Compartir
Publicidad

Tarta salada de brócoli y queso crema con base de almendra: receta sin gluten

Tarta salada de brócoli y queso crema con base de almendra: receta sin gluten
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando preparé la horchata de almendra tenía claro que no iba a desperdiciar la pulpa del fruto seco que queda después de exprimir todo el líquido. Entonces recordé cierta receta que había guardado en la lista de "pendientes" hacía un tiempo, y acabé improvisando esta tarta salada de brócoli y queso crema con base de almendra, un plato sin gluten estupendo para compartir.

Repetí la base días más tarde ya con almendra molida normal y queda aún mejor -obviamente, ya que era el ingrediente original que indicaba Donna Hay-, pero en cualquier caso se ha convertido en mi nueva base favorita para preparar tartas saladas. Además es estupenda para todos los que sigan una alimentación baja en hidratos o que busquen recetas vegetarianas especialmente nutritivas.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Almendra molida o entera y triturada 240 g
  • Semillas de sésamo 5 g
  • Comino molido 2 g
  • Pimentón dulce 2 g
  • Huevo 1
  • Aceite de oliva virgen extra 20 ml
  • Queso crema 300 g
  • Mayonesa o yogur 40 ml
  • Brócoli 1
  • Ralladura de limón 1
  • Guindilla o chile fresco 1
  • Ajo granulado o 1 diente de ajo
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Canónigos u otras hojas verdes tiernas al gusto

Cómo hacer tarta salada de brócoli y queso crema con base de almendra

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 15 m
  • Cocción 20 m
  • Reposo 20 m

Precalentar el horno a 170º y cubrir con papel sulfurizado la base de un molde rizado de tarta de unos 22 cm de diámetro. Engrasar con aceite los bordes y tamizar encima un poco de harina, sacudiendo el exceso.

Combinar la almendra molida con el sésamo, las especias, el huevo y el aceite de oliva. Se puede usar un procesador de alimentos o una batidora para hacerlo más fácil. Mezclar bien hasta tener una masa homogénea, algo húmeda pero no totalmente pegajosa. Añadir más almendra o aceite o agua según se necesite.

Formar un disco y envolver en plástico film. Dejar reposar en la nevera mínimo 20 minutos. Si la dejamos más de 1 hora quizá haya que esperar a que se atempere un poco fuera de la nevera, podría endurecerse demasiado.

Estirar con un rodillo (si está muy pegajosa, añadir almendra molida o usar papel sulfurizado para que no se pegue) y cubrir el molde. Pinchar un poco con un tenedor y hornear durante unos 15-20 minutos, hasta que se haya tostado un poco al gusto. Reservar.

Cocinar el brócoli al gusto. Yo he preferido aprovechar que tenía el horno encendido para asarlo, lavado y cortado en ramilletes pequeños, con un poco de aceite y sal. Se puede hornear al mismo tiempo de la masa o después de sacarla. También se puede saltear o cocer al vapor, procurando que quede al dente.

Mezclar el queso crema con la mayonesa y añadir un poco de pimienta negra. Extender en la base de la tarta. Añadir el brócoli cocinado, un poco de ralladura de limón, una pizca de sal, ajo granulado al gusto y una guindilla cortada en rodajas finas (opcional). Servir con canónigos frescos y un chorrito de aceite.

Tarta de Brócoli. Pasos

Con qué acompañar la tarta salada de brócoli

Esta tarta salada de brócoli y queso crema con base de almendra ha sido ya un par de veces una cena veraniega en casa, y la repetiré todo el año cambiando los ingredientes del relleno. En otoño estará deliciosa con calabaza, boniato o unas setas salteadas y diferentes hierbas aromáticas. Me parece ideal para compartir entre dos como plato único junto a una ensalada, o como entrante para cuatro personas.

En Directo al Paladar | Brócoli con yogur y mostaza: receta saludable con aromas de la India
En Directo al Paladar | Quiche de brócoli y queso tetilla. Receta

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio