Tipos de ollas para cocinar con gas. Ventajas e inconvenientes

Sigue a Directo al Paladar

Fuego de gas

La verdad es que cocinar con gas nos ofrece un amplio abanico de posibilidades en lo que ha menaje de cocina se refiere. Pero como bien sabemos, los utensilios empleados para cocinar están en contacto directo con los alimentos y pueden tener efectos sobre la calidad final de los mismos. Por eso es ideal escoger materiales de baja huella y que no reaccionen con nuestra comida.

Tenemos muchos tipos de ollas, sartenes y woks que nos valen perfectamente para cocinar en nuestra cocina de gas. Así que vamos a hacer un repaso de los distintos materiales, con sus ventajas e inconvenientes, y después vosotros decidís cuál se adapta mejor a vuestra forma de cocinar.

El hierro fundido

En las cocinas de nuestras abuelas abundaban las sartenes y ollas de hierro fundido pues son utensilios de larga duración. Sus ventajas son muchas. El hierro fundido es un excelente conductor del calor y aunque calientan lentamente lo reparten uniformemente y una vez caliente mantienen el calor durante tiempo. Además si se cuidan y a pesar de no llevar revestimiento antiadherente, no se pegará la comida. Dentro de sus inconvenientes podemos destacar que no vale para una cocina si tenemos prisa, les cuesta tomar temperatura a parte de ser demasiado pesadas. También hay que tener precauciones para que no se nos oxiden, aunque también las hay esmaltadas que tienen una vida útil más larga. Además no debemos cocinar en ellas alimentos de naturaleza acida tales como frutas, escabeches, etc. Por lo que son más adecuadas para saltear o freír.

olla gas

Acero Inoxidable

De un precio más elevado es limpio y no se corroe. En él cocinarás de forma rápida y es muy fácil de limpiar. Como inconveniente destacar que no transmite el calor demasiado bien, para ello se emplean en su base aleaciones con aluminio y cobre. Conviene usar utensilios de madera en vez de metal a la hora de remover para evitar rayonazos y que se puedan producir migraciones de metales pesados de su composición a los alimentos.

Arcilla o barro

Usado durante miles de años les confiere a los alimentos allí cocinados un sabor distinto y especial. Son ideales para cocciones lentas en gas de potajes, sopas y estofados. Su principal inconveniente sería su fragilidad y su peso. También hay que tener en cuenta cuando sean esmaltados que el barniz de ese esmalte no contenga plomo u otros metales pesados que puedan pasar partículas al alimento, por lo que es recomendable comprar solo recipientes de barro que hayan sido fabricados para cocinar y no usar otros como puedan ser souvenirs o con gran cantidad de esmalte.

Arroz con sepia, habitas y jamón al horno

Aluminio

Ligero, pero poco recomendable, pues desprende fácilmente residuos. En algunos países ya está prohibido su uso como material de cocina. Actualmente en lo que más se utiliza es para combinarlo en las bases de ollas de otros materiales pues es un excelente difusor del calor. Ahora lo que más se ve son los utensilios de aluminio anodizado que no permite la migración de partículas a los alimentos. Tampoco es conveniente cocinar en ellos alimentos de naturaleza ácida.

Nuevos materiales

Como la esteatita, que es un mineral natural con el que se comercializan utensilios de cocina de bajo impacto ambiental y que no tienen ningún efecto sobre el alimento que se cocina, siendo antiadherente de manera natural. Son buenos conductores del calor y permiten tiempos de cocción menores y con temperaturas más bajas.

Hasta aquí ha llegado este recorrido por los distintos tipos de utensilios para cocinar con gas. Bueno ahora solo queda que enciendas el fuego de tu cocina y escojas la olla del material que más te guste y escuches el “chup chup”de tu comida a fuego lento y eso sí, mejor siempre con gas.

Imagen | Freddy click boy | Stone Soup en Flickr
En Directo al Paladar | Especial cocina con fuego

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios