Síguenos

Tarta crujiente de mascarpone y frambuesas

Nunca me canso de probar distintas variedades de tartas de queso. Ya sean de cuajada, gelatina o al horno, hay pocas que no me gusten, es por eso que cada receta que encuentro me la guardo porque estoy segura de que algún día caerá de postre en mi casa. Hoy os invito a que preparéis esta tarta crujiente de mascarpone y frambuesas al horno, con un sabor y textura deliciosos.

La masa de la base no es la típica de galleta triturada ni de masa quebrada, es una masa muy fácil y rápida que se maneja muy bien y que le aporta un toque crujiente en su cubierta, de ahí su nombre. Yo la uso muchas veces como fondo de distintas preparaciones tanto dulces como saladas obteniendo siempre muy buenos resultados. Os animo a que la probéis.

Ingredientes para un molde de 23 centímetros de diámetro

  • Para la masa base: 50 ml de leche, 50 ml de aceite de girasol, 130 g de harina, 25 g de azúcar, un pellizco de sal.
  • Para la crema: 250 g de mascarpone, 1 yogur de frutas del bosque, 3 huevos tamaño M, 80 g de azúcar, unas gotas de zumo de limón, 250 g de frambuesas, 4 cucharadas soperas de mermelada de frambuesa, 1 cucharadita de gelatina en polvo.

Cómo hacer tarta crujiente de mascarpone y frambuesas

Para hacer la masa mezclar en un bol el aceite, la leche, la harina, el azúcar y la sal, remover con una cuchara de madera hasta que comience a formarse una bola. Enharinar un poco la encimera de la cocina y amasar durante un minuto. Envolver la masa en papel film de cocina y dejar reposar en un lugar fresco durante media hora. Precalentar el horno a 180 grados.

Una vez pasado el tiempo extender entre dos hojas de papel pergamino la masa, dejándola de un grosor como de tres milímetros. Cubrir un molde de tartas desmontable y recortar los bordes que sobran. Cubrir con el papel de horno que teníamos utilizado y rellenar de garbanzos o legumbres. Hornear durante quince minutos. Retirar y dejar templar mientras que se hace la crema.

Paso a paso masa tarta crujiente de mascarpone y frambuesa

Para la crema comenzar cascando los huevos y reservar las claras para montarlas a punto de nieve firme con unas gotitas de zumo de limón. En un bol echar las yemas, el mascarpone, el azúcar y el yogur de frutos del bosque. Mezclar bien para que los ingredientes se incorporen. Añadir con cuidado las claras a punto de nieve y verter la crema encima de la base crujiente de masa. Hornear durante cuarenta minutos o hasta que esté firme.

Calentar la mermelada en una cazuela con una cucharada sopera de agua en la que se ha disuelto la gelatina en polvo. Una vez que se haya retirado la tarta del horno y esta esté templada, añadir la gelatina de frambuesa colada y colocar las frambuesas frescas por encima. Dejar reposar un mínimo de cuatro horas en la nevera antes de tomarla.

Paso a paso tarta  crujiente masrcarpone y frambuesas

Tiempo de elaboración | 1 hora y media
Dificultad | Media

Degustación

Esta tarta crujiente de mascarpone y frambuesas, como todos los pasteles de queso, se recomienda tomarla fresquita de la nevera. La suave acidez de las frambuesas mezcla perfectamente con la base cremosa de mascarpone, convirtiéndose en un dulce delicioso como postre de verano.

En Directo al Paladar | Tarta con crema de limón. Receta
En Directo al Paladar | Tarta de pera y crema frangipane. Receta

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios