Publicidad

Dulces bocaditos de azúcar para enamorar a golosos o decorar

Dulces bocaditos de azúcar para enamorar a golosos o decorar
8 comentarios
13 votos

La base de esta especie de caramelos es la de un merengue sencillo, pero dándole más consistencia para conseguir una especie de glasa densa que, al secarse, nos deja unos bonitos bocados de lo más dulces. Los más golosos disfrutarán de ellos a cualquier hora como un capricho dulzón, pero a mí me gusta utilizarlos como decoración de otros postres. Aportan un bonito toque romántico a pasteles, natillas, mousses o una sencilla taza de espeso chocolate caliente.

Ingredientes

Para 30 unidades
  • Clara de huevo L 2
  • Azúcar 120 g
  • Cremor tártaro 1/4 cucharadita (opcional)
  • Sal 1 pizca
  • Azúcar glasé necesario (4-5cucharadas)
  • Colorante alimentario
  • Esencia de vainilla 1 pizca (opcional)

Cómo hacer bocaditos dulces de azúcar

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 50 m
  • Elaboración 50 m
  • Cocción 1 h

Precalentar el horno a 100ºC y preparar un par de bandejas con papel sulfurizado o láminas antiadherentes. Disponer las claras de huevo en un recipiente amplio, añadir el cremor tártaro (opcional) la pizca de sal. Comenzar a batir con ayuda de una batidora de varillas hasta que las claras se empiecen a montar. Añadir poco a poco el azúcar, sin dejar de batir.

Cuando se nos haya terminado el azúcar, echar una pizca de colorante rosa o rojo para teñir la masa a nuestro gusto, y un poco de aroma de vainilla si se desea. Comenzar a incorporar cucharadas de azúcar glasé, batiendo cada vez para incorporarlo bien, hasta conseguir una textura densa y espesa.

Llenar una manga pastelera con la masa, o sencillamente usar una cucharilla para ir formando pequeñas porciones ligeramente separadas en las bandejas. Meter las bandejas al horno bajando la temperatura a 90ºC. Hornearlas hasta que se hayan secado, deben estar duras al tacto, alrededor de 1 hora. Dejarlas enfriar completamente antes de manipularlas.

13 votos

Con qué acompañar los dulces

Estos bocaditos dulces de azúcar se pueden almacenar sin problemas muchos días en recipientes herméticos. Podemos disfrutarlos como si fueran simples caramelos, aunque como decía en la introducción, lo ideal es añadirlos a diferentes preparaciones para dar un toque romántico a dulces o bebidas, como una taza de chocolate o pasteles decorados con un glaseado blanco.

En Directo al Paladar | Mini pasteles sin gluten de intenso chocolate: receta para seducir a los auténticos chocolateros
En Directo al Paladar | Un toque original en tu cena de San Valentín: tres flores que combinarán genial con tus platos

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios