Compartir
Publicidad

Chulas de calabaza o calacú, receta tradicional de la gastronomía gallega

Chulas de calabaza o calacú, receta tradicional de la gastronomía gallega
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos en temporada de calabazas así que no os extrañéis si de repente publicamos varias recetas con este manjar, que es lo que me parece. Estas chulas de calabaza o calacú, como se dice por Galicia, son un postre muy sencillo que esperamos probéis.

La masa es similar a la de los buñuelos, aunque en casa nos gusta un poco más líquida, para que el resultado sea una especie de tortitas buenísimas como veréis. Si os apetece formar algo tipo buñuelos, sólo tenéis que agregar a la masa un poco más de harina.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Puré de calabaza 250 g
  • Huevos 2
  • Azúcar 30 g
  • Canela molida una pizca
  • Harina de trigo 50 g
  • Levadura química 1/4 de cucharadita
  • Azúcar glasé
  • Aceite de girasol

Cómo hacer chulas de calabaza o calacú

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total

Asamos o cocemos la calabaza pelada, como prefiramos, aunque asada suelta menos agua y el sabor del puré es más concentrado. Lo importante es que tengas la cantidad de puré de calabaza que indicamos en los ingredientes para que la masa quede perfecta.

Mezclamos el puré de calabaza con los huevos batidos, el azúcar y la pizca de canela. Espolvoreamos con la harina tamizada y añadimos la levadura química. Removemos con un tenedor o varilla hasta que no quede ningún grumo. Tapamos con film transparente y dejamos reposar la masa durante media hora.

Pasado el tiempo la masa habrá espesado ligeramente, como una natilla. Removemos un poco por si se ha hecho algo de poso en el fondo y con ayuda de una cuchara vertemos porciones de masa sobre el aceite bien caliente.

Las chulas de calabaza están listas en cuanto se vuelven ligeramente doradas, así que tened cuidado con la fritura. Una vez sacadas de la sartén las ponemos sobre papel absorbente para que se escurra el exceso de aceite. Servimos templadas espolvoreadas con azúcar glacé.

Chulas de calabaza. Receta paso a paso

Con qué acompañar las chulas de calabaza

Las chulas de calabaza deben tomarse calientes y espolvoreadas de azúcar glacé, que es cuando más ricas están. Si nos sobra alguna, tomadas a temperatura ambiente también son un manjar, no vamos a decir otra cosa, así que haced cantidad porque van a volar en la mesa.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio