Receta de salsa de caramelo salada

Sigue a Directo al Paladar

Receta de salsa de caramelo salada

Quien dice salsa de caramelo salada, puede decir ligera y agradablemente salada, que tampoco hace falta exagerar. Puede parecer una incongruencia usar en el mismo título y haciendo referencia a la misma cosa, las palabras caramelo y salado, pero lo cierto es que en el paladar no resulta así, el punto salado es el justo y necesario para potenciar tanto el dulce del caramelo como el de cualquier cosa que decidamos a regar con la salsa.

Por cierto, solo quiera dejar un par de pequeñas reflexiones sobre esta receta. La primera es que hay que tener la precaución de preparar los ingredientes con antelación, si mientras se tuesta el azúcar nos entrenemos en pesar la nata, por ejemplo, se nos quemará el caramelo y se nos estropeará la receta. Otra reflexión, muy tonta por cierto, resulta casi mágico comprobar como con ingredientes blancos nos da una elaboración de color oscuro.

Ingredientes

100 gramos de azúcar, 150 gramos de nata para montar, 20 gramos de mantequilla y 1/4 de cucharada de sal gruesa.

Cómo hacer salsa de caramelo salada

Tendremos todos los ingredientes a mano, conveniente pesados y preparados.

Ponemos una olla o cazo de fondo grueso en el fuego. Volcamos en el cazo el azúcar y empezamos a remover con una cuchara de palo.

Bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se vaya caramelizando el azúcar hasta que tenga un color dorado oscuro. Rápidamente añadimos la nata para montar, la mantequilla y la sal.

El caramelo quedará solidificado por el rápido enfriamiento. Mantenemos en el fuego, al mínimo, mientras vamos removiendo constantemente.

Receta de salsa de caramelo salada

Con la cuchara restregamos los trozos de caramelo sólido contra el fondo del cazo, para que el calor consiga que se derrita, no dejamos que llegue a hervir nunca y lo retiramos cuando por fin tengamos una salsa sin grumos.

Tiempo de elaboración | 15 minutos
Dificultad | Baja

Degustación

No es correcto comerse esta salsa de caramelo salada a cucharadas, aunque ¿a ver quién es el bonito que se resiste a comer un par de ellas?

La podemos servir regada sobre flanes, crepes, bizcochos, frutas, natillas, postres de chocolates, helados, filloas, cuajadas, yogures y un sin fin de cosas más.

Si nos ponemos en plan arriesgado podemos decorar, con un chorro de salsa, un plato salado, por ejemplo unas codornices, un conejo o un pollo estofados. Y si tenemos yogurtera no creo que quede nada mal el yogurt de caramelo.

Si la guardamos en un tarro hermético en la nevera se puede conservar durante un mes sin problemas.

En Directo al Paladar | Receta de helado de caramelo
En Directo al Paladar | Postres fáciles y rápidos II: Flan al caramelo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios