Compartir
Publicidad

Calabaza y Vainilla, la artesana que sabe a otoño y Galicia

Calabaza y Vainilla, la artesana que sabe a otoño y Galicia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Existen sabores y aromas que nos traen de vuelta a casa. A los ambientes familiares en los que crecimos. A nuestra zona de confort, que buscamos en los momentos de estrés o simplemente cuando queremos redescubrir quiénes somos y de dónde venimos, por si alguna vez lo olvidamos. Estos pasajes secretos de la memoria están vinculados al aire, a la tierra y al agua que respiramos, pisoteamos y saboreamos desde pequeños. Y esta también ha sido siempre la misión de la bebida más antigua del mundo: la cerveza.

El escritor estadounidense David Foster Wallace decía que "la fermentación de la cerveza puede haber sido un descubrimiento mayor que el fuego". Tal vez exagerara un poco, pero es cierto que este líquido compacto, portador de fuerza y nutrición ha acompañado la historia y evolución del ser humano desde tiempos inmemoriales.

Cerveza, un amor infinito

cervesa artesana

La leyenda cuenta que el nacimiento de la cerveza ocurrió por pura casualidad: algo de pan mojado, olvidado en un rincón, fermentó durante unos días hasta llamar la atención de los aldeanos, los cuales apreciaron tanto su olor embriagador que decidieron replicarlo. La cerveza nació en el hogar.

Desde los primeros experimentos mesopotámicos, hace más de siete mil años, pasando por los egipcios, que apreciaban sus virtudes nutricionales tanto que la servían a los bebés, la cerveza llegó a Europa de manos de los celtas. Plinio escribe que los pueblos celtíberos encontraban consuelo en una bebida producida macerando cereales. El amor por la tierra y el respeto por la naturaleza y el territorio fueron las características fundamentales de esta población, cuyos descendientes, en la Galicia actual, aún conservan.

El mar y la tierra se persiguen y se funden en las Rías Baixas de la costa atlántica, que, según la leyenda, se formaron cuando Dios apoyó su mano en esta franja de territorio para descansar un rato durante la creación. Fe, aventura, desafío, amor por la naturaleza y sus frutos, todo esto conforma Galicia y se refleja perfectamente en las creaciones originales de la Fábrica de Cervezas Estrella Galicia.

Una cerveza que sabe a Galicia

galicia

Una excelente cerveza se basa en primer lugar en excelentes ingredientes: agua, malta, lúpulo y levadura. Pero una cerveza especial busca ser algo único y, por tanto, incorpora otras fragancias sabiamente medidas y seleccionadas por manos expertas. Este, precisamente, es el salto cualitativo que ha permitido el éxito de las cervezas artesanales: originalidad, calidad y arraigo con el territorio.

Los amantes de las cervezas craft ante todo son apasionados cerveceros. Pero también son paladares educados que buscan una experiencia gustativa diferente y más cercana a su entorno. En este sentido, la cerveza Calabaza y Vainilla tiene lo que hay que tener. Elaborada a base de ingredientes naturales y productos procedentes de la tierra gallega, es un ejemplo perfecto de armonía organoléptica y respeto de los valores craft.

En esta receta original, destaca el uso de un puré de calabaza preparado a partir de piezas bien maduradas y de vainilla en rama. La calabaza es incorporada durante la elaboración del mosto para que sus aportes sensoriales estén presentes en la cerveza terminada. Luego, durante la guarda, se añaden ramas de vainilla troceadas que reposan con calma para que sus aromas y sabores se infundan profundamente en la bebida.

El resultado es una cerveza de color dorado y cuerpo medio, limpia y con una buena corona de espuma blanca. Los matices dulces aportados por la calabaza y las notas especiadas de la vainilla se combinan a la perfección con el amargor propio del lúpulo, junto con notas tostadas y suaves recuerdos de caramelo. Y, cómo no, agua de A Coruña. Al saborearla, sentimos que estamos bebiendo Galicia.

La Fábrica de Cervezas, innovación y experiencia

otoño

La Fábrica de Cervezas es un espacio creativo, fruto de la unión de innovación y tradición, donde hacer realidad ideas aparentemente disparatadas. Una experiencia de más 110 años haciendo cerveza les avala. El flujo ininterrumpido de experimentos es lo que permite alcanzar la mezcla perfecta. “Le hemos dado calabazas a miles de calabazas hasta tener la calabaza perfecta”, aseguran estos maestros cerveceros, que hacen de su pasión artesana un medio con el que dar forma a la calidad.

Tierra, agua, aire y fuego se combinan para dar vida a un alimento que fortalece y estimula. Estas cervezas, más que fabricadas, son creadas con mucho esfuerzo y determinación. La producción de cervezas craft, de hecho, consiste en innumerables ensayos, selección y descartes necesarios para obtener un producto único e irrepetible, un destilado de los sabores y perfumes más puros del territorio.

Calabaza, un fruto mágico con miles de usos

calabaza

¿Por qué la calabaza? Porque es al otoño lo que la sandía es al verano. Las ramas de su planta se extienden sobre la tierra circundante, como si exploraran los límites del infinito. Algunas variedades, con su forma extraña y colorida, se convierten en objetos de decoración. Son amadas por los pintores porque simbolizan la plenitud de la vida, la madurez y el sol. En el pasado, los navegantes las utilizaban como boyas o como salvavidas para nadadores inexpertos, mientras que los chamanes las empleaban para capturar almas. La calabaza es un producto de la tierra rodeado de magia y leyenda, exactamente como Galicia, que ha hecho de esta exuberante cucurbitácea uno de los pilares de su gastronomía.

Para Plinio, la calabaza es "el refrigerio de la vida humana, el bálsamo de los problemas". Es saludable, digerible, fácilmente conservable. Es un alimento antioxidante, digestivo y ligero, con mucha agua y pocas calorías. Contiene ácido fólico, que favorece la agilidad mental y la memoria, y potasio, uno de los minerales más importantes para el organismo. Es más, el extracto de semillas de calabaza es antiinflamatorio y tiene un contenido en zinc y fitoesteroles que reduce la grasa del cuero cabelludo, frena la caída y favorece la formación de nuevo cabello.

De la calabaza se aprovecha todo: cáscara, semillas, hojas, zarcillos, brotes y flores. Contiene beta caroteno, un antioxidante que protege al cuerpo de los radicales libres y fortalece el sistema inmunológico. La pulpa, compacta y azucarada, tiene propiedades laxantes, diuréticas y refrescantes. En cocina, se usa como plato único, al horno o rebozado, o como ingrediente en sopas y cremas, risottos y mermeladas, así como para relleno de pastas. En Galicia, las chulas de calabaza, o calacú, son un postre tradicional, similar a unos buñuelos llenos de este precioso manjar.

La vainilla, un verdadero tesoro

vainilla

Desde 1520, cuando Moctezuma hizo probar al conquistador español Hernán Cortés este suave y delicado aroma, la vainilla enamora a los paladares europeos. Ya en el siglo XVIII, se comenzó a utilizar esta flor en bebidas alcohólicas, tabaco y perfumes. El complejo procesamiento y la polinización manual requeridos hacen de la vainilla uno de los aromas más caros, de hecho, la flor es fertilizable solo un día y, debido a su forma particular, la polinización es realmente complicada.

La vainilla tiene propiedades estimulantes y antisépticas y es bien conocida por sus poderes afrodisíacos. A principios del siglo XX, los médicos la aconsejaban para superar los problemas relacionados con la esfera sexual. Despierta una sensación de bienestar y relajación, transmite buen humor y alegría, es un antidepresivo natural.

Su aroma es euforizante y reconfortante, reduce la ira y la irritabilidad, alivia la tensión, la insatisfacción y la frustración, proporcionando una sensación de plenitud física. Ayuda también a contrarrestar el hambre nerviosa, que, a menudo, está vinculada a un vacío emocional. La vainilla parece haber nacido para casarse con la cerveza.

Eg Calabazas

Todo este mundo de sabores, historias y propiedades ahora se puede encontrar, armoniosamente mezclado por las manos expertas de los maestros cerveceros de la Fábrica de Cervezas, en una elegante botella de 50 cl. Y es que Calabaza y Vainilla lo tiene todo y más.

Su sabor cálido y envolvente resulta ideal para acompañar frutas de temporada como manzanas o peras, frutos secos como nueces, castañas o pistachos, o platos a base de cerdo y aves. Una solución ideal para experimentar plenamente el otoño, la temporada en que la tierra nos ofrece los productos más sorprendentes. Disfruta del otoño, disfruta de Galicia.

Imágenes | iStock.com/Wavebreakmedia, iStock.com/aaron007, iStock.com/mmeee, iStock.com/pedrosala, iStock.com/Olgaorly y Flickr.com/Ted Major

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio