Sigue a Directo al Paladar

Carpaccio de fresas

A estas alturas de la primavera ya nos estamos aburriendo de algunas frutas de temporada, como por ejemplo de las fresas que llevan presentes en nuestras mesas varios meses y por la que ya no sentimos el mismo deseo que al principio. El caso es que, ahora es cuando mejor están de precio y es una pena que por monotonía las descartemos de nuestro menú.

Una buena opción puede ser usarlas para una ensalada diferente y refrescante, como este Carpaccio de fresas. Particularmente encuentro que combina a la perfección con el queso parmesano y eso me sirvió como base para elaborar esta ensalada, inspirada en el carpaccio de ternera clásico.

Los Ingredientes por ración: 6-8 fresas grandes, queso parmesano, azúcar, sal, aceite de oliva virgen extra, limón, pimienta negra molida, vinagre de Módena y una hoja de gelatina.

La preparación: Previamente vamos a preparar gelatina de vinagre de Módena. El hecho de utilizar el vinagre de esta forma y no en su versión liquida, nos permite no encharcar el plato, además de darle una textura diferente, y jugar con el aspecto visual.

Calentaremos el vinagre, aproximadamente una taza, en un cazo. Antes de su punto de ebullición añadiremos la lámina de gelatina y retiramos del fuego. Removeremos hasta que se deshagan las láminas y formen un oscuro caldo uniforme. Como con todas las gelatinas, dejaremos enfriar en la nevera hasta que tenga textura firme y sólida.

Carpaccio de fresas

En el plato iremos colocando nuestras fresas laminadas en vertical lo más finas posible. Corregiremos la posible acidez con un poco de azúcar. Sal, aceite, pimienta negra molida y el zumo de un limón para aderezar al gusto. Por último añadimos el parmesano en lascas y la gelatina en cubos, que habremos cortado una vez se haya enfriado.

En Directo al paladar | Carpaccio

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario