Compartir
Publicidad

Fresas maceradas a la naranja con crema de mascarpone y nata: receta de postre para celebrar la primavera

Fresas maceradas a la naranja con crema de mascarpone y nata: receta de postre para celebrar la primavera
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Qué bien lucen los postres en copas o vasos, alternando capas de colores y texturas. Las fresas de temporada se prestan mucho a darnos un capricho con el que sorprender en casa, y en realidad estas fresas maceradas con crema de mascarpone y nata son facilísimas de preparar.

Tan solo hay que escoger fresas o fresones de buena calidad, fruta cuyo aroma dulce y fresco ya nos llega desde la caja, y dejarla macerando en una combinación de vinagre balsámico y zumo natural. A mí me gustan además con un toque de albahaca fresca, pero si preferís los sabores más tradicionales podéis emplear hierbabuena o menta.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Fresa 300 g
  • Naranja (o 2, dependiendo de la cantidad de zumo) 1
  • Vinagre balsámico 15 ml
  • Albahaca fresca (o hierbabuena) 3
  • Azúcar (opcional, para las fresas) 10 g
  • Nata líquida para montar 200 ml
  • Queso mascarpone 250 g
  • Esencia de vainilla 2.5 ml
  • Azúcar glasé 30 g
  • Ralladura de limón 0.5
  • Pistachos

Cómo hacer fresas maceradas a la naranja con crema de mascarpone y nata

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 20 m
  • Reposo 1 h

Lavar bien las fresas o fresones y las hojas de albahaca y secar con suavidad. Cortar los extremos de las fresas y trocear en cubos pequeños. Disponer en una fuente las fresas, mezclar con el zumo de naranja -o mandarina-, el vinagre balsámico, la albahaca picada y un poco de azúcar, si consideramos necesario añadirlo -con buena fruta no hace falta-. Dejar reposar 1 hora en la nevera.

Montar la nata batiéndola con una batidora de varillas hasta que quede bien firme. Mezclarla con el mascarpone escurrido, el azúcar glasé, la vainilla y la ralladura de limón. Combinar con cuidado hasta que quede una crema homogénea y muy melosa, sin grumos. Llenar una manga pastelera.

Preparar las copas disponiendo una capa en el fondo de fresas ligeramente escurridas y cubrir con una porción de la crema de queso. Repetir alternando capas de fruta y crema. Finalizar decorando con unas fresas cortadas a lo largo, pistachos picados o almendras y ralladura de limón. Guardar en la nevera hasta el momento de servir.

Fresas. Pasos

Con qué acompañar las fresas maceradas con mascarpone

Un buen postre como estas copas de fresas maceradas a la naranja con crema de mascarpone y nata no necesita más acompañamiento que, si acaso, un café sin endulzar de buen aroma. Como todavía no hace calor, recomiendo atemperar un poco las copas fuera de la nevera antes de la degustación, para que el frío no mate demasiado el sabor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio