Publicidad

Receta fácil de tarta salada de mozzarella, tomates y sardinas

Receta fácil de tarta salada de mozzarella, tomates y sardinas
2 comentarios
HOY SE HABLA DE
16 votos

¿Cuántas veces nos apetece algo de pescado para cenar y no hemos tenido tiempo de ir al mercado a por él en fresco? Pues seguro que muchas, pero yo para esas ocasiones no lo dudo ni un instante, me preparo una deliciosa tarta salada de mozzarella, tomates y sardinas, y con un rato de horno, puedo cenar en un bocado varias de las cosas que más me gustan, como son el queso, las hortalizas y el pescado.

Además esta tarta me parece mucho más rápida que una quiché, pues no lleva masa en su base y también más ligera, pues no lleva nata entre sus ingredientes. Siendo una solución de “camuflaje” para que los pequeños de la casa coman sardinas, que de otra forma a lo mejor no harían.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Leche 250 ml
  • Huevo L 3
  • Harina de trigo 80 g
  • Levadura química (medio sobre) 8 g
  • Mozzarella fresca 1
  • Sardinas en conserva (lata en aceite) 1
  • Tomate cherry 250 g
  • Queso parmesano 30 g
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Albahaca

Cómo hacer tarta salada de mozzarella, tomates y sardinas

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 50 m

Comenzaremos precalentando el horno a 180ºC con la rejilla y calor arriba y abajo. En un bol mezclamos la harina, los huevos, la levadura y la leche. Sazonamos con la sal y la pimienta. Batimos la mezcla con unas varillas o una batidora hasta que no queden grumos.

Tarta salada de mozarrella, tomates y sardinas

Vertemos la masa en un molde, mejor desmontable, de unos 22-24 cm de diámetro, engrasado y enharinado. Cortamos la bola de mozzarella en trozos, posteriormente lavaremos y cortaremos a la mitad los tomatitos cherry y los disponemos repartiéndolos por la masa.

Escurrimos las sardinas del aceite de la lata y las desmenuzamos con un tenedor en briznas, repartimos los trozos por encima de la masa también. Espolvoreamos con el parmesano rallado y con albahaca, y horneamos durante 50 minutos o hasta que la veamos bien dorada.

16 votos

Con qué acompañar la tarta salada

La tarta salada de mozzarella, tomates y sardinas se puede degustar tanto tibia como fría. También podéis prepararla en un molde cuadrado tipo de los brownie y una vez templada, cortarla en cuadraditos para servir como pincho mezclado entre otros entremeses, por ejemplo una tabla de quesos y embutidos, hummus o frutos secos.

En Directo al Paladar | Tarta salada de brócoli y queso crema con base de almendra: receta sin gluten
En Directo al Paladar | Tarta salada de espinacas, feta y patata, otra soberbia receta de Ottolenghi

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio