Compartir
Publicidad

La España de carnaval sabe a tradición: estos son los nueve dulces más populares

La España de carnaval sabe a tradición: estos son los nueve dulces más populares
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos en carnaval, la época del año más colorida, alegre y festiva y que justo precede a la sobria Cuaresma, en la que se impone la abstinencia y que culmina con la Semana Santa. Pero hasta que lleguen las restricciones, podemos disfrutar de los placeres culinarios sin límites, por eso hoy os traemos los nueve dulces más populares de nuestra gastronomía, pues la España de carnaval sabe a tradición.

Disfrazarse, pintarse la cara para permanecer en el anonimato y divertirse, es un acto que se remonta a la antigüedad y que se encuentra ligado al disfrute de los placeres carnales, incluido el gastronómico, pues el fin del carnaval marca el comienzo del ayuno y recogimiento. Como estamos en pleno bullicio de la diversión, hemos recogido nuestros dulces más populares pues aún estáis a tiempo de prepararlos antes de que llegue la Cuaresma ¿Queréis saber cuáles son?

1. Buñuelos de Águilas

Bunueslo

Como explica mi querida compañera Liliana, los carnavales de la localidad murciana de Águilas fueron declarados de Interés Turístico Nacional en 1997, y es tradicional preparar los conocidos buñuelos de Águilas acompañados de un delicioso chocolate. ¿Se os ocurre una mejor forma de endulzar esta bulliciosa fiesta?

  • Ingredientes: 1 huevo L, 125 ml de leche, 2 cucharadas de aceite de oliva, 125 g de harina, 1 cucharada de azúcar, 1 cucharadita de levadura química (impulsor), 1 pizca de sal, aceite de oliva para freír, azúcar para rebozar.

  • Preparación: Colocar el huevo en un cuenco junto con la leche y el aceite de oliva. Batir bien con unas varillas. Incorporar el azúcar, la harina, la levadura química y la pizca de sal, y volver a batir con energía hasta obtener una masa homogénea. Tiene que tener la consistencia de una papilla no demasiado espesa y sin grumos. Llevar una olla pequeña o cazo alto con abundante aceite de oliva y poner al fuego. Cuando el aceite esté bien caliente, echar cucharadas de masa para formar los buñuelos, mejor trabajando en tandas, sin llenarlo demasiado. Dejar freír por cada lado hasta que estén dorados al gusto, vigilando bien pues se hacen muy rápido. Retirar las buñuelos a medida que estén listos con ayuda de una espumadera o utensilio similar. Dejar sobre papel absorbente de cocina para que pierdan el exceso de aceite. Continuar con el resto de la masa. Rebozar en azúcar los buñuelos cuando estén terminados, al gusto.

2. Filloas

Filloas

Este dulce, típico de Galicia, León y Asturias, se remonta a la época romana. Las filloas son un postre sencillo que se elaboran sobre todo en Carnaval. Podemos servirlas rellenas o únicamente espolvoreadas de azúcar. Existen variantes de las filloas a lo largo de todo el mundo: "pita" en Líbano y parte de África, "baklava" en Palestina, Siria, Grecia y Albania, "blini" en Rusia, "pasta filo" en la cocina oriental, "pancakes" en la cultura anglosajona, "crêpes" en Francia, "plattar" y "crepe suzette" en Suiza, "tortitas" en México, pfannkuchen" en Alemania, "crispa" ou "crispelli" en Italia y "panqueques" en Chile y Argentina.

  • Ingredientes:400 ml de leche entera, 100 ml de agua, 3 huevos, 200 g de harina, un pellizco de sal, 1 cucharada sopera de azúcar, 1 trozo de tocino sin magro.

  • Preparación: Para preparar el amoado, que así se llama a la masa líquida que dará lugar a las filloas, mezclamos en un recipiente los huevos, la leche, el agua, la sal, y la cucharada de azúcar. Batimos con unas varillas hasta mezclar bien los ingredientes. Vamos añadiendo la harina y seguimos batiendo para que no queden grumos, también podemos meterle la batidora si os cuesta mezclar los ingredientes, debemos de conseguir una masa relativamente líquida. Dejamos reposar en un sitio fresco un mínimo de una hora, este paso es importante que lo cumpláis para que la masa adquiera su textura final. Calentamos la sartén y con el tocino pinchado en un tenedor la engrasamos. Añadimos una cantidad pequeña de masa, como la de una cuchara de esas que vienen para servir salsas y a la vez que añadimos la masa vamos moviendo la sartén en sentido circular para que quede todo el fondo cubierto. Debe de quedar una capa muy fina. Una vez que veamos los bordes separarse de la sartén, le damos la vuelta y la dejamos un poco más para que se haga por el otro lado, no deben de quedar muy tostadas. Las vamos apilando unas encima de otras.

3. Orejas de carnaval

Orejas

En Galicia, las orejas de carnaval son un postre típico de la época de Entroido (Carnaval). Tradicionalmente, se preparaban con manteca de vaca, pero si os cuesta encontrarla, podéis sustituirla por mantequilla, manteca de cerdo o incluso aceite de oliva.

  • Ingredientes: 100 ml de agua, 1 huevo, 75 g de manteca de vaca, 70 ml de anís, unas gotas de esencia de anís, un pellizco de sal, 450 g de harina de trigo, ralladura de limón y de naranja al gusto, 1,5 litros de aceite de girasol para freír, azúcar glas para espolvorear

  • Preparación: Echamos en el vaso la manteca cocida de vaca y ponemos para derretirla 1 minutos, 90 grados, velocidad 1. Añadimos entonces el agua, las ralladuras, el huevo y el anís junto con las gotas de esencia. Batimos 20 segundos, velocidad 2. Añadimos en el vaso la harina y la sal y amasamos durante 2 minutos a velocidad espiga. Retiramos la masa del vaso, la envolvemos con film transparente, dejándola reposar una hora. Cuando pase el tiempo estiramos pequeñas porciones de masa encima de una mesa untada ligeramente con aceite. Deben de quedar muy finas. Cortamos rectángulos de masa y los vamos friendo en pequeñas tandas en aceite de girasol abundante y caliente. Pasamos las orejas a una bandeja con papel absorbente de cocina y las dejamos enfriar ligeramente antes de espolvorearlas con azúcar glas.

4. Tortillas canarias

Tortillas

Ya sabéis que los carnavales de Canarias son de los más celebrados en toda nuestra geografía, así que no podía faltar una receta típica para degustar durante esta época de diversión como son las tortillas canarias de calabaza. Hay muchas recetas, pues cada familia prepara su versión, alguna con calabaza e incluso plátano. Antiguamente, en carnaval, la gente se vestía con ropas viejas, los hombres de mujer y las mujeres de hombres, y se unían a la serenata de casa en casa donde se les ofrecía tortillas de carnaval y arroz con leche.

  • Ingredientes: 250 g de calabaza, un vaso pequeño de azúcar, ralladura de un limón, dos huevos, 250 g de harina de trigo, un vaso pequeño de leche, una cucharada de anís en grano, AOVE par freir, azúcar para epolvorear, canela para espolvorear.

  • Preparación: Troceamos la calabaza y la ponemos a cocer en una cazuela con un poco de agua durante 10 minutos. Una vez cocida, la aplastamos con un tenedor hasta conseguir una especie de pasta. Mezclamos la calabaza con el azúcar, el limón, los huevos, los anises la harina y la leche, hasta conseguir una masa uniforme. Ponemos el aceite en una sartén y lo calentamos bien. Vamos echando cucharadas de masa y las freímos bien por los dos lados. A medida que estén las vamos poniendo sobre una fuente con papel absorbente. Servimos las tortillas de calabaza espolvoreadas con una mezcla de azúcar y canela en polvo.

5. Casadielles

Casadielles

Las casadielles o les casadielles son una especie de empanadilla dulce rellena de nuez, azúcar y anís. Junto con los frixuelos son los dulces asturianos más típicos de carnaval, aunque hay zonas en las que se toman en Navidad. Son un bocado delicioso, pero contundente. Nuestro consejo es que las hagáis lo más pequeñas posible porque llenan mucho. Aunque siempre se pueden cortar por la mitad y compartir.

  • Ingredientes: 100 ml de vino blanco, 50 g de mantequilla derretida, 30 g de manteca de cerco, 1 yema de huevo, una cucharadita de posrre de sal, una cucharadita de postre de levadura química, 400 g de harina de trigo, 200 g de nueces sin cáscara, 80 g de azúcar, 30 ml de anís dulce, 20 ml de agua, aceite de girasol para freir, la piel de un limón, un anís estrellado.

  • Preparación: Aromatizamos el aceite con el que freiremos las casadielles una vez montadas. Ponemos a calentar abundante aceite en una sartén con la piel del limón y una estrella de anís (también podemos añadir una rama de canela). Lo dejamos 10 minutos a fuego medio y reservamos. Comenzamos con el relleno, para que pueda reposar y tome cuerpo. Trituramos la nuez en un mortero o con un robot de cocina, cuidando de no pasarnos para que no suelte su aceite. Añadimos el azúcar, el anís y el agua. Esto último lo hacemos poco a poco, por si acaso quedara demasiado líquido. De ser así añadimos más nuez triturada. Para la masa, en un recipiente hondo mezclamos el aceite, el vino y la sal. Batimos con unas varillas para emulsionar ligeramente. Añadimos la levadura química, la yema de huevo, la mantequilla derretida y la manteca a temperatura ambiente. Batimos de nuevo. Incorporamos la harina, poco a poco, y removemos hasta obtener una masa blanda que no se pegue a las manos. Quizás no haga falta usar toda la harina. Con ayuda de un rodillo extendemos la masa en forma de cuadrado de 1 cm de grosor. Doblamos la masa a la mitad y volvemos a doblar a la mitad de nuevo de forma que nos quede un cuadrado. Estiramos la masa y repetimos la operación tres veces más. Por último doblamos la masa, cubrimos con un paño húmedo y dejamos reposar en la nevera durante dos horas. Extendemos de nuevo y hacemos 12 cuadrados de medio centímetro de grosor. Colocamos una tira del relleno en el centro de cada uno, sin llegar a los bordes. Humedecemos los extremos y los doblamos sobre el relleno. Presionamos los lados estrechos con un tenedor para que no se salga la masa haciendo el característico dibujo de las casadielles. Retiramos la estrella de anís y la cáscara de limón del aceite y lo calentamos de nuevo. Freímos las casadielles a fuego medio, con la unión hacia abajo inicialmente para que se sellen. Una vez doradas, las colocamos sobre papel absorbente para que escurran el exceso de grasa. Después las rebozamos en azúcar y listas para servir.

6. Leche frita

Leche Frita

La leche frita es un postre tradicional gallego que está presente en el recetario de todas las familias. Lo cierto es que pocos dulces hay que superen a esta receta, tanto por su sencillez como por lo deliciosa que está. Aunque se trata de una preparación típica de Carnaval, lo cierto es que se preparar y consume durante todo el año ¡Sería una pena no hacerlo!

  • Ingredientes: 400 ml de leche entera, 35 g de maicena, 80 g de azúcar, la cáscara de un limón, un palo de canela, huevo batido, azúcar y canela en polvo.

  • Preparación: Lo primero que hay que hacer es preparar una leche llena de sabor, infusionando el azúcar, el palo de canela y la cáscara del limón en 300 ml de leche. Cuando llegue a ebullición, apagamos el fuego. Para que la leche tome mucho sabor, aquí viene el primer truco: tapamos la cacerola y la dejamos así durante 15 minutos. Colamos la leche infusionada y la pasamos a un cazo limpio. Seguidamente, en los otros 100 ml que habremos dejado en la nevera para que estén bien fríos, disolvemos la maicena batiendo enérgicamente. Vertemos la leche con maicena sobre la leche infusionada y ponemos el cazo de nuevo al fuego, removiendo para que se integren bien todos los ingredientes.Si lo hacemos a fuego fuerte, la leche comenzará a espesar demasiado deprisa por lo que aquí viene el segundo truco: es preferible poner el fuego el mínimo y remover continuamente para que la leche con maicena tarde más en espesar, y quede realmente rica. Así conseguimos dos cosas. Una, evitamos que se pegue en el cazo, lo que podría arruinar el sabor. Y dos, así evitamos que la masa de la leche frita nos quede cruda y sepa a harina. Tras unos 20 minutos removiendo, estará en su punto. Volcamos la crema a un recipiente rectangular y cubrimos con un film de cocina que quede en contacto con la superficie, para evitar que nos salga "costra". A continuación, metemos la crema a enfriar en la nevera, al menos durante 4 horas, pero mejor si lo hacemos de un día para otro. Una vez fría, cortamos la crema en ocho porciones rectangulares, si las queréis tradicionales, y las pasamos por maicena y huevo friéndolas en aceite caliente. Cuando se doran, las escurrimos sobre papel absorbente y las rebozamos con una mezcla de azúcar y canela en polvo. Servimos adornando con unas virutas de cáscara de limón.

7. Sopas de miel

Sopas Miel

Las sopas de miel son un postre canario, concretamente de La Palma, especial para los más golosos y que tradicionalmente se prepara durante el Carnaval. Además, sirve para aprovechar el pan duro que ha quedado pues este es indispensable para que se pueda empapar bien en la miel.

  • Ingredientes: 60 g de almendras tostadas, 20 ml de melaza o miel de caña, 1 cucharada de anís en grano, la piel de medio limón, una cucharada de canela molida, pan duro cortado en rebanadas, medio vaso de agua.

  • Preparación: Empezamos poniendo las almendras sobre una tabla de madera y picándolas de modo irregular con un cuchillo procurando que no queden demasiado trituradas, sino que haya algunos trozos más grandes que otros. Cortamos el pan a rebanadas y lo reservamos. En un cazo ancho y bajo, ponemos la miel, el agua, los anises, la corteza de limón y la canela y lo llevamos al fuego. Cuando empieza a hervir, añadimos la almendra picada y las rebanadas de pan, dejando que se empapen bien con la mezcla, dándoles la vuelta y colocándolas después en una fuente.

8. Torrijas

Torrijas

El origen de las torrijas se remonta a la época romana, aunque más parecidas a tal y como las conocemos ahora, tienen su origen en el siglo XV cuando, por su alto poder saciante y calórico, comenzaron a preparase para aliviar a las parturientas al dar a luz y favorecer su recuperación. Cómo pasaron a ser un dulce típico del Carnaval y la Cuaresma no se sabe, pero por la sencillez de sus ingredientes no es raro que enseguida se extendiera su consumo, pues además están muy ricas.

  • Ingredientes: 12 rebanadas de pan para torrijas o pan normal duro, 250 ml de leche entera, 30 g de azúcar, 1 cáscara de limón, 1 vaina de vainilla, 1 ramita de canela, 1 huevo XL, aceite de girasol, 100 g de azúcar, 20 g de miel suave, 1 cucharada de brandy y 165 ml de agua.

  • Preparación: Empezamos haciendo el almíbar echando en un cazo el azúcar, la miel y el brandy. Cocemos hasta que la mezcla adquiera un color rubio, como el caramelo. Añadimos el agua con cuidado, ya que puede salpicar y quemarnos, removemos bien y cocemos durante 10 minutos más. Retiramos del fuego y reservamos. En otro cazo calentamos lentamente la leche, que usaremos para mojar las torrijas, junto al azúcar, la cáscara de limón, la vaina de vainilla abierta y la ramita de canela, hasta que hierva. Apagamos del fuego, tapamos y dejamos que infusione un poco. Una vez que esté casi fría podremos utilizarla y remojar las torrijas. Calentamos abundante aceite en una sartén honda. Remojamos en leche por ambos lados cada rebanada de pan, escurrimos y pasamos por huevo batido. Freímos hasta que la torrija esté dorada por las dos caras. Colocamos sobre papel absorbente unos minutos, emplatamos y regamos con el almíbar de miel una vez que esté frío. Se conservan perfectamente hasta el día siguiente si las cubrimos con papel de plata, así que podemos hacerlas con antelación para organizarnos mejor.

9. Cuajada de carnaval

Cuajada Carnaval

La cuajada de carnaval es un postre típico de Granada que se presenta siempre en una fuente o lebrillo de cerámica granadina, más conocida como Fajaluza, y se termina con un adorno de canela y azúcar glass formando dibujos como la granada, símbolo de la ciudad. Además, es la forma perfecta de aprovechar los mantecados y los polvorones que han sobrado de Navidad, aunque en Granada es fácil encontrar en algunos establecimientos los días de Carnaval, mantecados para preparar este delicioso postre, que se come a cucharadas.

  • Ingredientes: 400 gr de mantecados o polvorones, 150 gr de alemendra en cubitos, 25 gr de harina fina de maíz o maizena, 3 huevos, 100 gr de azúcar, 300 gr de leche,1 cucharadita de esencia de limón, cabello de ángel, aceite de oliva virgen extra, un chorrito de leche, azúcar molido y canela.

  • Preparación: En un cuenco ponemos la leche, el azúcar, la maizena, los huevos y la esencia de limón. Mezclamos y reservamos. En un cazo ponemos un poco de aceite de oliva virgen extra con las almendras a fuego medio hasta que estén doradas. Añadimos la mezcla reservada a las almendras y a fuego medio cocinamos sin dejar de mezclar hasta que espese. Machacamos los mantecados o polvorones y forramos un lebrillo con ellos, el fondo y las paredes. Otra opción es no forrar el lateral y hacerlo sólo con capas, así nos aseguramos que quede bien compactado el conjunto. Ponemos en el fondo una capa finita de cabello de ángel. Encima una capa de la crema, esta más gruesa que la de cabello. Ahora otra capa de mantecados. Otra capa de cabello de ángel. Otra capa de crema y terminamos con una capa de mantecados. Espolvoreamos canela por toda la superficie. Colocamos una plantilla y espolvoreamos azúcar molido. Guardamos en la nevera una media hora y servimos.

Imágenes | Cocinando entre olivos

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio