Tahini, pasta de sésamo

Sigue a Directo al Paladar

tahini.jpg

Siguiendo con una de nuestras semillas preferidas y con las elaboraciones que nos permite para enriquecer nuestros platos, encontramos el tahini, una pasta de sésamo muy sencilla de elaborar y deliciosa tanto como acompañamiento, aliño o aperitivo.

Aunque resulta un producto muy calórico y por lo tanto no se debe abusar de él, tiene muchas propiedades beneficiosas que ya os contamos en Gomasio o sal de sésamo. A este puré de sésamo también se le conoce como tahín o tahina.

Puedes comprar el tahini en tiendas de dietética y herboristerías, pero nosotros preferimos elaborarla en casa, además basta con dos ingredientes, semillas de sésamo y agua. Para empezar, debes tostar ligeramente el sésamo, puedes hacerlo en una sartén sin aceite o en la bandeja del horno durante 5-10 minutos a 180º. Debes moverlas a menudo y cuando veas que toman un poco de color y desprenden su inconfundible aroma, retíralas.

Dispón las semillas en un recipiente hondo y tritúralas poco a poco agregando un hilo de agua hasta que consigas la textura deseada, si la quieres más espesa o más clara, basta con añadir o no más líquido. También se puede añadir un chorrito de aceite.

Esta es la base del tahini, si lo deseas puedes añadir un poco de sal, pero no demasiada, pues las semillas tienen un sabor que no se debe disfrazar. Resultan salsas deliciosas con la base de la pasta de sésamo, agregando zumo de limón, ajo en polvo o picadito, pimentón dulce o picante, etc., lograrás aportar a tus platos un genuino sabor.

Con este delicioso puré podrás enriquecer las tortitas de pan en un aperitivo e incluso sustituir a la mantequilla en las tostadas del desayuno, pruébalas con un chorreoncito de miel. Además de ser un perfecto acompañamiento de diversos platos, se utiliza también para elaborar otros tantos que ya os iremos mostrando, como el paté de berenjena o el hummus.

Más información | Consumer

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios