Publicidad

Restaurante Le Cocó, con luz y buen oficio

Restaurante Le Cocó, con luz y buen oficio
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Hay sitios que tienen algo especial y te gustan desde que entras. Cuando vi los ventanales de la entrada y la ligera decoración interior, supe que iba a disfrutar en el Restaurante Le Cocó, con su luz y el buen oficio de su chef.

Después, al salir, pude comprobar que mi intuición seguía en forma, porque disfrutamos de una buena comida, sencilla y bien presentada, llena de detalles agradables que te invitan a volver, sabiendo que vas a volver a acertar.

El espacio

La luz de la entrada y los ventanales, la barra con sus butacas altas y las mesas sencillas con todo tipo de sillas diferentes, completan una decoración minimalista y suficiente para encontrarse cómodo y con espacio amplip para comer.

En la planta baja, un espacio más grande estaba montado con una gran mesa corrida o para grupos, que invitaba a sentarse. En la parte de arriba, detalles como la exposición de los postres caseros o la estantería con las frutas y verduras, dan la idea de lo que está a punto de llegar.

espacio interior le coco

La comida. Los entrantes

En Le Cocó no hay menú del día, por lo que es necesario comer a la carta. Sin embargo, esto no hace que se dispare la cuenta ya que el precio medio por persona está en unos 25 euros, incluyendo un entrante a compartir, un segundo por persona y un postre, acompañado de pan y bebidas.

Esto si vais a comer dos personas, pero si sois ya tres o cuatro, podréis aprovechar para probar más platos y compartiéndolos, ya que las raciones son abundantes, incluso comer en torno a los 20 euros, un precio bien razonable para la calidad de lo que vais a encontrar.

aperitivos

Al llegar a la mesa, te ofrecerán un cesto con panes variados y un gran cubo con mantequilla francesa con unos cuchillos de madera, excelente para acompañar una cerveza o aperitivo mientras llegan los platos que hayáis pedido.

Nosotros probamos el salmorejo de remolacha, unos trigueros en tempura acompañados de una estupenda salsa romesco y unas croquetas de dos variedades, por un lado unas clásicas de cocido madrileño, buenas de punto y por otro unas originales croquetas de carabinero. Ambas bien fritas, crujientes y bien cremosas.

Ensaladilla en patata con mejillon le coco
Tras esos entrantes también probamos una ración de "ensaladilla a mi manera" que nos recomendaron y nos alegramos de haberlo hecho porque era bien original. Venía dentro de una patata cocida, cubierta con una rica mahonesa casera y coronada con unos mejillones en lugar del habitual atún. Un acierto.

Los platos fuertes

Aunque debido a la abundancia de las cantidades ya podíamos haber comido, habíamos pedido dos platos como segundo. Por un lado un tartar de atún que pidió mi acompañante, que estaba bien aliñado y jugoso de verdad. Llevaba una guarnición de guacamole casero y la tenedorada que probé estaba deliciosa.

tartar de atún y cebón

Yo había pedido unas supremas de cebón con patatas y pimientos, carne roja bien cocinada, crujiente en el exterior y llena de jugo. Me la sirvieron al punto como había pedido, algo que muchas veces falla en restaurantes y que me gusta destacar cuando como en este caso viene como debe.

Los postres

Habíamos visto la tarta de zanahorias en el mueble de los postres a la entrada, y fue lo que solicitamos como postre para compartir, pero nos insistieron en que teníamos que probar la tarta de chocolate y galletas de la abuela, típica receta casera que ante la insistencia del dueño, aceptamos.

postres de le coco

Las dos tartas estaban buenísimas y afortunadamente, nos ayudaron a terminarlas mientras nos quedamos charlando con el café, haciendo un poco de tiempo para bajar tan abundante comida que no superó los 25 euros por persona.

En resumen, un lugar agradable para comer, un restaurante al que os sugiero ir con tiempo para charlar, comer tranquilos y disfrutar cada plato con detenimiento porque están hechos con mimo, con buen oficio y eso se nota.

Las vajillas, la presentación de cada plato, las lámparas, todo parece diseñado para que la visita al restaurante Le Coco sea agradable. Si no sabéis donde ir a comer y estáis en Madrid por la zona de Bilbao, Tribunal, Malasaña o Chueca os podéis acercar dando un paseo y comprobarlo vosotros mismos.

Restaurante Le Cocó

RestoBar
Barbieri, 15 Madrid
Reservas 609465103

En Directo al Paladar | La Taberna del Río. Comer bien en Córdoba con vistas al Guadalquivir
En Directo al Paladar | Restaurante el Rinconcillo. La verdad de la cocina en un restaurante Sin Estrella

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir