Compartir
Publicidad
Publicidad

Arroz crujiente con espárragos, jamón y huevos de codorniz

Arroz crujiente con espárragos, jamón y huevos de codorniz
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer disfrutamos de una comida sana y deliciosa que compartimos con vosotros en espera de que también os agrade, elaboramos un arroz crujiente con espárragos, jamón y huevos de codorniz. Se trata de una receta fácil de elaborar y con la que puedes sorprender a tus comensales.

Los ingredientes 2 vasos de arroz basmati, 1 manojo de espárragos, 4 lonchas de jamón serrano, 4 huevos de codorniz, una cucharadita de comino, pimentón picante, aceite y sal.

La preparación Cuece el arroz en agua salada y cuando falten un par de minutos para estar en su punto, añade el comino y mezcla. Retira y escurre bien el arroz presionándolo un poco para que pierda toda el agua.

arroz_crujiente_2 _name.png

Precalienta el horno a 220º C, mientras tanto, prepara la bandeja del horno forrándola con papel sulfurizado untado con aceite de oliva, coloca sobre ella (empezando por un lateral) un aro de emplatar grande previamente untado también con un poco de aceite.

Introduce arroz dentro del aro hasta que alcance la mitad de su capacidad, con la ayuda de la mano del mortero engrasada, presiona el arroz hasta lograr que quede una base firme y uniforme.

Retira con cuidado y ayudándote con la mano del mortero el aro de emplatar y realiza la misma operación hasta que acabes el arroz e introduce la bandeja en el horno.

Lava y corta los espárragos en trocitos eliminando la parte más dura, corta también el jamón en trocitos y prepara una sartén con un poco de aceite para freír ligeramente los espárragos, que queden al dente. Retira y reserva los espárragos y fríe también el jamón unos segundos, resérvalo.

Cuando veas que el arroz muestra una textura crujiente, retira la bandeja del horno y coloca sobre cada disco de arroz un puñadito de espárragos, otro de jamón y sobre todo el conjunto casca y coloca en el centro el huevo de codorniz con cuidado para que no se rompa, espolvorea un poco de pimentón sobre el disco y una pizca de sal sobre el huevo si lo deseas.

Coloca nuevamente la bandeja en el horno hasta que veas que los huevos se han hecho, retira y sirve el arroz crujiente bien caliente acompañado de una ensalada elaborada con rúcula, un poco de cebolla, col lombarda y lechuga.

La degustación Son múltiples las combinaciones que se pueden realizar ofreciendo sabores distintos. Lo único que realmente predomina es la textura del arroz, crujiente por fuera y tierna por dentro. ¡Que aproveche!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos