Sigue a

mantequilla

La mantequilla es un ingrediente fundamental en todas las cocinas, más si nos gusta la repostería. La repostería sin mantequilla no sería lo mismo, y aunque es cierto que podemos hacer postres utilizando otras grasas, me reconoceréis que la mantequilla es la más utilizada. Además, hay repostería que no se puede hacer sin ella como por ejemplo los croissants o el hojaldre. Todo esto, hace que podamos decir de la mantequilla, nunca una grasa fue tan útil en la cocina

¿Qué es la mantequilla?

La mantequilla es la parte grasa de la leche, eso lo sabemos todos. Se trata pues, de una emulsión de grasa y agua. Esa emulsión se consigue gracias al batido intenso de la nata. La nata se obtiene en el proceso de pasteurización de la leche y sirve de base para la obtención de la mantequilla.

En la nata podemos encontrar lo que se conoce como glóbulos microscópicos de mantequilla. Esos glóbulos están rodeados de unas membranas de ácidos grasos y proteínas. Estos microglóbulos son por tanto los responsables de que la leche sea líquida y no se apelotone.

Con el batido, esas membranas se rompen, los ácidos grasos quedan libres y ejercen de agente emulsionante. Esa ruptura permite además que los elementos grasos se una formando una masa única.

Tipos de mantequilla

Las mantequillas se pueden clasificar según varios factores: el origen de la leche (vaca, cabra, oveja etc.), el salado de la misma, con grasas libras (más fáciles de untar) o con grasas cristalizadas (más duras, perfectas para repostería). Pero básicamente hablamos de 3 tipos:

  • ácida: es la que se obtiene antes de la acidificación de la nata
  • dulce: se obtiene tras la acidificación de la crema de leche
  • clarificada: se obtiene tras la decantación de la mantequilla derretida (típica de India, y se llama ghee o ghi)

pan y mantqeuilla

Valor nutricional

La mantequilla contiene 99,5 gr/100 gr de grasas saturadas, un 0.2 gr/100gr de proteínas, lo cual representa unas 750-900 kcal por cada 100 gr. Es rica en vitaminas A, E, B1, B2 y B6 y también en Calcio y Fósforo.

Consejos prácticos para su almacenamiento

La mantequilla para ser almacenada debe tener en cuenta lo siguiente:

  • La mantequilla es un alimento que por sus características posee una gran resistencia a la contaminación bacteriana. Por lo que es posible tener la mantequilla a temperatura ambiente durante días sin que se estropee. Eso sí, el sabor puede cambiar ya que con el calor las grasas se enrancian.
  • La mantequilla absorbe los olores de su alrededor, por eso en casi todos frigoríficos hay un compartimento estanco para ponerla allí.
  • Es importante guardar la mantequilla en su recipiente o envoltorio inicial, no está aconsejado emplear papel de aluminio como envoltorio, porque el contacto directo de las grasas de la mantequilla con el metal provoca su inmediata oxidación, en particular en las mantequillas saladas.
  • También es importante mantener la mantequilla lejos de la luz, es fotosensible y las grasas de ésta, se enrancian al contacto con la luz. Si al abrir la mantequilla encontramos zonas amarillentas o incluso translúcidas es que están enranciadas, en este caso lo mejor es retirarlas ya que aportan un sabor extraño.

Usos en la cocina

Los usos da la mantequilla en la cocina son tan variados que daría para escribir un libro. En resumen podemos decir que sirve tanto para freír o saltear en la sartén, como base para salsas. Pero sí hay algo en lo que destaca es sin duda en la repostería. En ese campo es la reina indiscutible y es que podemos decir de la Mantequilla, nunca una grasa fue tan útil.

Recetas con mantequilla en Directo al Paladar

En Directo al Paladar | ¿Cómo hacer mantequilla en casa?
En Directo al Paladar | ¿Cómo hacer mantequilla trufada?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios