Compartir
Publicidad

Sale de MasterChef el aspirante más odiado por sus compañeros (y le va a quitar gracia al programa)

Sale de MasterChef el aspirante más odiado por sus compañeros (y le va a quitar gracia al programa)
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

MasterChef, el concurso gastronómico más visto de la televisión, que sigue cosechando una cuota de pantalla cercana al 20 %, continúa su curso entre platos brillantes, creaciones horribles y, como siempre, un poquito de arbitrariedad.

El programa es este año de las mujeres: Marta, Kety, Sofía y Oxana despuntan como las mejores concursantes, y el puesto para abandonar el programa se disputa entre los hombres, que, hasta la fecha, no tienen nada que hacer.

Jon ha sido el último aspirante en abandonar el programa, una expulsión esperada en la que posiblemente ha influido su tensa relación con el resto de aspirantes que, por alguna razón que desconocemos, no le tragaban. Se va así uno de los concursantes que más juego daban a los montadores y veremos ahora de dónde sacan los conflictos.

Mc Soto

En el primer reto de la noche, Marta, la mejor concursante del anterior programa, ha sido la encargada de elegir qué cuatro aspirantes tenían que cocinar un plato dulce y qué cuatro un plato salado, con el coco siempre como protagonista y el imitador Edu Soto como invitado.

Muchas de las elaboraciones, pese a ser técnicamente correctas -se nota que se van eliminado los peores aspirantes-, no tenían la suficiente presencia de coco. Según el jurado, solo tres aspirantes han entendido la prueba: Sofía, Oxana y Tony, que ha ganado la prueba con un arroz con falso caviar y leche de coco, una “combinación osada, pero original”.

Los aspirantes se enfrentan a un menú de estrella Michelín

En la prueba de exteriores, los concursantes se han desplazado al centro ecuestre Oliva Nova, en Valencia, donde se disputa el Mediterranean Equestrian Tour, una de las competiciones de hípica internacional más importantes del mundo.

El chef Manuel Alonso, que tiene una estrella Michelin en su Restaurante Manolo, ha diseñado el menú de la prueba, compuesto por cuatro platos, quizás los más complejos de los que se han elaborado en lo que va de concurso, que los dos equipos han tenido que preparar para 50 grandes jinetes españoles y europeos, en plena competición.

Mc Manolo

Tony, ganador de la primera prueba, ha sido el primero en seleccionar qué concursantes no quería tener en su equipo, alternándose con Oxana, capitana del otro equipo. Además, ha escogido los platos que iba a cocinar.

El equipo de Tony, formado por Jon, Víctor y Marta, ha preparado pescadilla con hervido valenciano, una reinterpretación del clásico levantino, y el postre: hibisco con yogur y nieve de rosas.

El equipo de Oxana, que ha competido junto a Daniel, Sofía y Kety, ha preparado coliflor con pulpo seco, quisquillas y albedo de cidro, como entrante, y arroz con costra de presa ibérica, de segundo.

Mc Jinetes

Como de costumbre, por si los platos no fueran suficientemente complicados, el jurado ha añadido una dificultad extra a mitad de la prueba, invitando a comer a la amazona Beatriz Ferrer-Sala, una de las mejores jinetes de doma clásica del mundo, que es vegana. Por ello han tenido que improvisar un menú de cuatro platos con los ingredientes disponible sin productos de origen animal.

Pese a la dificultad, y a que los capitanes no han sido bien valorados -sobre todo Tony, que ha llamado “comeorejas” a Jordi Cruz-, el resultado conjunto ha sido el mejor hasta la fecha. Los jueces, claro, han buscado pegas, pero los comensales en general han quedado contentos.

Finalmente, ha ganado el equipo de Oxana, lo que ha llevado a la que es quizás la aspirante favorita, Marta, a la prueba de eliminación, junto a Jon, Tony, y Víctor, que no consigue quitarse el delantal negro y lleva ocho pruebas finales seguidas.

Mc Dacosta

Quique Dacosta visita las cocinas de MasterChef

En la prueba de eliminación, los aspirantes con delantal negro han tenido que enfrentarse a varios retos de técnica culinaria. El primero, deshuesar un pollo entero en 20 minutos, sin cortar la piel, como si se fuera a rellenar. Una prueba que requiere mucha práctica y que solo Marta ha logrado realizar correctamente.

En la siguiente prueba, los concursantes tenían 15 minutos para limpiar, desescamar y extraer los lomos de un salmón. Jon, que ha acabado antes de tiempo ha podido empezar antes la siguiente prueba, que consistía en limpiar y sacar el coral de seis erizos de mar. Marta ha terminado poco después, pero Víctor y Tony han vuelto a fallar.

Marta ha sido la más diestra con los erizos y se ha enfrentado la primera a la última prueba: limpiar dos esparderñas, conocidas también como pepino de mar, en solo 10 minutos, un bicho que los aspirantes no habían visto entero en su vida. La favorita se ha salvado por ser la más rápida y Tony, Víctor y Jon han tenido que cocinar utilizando los cuatro productos de la prueba.

Dacosta

El chef Quique Dacosta (con tres estrellas Michelin) ha sido el invitado a la prueba de eliminación, explicando cómo integrar pollo, salmón, erizos de mar y espardeñas, una combinación tremendamente compleja. Y se ha enfrentado a la misma prueba que los aspirantes, presentando tres platos sorprendentes, dejando su camisa blanca impoluta: una ventresca de salmón confitado con espardeñas y jugo de pollo, unas yemas de erizo de mar con tomate seco y velo de pollo y una roseta con caviar de salmón y anisados.

Jon, al pilón

Tony ha jugado sobre seguro, con un plato de arroz con un fondo de pollo, espardeña a la plancha, un salmón cortado fino y un aceite del coral del erizo. Aunque el jurado ha metido caña al aspirante y cree que no era la manera de integrar los productos, el plato era claramente mejor.

Jon

Jon ha presentado un plato bautizado como “Maravillas de salmón con espardeñas y salsas de erizo”, un batiburrillo sin lógica, como lo ha calificado el jurado, que no ha hecho brillar los productos y que además no estaba bueno.

Aunque Víctor no lo ha hecho mucho mejor, con un “arroz de mar y montaña”, compuesto por un canelón de salmón relleno de un risotto elaborado con el caldo de pollo, y coronado por la espardeña y una salsa con erizos. “La gran paella mixta pasada por un tubo”, un plato en el que no brillaba ninguno de los productos, con un sabor “turbio”, pero con el que se ha salvado.

El concurso proseguirá esta semana por partida doble, pues el siguiente programa se emitirá excepcionalmente este jueves.

Imágenes | RTVE En Directo al Paladar | Por qué MasterChef tiene que fastidiar cada vez más a los concursantes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio