite, sin florituras innecesarias. Un toque de limón es todo lo que necesitan para llenar la cocina de un olor irresistible, pero que sin problemas se puede sustituir por naranja, vainilla o incluso cardamomo.

Ingredientes

Para 25 unidades
  • Huevo L 1
  • Azúcar 65 g
  • Sal 1 g
  • Ralladura de limón 0.5
  • Aceite de oliva virgen extra 70 ml
  • Harina integral 50 g
  • Harina de repostería 150 g
  • Gasificante de repostería sobre doble (blanco y azul) 1

Cómo hacer galletas de pueblo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 15 m

Precalentar el horno a 180ºC y preparar dos bandejas con papel sulfurizado o una lámina de silicona.

Disponer el azúcar en un recipiente mediano y añadir la ralladura de limón. Frotar con las manos para liberar los aceites aromáticos del cítrico. Incorporar los huevos y la sal, y batir con una batidora de varillas hasta que espese.

Echar el aceite y batir ligeramente. Agregar la harina con el contenido de los sobres de gasificante y mezclar hasta obtener una masa homogénea y maleable. Debe ser solo ligeramente pegajosa; podemos dejarla reposar en la nevera unos 30-60 minutos para trabajarla mejor, sobre todo si aún hace calor.

Tomar porciones del tamaño de una nuez o pelota de golf y formar bolitas o croquetas ovaladas. Distribuirlas por las bandejas y aplastarlas ligeramente con un tenedor humedecido. Espolvorear con azúcar si se desea.

Hornear durante unos 12-15 minutos, hasta que estén doradas al gusto, procurando que no se quemen. Dejar enfriar completamente sobre una rejilla antes de guardar en un recipiente hermético.

Galletas de Pueblo. Pasos

Con qué acompañar las galletas de pueblo

No creo que haga falta dar muchas indicaciones sobre cómo degustar estas galletas de pueblo; están muy ricas con un vaso de leche, café, infusión o con algo de fruta fresca. No son excesivamente dulces y aguantan muy bien varios días si se guardan en un recipiente bien hermético, en un lugar fresco.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio