Compartir
Publicidad
Publicidad

Restaurante Casa Alfonso

Restaurante Casa Alfonso
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En mis vacaciones no desperdicié ni un momento para poder disfrutarlas a tope. Mi primera visita, incluso antes de visitar El Poblet de Quique Dacosta, fue a un restaurante clásico y casi de obligada visita por la zona en la que estaba veraneando, se trata de Casa Alfonso.

Este restaurante, clasificado con una 1 estrella michelín es un referente de la zona y un valor seguro a la hora de ir a degustar buena cocina de mercado. Con una materia prima excelente y un menú gastronómico dedicado al mediterráneo.

El ambiente del restaurante se mueve entre una decoración minimalista de las mesas con toques clásicos de la sala. Una mezcla un tanto heterogénea que saben combinar a la perfección, sin olvidar la cubertería de plata. Es un ambiente agradable gracias a la música de fondo que no se hace para nada pesada y buena atención, aunque se nota un tanto de descoordinación entre sala y cocina; que hace que algún plato se demore un par de minutos más de lo normal. Aunque quien va a un restaurante así, yo por lo menos soy de los que piensan que nada, incluso esas pequeñas demoras hará que se estropeé una comida tan excelente.

Tienen una carta con apartados clásicos de entrantes, pescados y carnes. Aunque nosotros nos decidimos por uno de los dos menús gastronómicos. En este caso por 70 euros/persona un menú gastronómico formado por 9 entrantes y dos pases de aperitivos. Además tienen otro menú gastronómico de 50 euros.

Un primer plato de aperitivos estaba compuesto por una minipizza de tomate y atún, un canutillo de maíz relleno de foie muy ingenioso con sabor a palomita (por el maíz tostado) y una copa de crema de coliflor muy suave que combinaba a la perfección con unas huevas de trucha.

El segundo plato de aperitivos compuesto por una espuma de patatas con trufa y pan tostado, un buñuelo de bacalao con tinta de calamar y ali oli muy rico y una cuchara de higo, jamón, miel y ajo.

Antes del primer plato del menú gastronómico nos trajeron el pan como si de una ceremonia se tratase. La verdad que el pan de hogaza al horno es un clásico del restaurante. Un detalle que fortalece a los estrella michelín que disponen de pan elaborado por ellos mismos. Además lo fuimos acompañando con un poco de aceite de oliva virgen extra y dos sales: sal máldon y sal negra.

Pan

Empezamos por los platos con una ostra al natural sobre gelatina de piña, Una buena y hermosa ostra con los toques cítricos de la piña. Además, otro entrante frio fue un gazpacho de bonito acompañado de unas alcaparras, hojas de savia, picatostes y unas pequeñas flores.

En entrantes calientes nos sirvieron un salteado de espardeñas sobre un lecho de setas y a su vez perfumado con jamón ibérico. Sabores muy del mediterráneo con unas trompetas de los muertos y las espardeñas, deliciosas. Se echaba de menos un menú en papel para tener referencia de nuestro siguiente plato, por lo que a veces nos preguntábamos que plato venía.

Espardeñas

En pescado, como no iba a ser menos tuvimos tres platos. Un hervido de pescada con trinchero de patata y cebolla, con consomé del hervido. Después un calamar con su tinta y tomate de verano (increiblemente rico) y un atún de hijada y tomate. Este último era una especie de bruschetta, pero hubo algo que resultaba especialmente fuerte en el paladar, a pesar de eso muy rico.

Calamar

Y en carne un clásico que no defrauda a nadie. Un solomillo de ternera, con setas salteadas y jugo de carne. Nada arriesgado y muy bueno el punto de la carne y los sabores.

Solomillo

Antes de los postres es costumbre el que ofrezcan una tabla de quesos. Un detalle muy clásico que por gracia pedimos. Antes de poder elegir los quesos ya nos los empezaron a cortar, pero bueno tuvieron suerte de que cortaron quesos que nos gustaron. Hay que decir que todos los quesos me gustan, pero me hubiese gustado probar algún queso en especial. El precio de la tabla es de 7 euros por persona.

En los postres destacó un arrope y calabazate típico de la zona pero transformado por ellos. Y además una sopa de frutos rojos y helado de queso. Por último nos sirvieron unos petit four con los cafés. Una mini sacher y una golosina de frutos rojos.

Arrope y calabazate

Restaurante Casa Alfonso

C/Garcilaso de la Vega C1 Dehesa de Campoamor, Alicante 965322717 Web Casa Alfonso

Como siempre, podéis ver el resto de fotos en la galería. Espero que os gusten.

En Directo al Paladar | Universo local de Quique Dacosta En Directo al Paladar | Restaurante Els Casals, cocina de la tierra

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos