Publicidad

Torrijas clásicas con almíbar de miel: receta de Semana Santa

Torrijas clásicas con almíbar de miel: receta de Semana Santa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Prometido que esta es mi última receta de torrijas por este año. No diréis que nos he dado opciones para elaborar en Semana Santa este dulce tan típico, así que creo que con las cuatro fórmulas que os he dado es más que suficiente. Termino con una de las preparaciones más tradicionales, las torrijas clásicas con almíbar de miel, también conocidas como torrijas sevillanas, ya que esta elaboración es una de las más populares en Sevilla.

Esta receta al igual que pasa con las torrijas glaseadas al caramelo salado es para dulceros ya que aunque dejo el almíbar muy ligero y suave, no deja de contener miel, así que son perfectas para los que os guste los sabores pronunciados.

Ingredientes

Para 12 unidades
  • Pan para torrijas o pan normal duro (rebanadas) 12
  • Leche entera 250 ml
  • Azúcar 30 g
  • Cáscara de limón 1
  • Vaina de vainilla 1
  • Canela en rama 1
  • Huevo XL 1
  • Aceite de girasol
  • Azúcar (para el almíbar de miel) 100 g
  • Miel (para el almíbar de miel) 20 g
  • Brandy (para el almíbar de miel) 15 ml
  • Agua (para el almíbar de miel) 165 ml

Cómo hacer torrijas clásicas con almibar de miel

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 40 m
  • Elaboración 20 m
  • Cocción 20 m

Empezamos haciendo el almíbar echando en un cazo el azúcar, la miel y el brandy. Cocemos hasta que la mezcla adquiera un color rubio, como el caramelo. Añadimos el agua con cuidado, ya que puede salpicar y quemarnos, removemos bien y cocemos durante 10 minutos más. Retiramos del fuego y reservamos.

En otro cazo calentamos lentamente la leche, que usaremos para mojar las torrijas, junto al azúcar, la cáscara de limón, la vaina de vainilla abierta y la ramita de canela, hasta que hierva. Apagamos del fuego, tapamos y dejamos que infusione un poco. Una vez que esté casi fría podremos utilizarla y remojar las torrijas.

Calentamos abundante aceite en una sartén honda. Remojamos en leche por ambos lados cada rebanada de pan, escurrimos y pasamos por huevo batido. Freímos hasta que la torrija esté dorada por las dos caras.

Colocamos sobre papel absorbente unos minutos, emplatamos y regamos con el almíbar de miel una vez que esté frío. Se conservan perfectamente hasta el día siguiente si las cubrimos con papel de plata, así que podemos hacerlas con antelación para organizarnos mejor.

Torrijas clásicas con almíbar de miel. Receta de Semana Santa

Con qué acompañar las torrijas clásicas con almíbar de miel

Las torrijas se suelen servir durante estos días como postre después de la comida, aunque también en este caso, las torrijas de almíbar y miel son perfectas para desayunar cualquier día de los de Semana Santa junto a una taza de té, dado que son muy jugosas y sinceramente empezar el día con una de ellas no me digáis que no es gloria bendita.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir