Publicidad

Tarta salada de espinacas, feta y patata, otra soberbia receta de Ottolenghi

Tarta salada de espinacas, feta y patata, otra soberbia receta de Ottolenghi
Sin comentarios
28 votos

Podríamos pasar un buen rato mirando esta tarta salada de espinacas, feta y patata, porque es preciosa, pero el olor que nos llega nos empuja a meterle mano de inmediato. Nos encantó la pinta de esta tarta cuando la vimos en el New York Times y quisimos probarla de inmediato. Hoy confirmamos, una vez catada, que nuestro instinto acertó de pleno.

La combinación de ingredientes es fabulosa. El relleno es cremoso y tiene un puntazo de sabor soberbio gracias al uso de la salsa chermoula. Esta mezcla de ajo, especias, hierbas y aceite, muy utilizada en los países del norte de África, ha sido un descubrimiento y ha llegado a nuestras cocinas para quedarse. Otra soberbia receta de Ottonlenghi.

Ingredientes

Para 6 personas
  • Diente de ajo (para la salsa) 5
  • Cilantro fresco o perejil (para la salsa) 30 g
  • Chile molido (para la salsa) 3 g
  • Comino molido o en grano (para la salsa) 5 g
  • Pimentón dulce (para la salsa) 5 g
  • Pimienta negra molida (para la salsa)
  • Sal (para la salsa y la tarta)
  • Aceite de oliva virgen extra (para la salsa y la tarta) 120 ml
  • Cebolla 1
  • Espinaca congelada (peso escurrido) 350 g
  • Ralladura de limón 1 1/2 cucharadita
  • Zumo de limón 1 1/2 cucharadita
  • Hojaldre lámina redonda 1
  • Queso feta 130 g
  • Patata 250 g

Cómo hacer tarta salada de espinacas, feta y patata

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 1 h 10 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 50 m
  • Reposo 20 m

Para la salsa o pasta chermoula o chermula

Cuando hablamos de chermoula nos referimos a un tipo de adobo, salsa o relleno utilizado para cocinar en la mayoría de los países árabes. Se utiliza para dar sabor a platos de pescado o mariscos, aunque también podemos encontrar su delicioso sabor en guisos de carne, sopas, tajines de cordero, verduras a la parrilla o en cous-cous.

Para prepararla solo hay que triturar el ajo, el cilantro, el chile, el comino, el pimentón, 1/2 cucharadita de sal, un pellizco de pimienta negra y tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Obtendremos una pasta grumosa y basta. Reservamos para su posterior uso.

Para la tarta

Pelamos y picamos la cebolla. Pochamos en una sartén con el resto del aceite de oliva virgen extra durante unos 10-12 minutos. Añadimos la mitad de la pasta chermoula, las espinacas, una cucharadita de sal y un pellizco de pimienta negra. Rehogamos un par de minutos, removiendo para que se mezclen todos los ingredientes. Dejamos enfriar.

Cubrimos la base de un molde para tartas (el nuestro de 24 cm) con papel vegetal para que sea más fácil el desmoldado una vez lista. Forramos con la masa de hojaldre y recortamos el sobrante de los laterales. Pinchamos la base con un tenedor.

Paso A Paso Psatel De Espinacas Feta Y Patata

Rellenamos con la mezcla anterior, repartiendo bien por todo el molde. Repartimos el queso feta desmenuzado por la superficie. Tapamos el molde y guardamos en la nevera durante al menos 20 minutos o, incluso mejor, toda la noche.

Pelamos la patata y laminamos finamente con ayuda de una mandolina o un cuchillo bien afilado, descartando los extremos. Colocamos las láminas de patata en un cuenco amplio y rociamos con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra. Removemos para repartir bien.

Retiramos el molde con la tarta de la nevera y cubrimos el relleno con las láminas de patata, dejando la masa al aire. Cocemos en el horno, precalentado a 200 ºC con calor arriba y abajo, durante unos 50 minutos o hasta que la superficie esté dorada.

Dejamos atemperar unos minutos antes de desmoldar. Antes de ser servir mezclamos la ralladura y el zumo de limón con la pasta chermoula y una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Rociamos la tarta con la mitad de la salsa y llevamos el resto a la mesa por si alguien quiere más.

28 votos

Con qué acompañar la tarta salada de espinacas, feta y patata

Si quieres servir esta tarta salada de espinacas, feta y patata como plato único, recomendamos que la acompañes de una ensalada ligera. Unos sencillos tomates aliñados serán suficiente y complementan muy bien los sabores de la tarta. También la puedes servir como segundo plato de una comida, siguiendo una crema, sopa u otro plato de cuchara.

En Directo al paladar | Tarta salada de tomate y tres quesos: receta para una cena de verano
En Directo al paladar | Tarta salada de queso ricotta y tomate, receta para saborear a lo grande los tomates de temporada

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios