Publicidad

Cómo hacer huevos rancheros, vídeo receta del clásico desayuno mexicano

Cómo hacer huevos rancheros, vídeo receta del clásico desayuno mexicano
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Sobre los huevos rancheros se dice que era el desayuno de los jornaleros mexicanos que trabajaban en los ranchos estadounidenses cuya popularidad lo convirtió hace años en uno de los platos más clásicos de ambos países. Y no es de extrañar, pues es una receta sabrosa y muy fácil de preparar.

Como a cualquier plato de aquellos lares no le puede faltar el importante toque picante, que dejamos variar al gusto, para aquellos que no les apasione o para los que les apasione, pero deban evitarlo. Picantes o suaves, no dejéis pasar la ocasión de preparar esta sencilla y sabrosa receta de huevos rancheros. Una vez que entre en vuestras vidas, no querréis que salga de ellas.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Tortillas de maíz 2
  • Huevos 2
  • Tomate maduro 2
  • Cebolla 0.5
  • Pimiento verde italiano 1
  • Salsa Tabasco
  • Sal
  • Sal de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer huevos rancheros

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 15 m

Pelamos y picamos la cebolla, el pimiento verde y los tomates. Calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra en una sartén y sofreímos las verduras, a fuego lento. En mitad de la cocción añadimos salsa tabasco al gusto, una pizca de sal y otra de sal de ajo. Removemos de vez en cuando hasta que las verduras estén tiernas. Reservamos, manteniendo las verduras calientes

En otra sartén calentamos un poco de aceite de oliva virgen extra (cantidad al gusto) y doramos las tortillas de trigo por las dos caras. Reservamos en caliente. Por último, calentamos abundante aceite en una sartén y freímos los dos huevos. Emplatamos colocando las tortillas en dos platos, colocando los huevos sobre ellas y acompañando del sofrito de verduras.

Con qué acompañar los huevos rancheros

Además de con unas cervezas bien frescas, podemos acompañar los huevos rancheros con un poco de cilantro picado por la superficie, al gusto, frijoles refritos, aguacate, salchichas, tiras de pollo asado, arroz en blanco o lo que más nos guste. Es un plato adaptable a los gustos de cada cual y con infinitas posibilidades.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir