Compartir
Publicidad

Cinco recetas para desmentir algunos mitos que todavía existen sobre la comida bio

Cinco recetas para desmentir algunos mitos que todavía existen sobre la comida bio
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

‘Mens sana in corpore sano’. Esta popular cita del cómico latino Juvenal, con 1.900 años de historia se ha convertido en un mantra en la sociedad del siglo XXI, más preocupada por disfrutar de un estilo de vida más saludable, en el que una buena alimentación y la práctica del deporte son pilares fundamentales para alcanzar el equilibrio perfecto entre cuerpo y mente.

En una sociedad más concienciada por la salud y el medio ambiente, nuestras costumbres alimentarias se van modificando para introducir en la dieta cotidiana alimentos de origen biológico. Una tendencia que ha crecido en un 14% en 2017 en los hogares españoles, frente al 2% de los alimentos convencionales, según se analiza en el informe “Mitos y realidades sobre el consumo de productos ecológicos”, elaborado por Kantar Worldpanel y la Fundación Catalunya La Pedrera. Y esto es gracias, entre otros factores, a que grandes supermercados como Lidl han implementado los productos Bio en su catálogo.

Aunque todavía nos situamos muy atrás respecto a la media de otros países europeos en consumo de alimentos de procedencia ecológica, parece que nuestras costumbres están cambiando y nos vemos más familiarizados e interesados por productos que garanticen el respeto hacia los animales y el medio ambiente, recolectados en su punto óptimo de maduración, exentos de organismos genéticamente modificados, libres de pesticidas químicos y especialmente de producción local, características esenciales de la comida bio.

Generico

Tal y como indica Ecovalia, Asociación nacional que promueve la producción ecológica y el consumo responsable, España se posiciona en el séptimo puesto de la lista, tras Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, Suiza y Suecia, países con una tradición gastronómica bio muy arraigada.

Que en España la popularización de estos productos vaya algo por detrás de la media, puede deberse en parte a que ciertos prejuicios o mitos en torno a lo bio ronden todavía en el imaginario del consumidor. Sin embargo gracias a la regulación de organismos como la CE y a la mayor accesibilidad que proporcionan supermercados como Lidl, las tornas empiezan a cambiar.

A continuación rebatimos estos mitos a través de cinco recetas Bio, para llegar a la conclusión de que actualmente ya es fácil (y más que recomendable) contar con productos bio en nuestra nevera, sin tener que seguir dietas estrictas o renunciar a sabores o ingredientes habituales en nuestro menú.

Comer bio no es sinónimo de alimentarnos solo con vegetales

Minihamburguesas con cuscús

Consumir productos biológicos no implica que tengamos que prescindir del sabor de alimentos de origen animal, es decir, no es solo una tendencia para vegetarianos.

La carne ecológica bio, por ejemplo, aporta más proteínas, contiene menos grasa, y es más aromática y sabrosa, ya que las sustancias responsables del sabor se concentran en una fracción menor de grasa.

Además, los animales alimentados en pastos libres presentan en su carne más vitaminas, -Vitamina E y B2 que aportan propiedades antioxidantes en nuestro organismo-, que los animales de granja industrial y su carne contiene más ácido linoléico.

Mini hamburguesas con ensalada de cuscús

Esta es una propuesta muy fácil de preparar, fresca y ligera. Combina el cuscús como acompañamiento, un plato tradicional bereber hecho con sémola de trigo y unas jugosas hamburguesas ecológicas de carne de vacuno, procedente de animales criados al aire libre y alimentados en terrenos sobre los que no se han utilizado abonos químicos ni plaguicidas.

Se puede comer bio sin gastar en exceso

Que los alimentos bio son prohibitivos, aptos únicamente para el bolsillo de algunos, ha sido una realidad hasta que las grandes superficies han incluido líneas de productos bio con un precio más asequible, ya que entran en formas de producción más estandarizadas. El supermercado Lidl y su gama de productos Bio es un ejemplo de popularización de la compra bio, permitiendo que básicos como lácteos, pastas o verduras puedan formar parte de nuestro menú diario.

Ensalada de garbanzos con aliño de pepino

Esta receta es perfecta para el día a día sobre todo en verano. Los garbanzos son ricos en fibra, minerales como fósforo, hierro y magnesio y los tomates en vitaminas B1, B6 y ácido fólico. Podemos prepararla en tan solo 20 minutos y a un precio de mercado muy competitivo. Fácil, nutritiva y económica.

Los alimentos bio destacan por su sabor y sus propiedades nutritivas

Es un aspecto muy cuestionado sobre los alimentos bio, pero lo cierto es que son productos de alta calidad nutritiva porque contienen mayor cantidad de ácidos omega 3 y antioxidantes, fundamentales para una dieta sana y equilibrada. Es una de las conclusiones a la que llega el estudio publicado por la revista British Journal of Nutrition. Además, al ser alimentos de temporada y estar recolectados en su momento de maduración óptimo, tienen más y mejor sabor, aroma y color.

Huevos Benedictinos con salmón

Un ejemplo paradigmático de alimento nutritivo es el huevo. Los huevos son un alimento de gran valor protéico, con bajo contenido en hidratos de carbono y Vitaminas A, D, E, B2 y B12. Además los huevos bio de Lidl provienen de gallinas libres de jaula, lo que asegura un trato más respetuoso hacia el animal.

La receta de huevos bio benedictinos es muy versátil en una casa con niños, y en esta ocasión viene acompañada de salmón ahumado, con un plus de ácidos grasos Omega 3.

Los niños pueden disfrutar de los alimentos bio tanto como nosotros

Tortitas

Los niños y los apasionados de los dulces también pueden disfrutar de comidas golosas y muy apetecibles realizadas con ingredientes bio. En comedores de colegios y en casas, cada vez se tiene más presente inculcar en los niños el amor por la comida sana, lejos de la bollería industrial y de alimentos infantiles con alto contenido en azúcares.

Los alimentos bio pueden entrar perfectamente en esta fórmula, proponiendo edulcorantes alternativos como el sirope de ágave ecológico o meriendas a base de frutas naturales de origen biológico, contribuyendo a evitar el temido problema de la obesidad infantil.

Tortitas de avena y plátano

Descubrimos cómo preparar esta sencilla receta, perfecta para desayunar o merendar, para niños y mayores. Los ingredientes principales para realizar la masa de las tortitas como la harina de avena, uno de los cereales más completos y saludables, y los plátanos, fruta rica en potasio, convierten este plato en una fuente de salud sin quitar el toque goloso.

Es fácil distinguir los productos bio auténticos

Yogures

La regulación sobre la alimentación ecológica es clara, y las etiquetas lo son. Solo es bio lo que está etiquetado como tal, por lo que no hay por qué desconfiar.

Para que un producto sea biológico, ecológico u orgánico, -se pueden utilizar los tres términos para denominar el mismo tipo de alimento-, deben provenir de agricultura biológica, es decir, aquella que promueve y se esfuerza en reciclar recursos, favorece el equilibrio ecológico y permite la conservación de la biodiversidad.

Es imprescindible que su producción sea respetuosa con el entorno, ahorrando recursos naturales (agua y energía) y reduciendo el riesgo de contaminación al no utilizar sustancias químicas de síntesis, lo cual favorece la fertilidad del suelo. La obtención de alimentos ecológicos se basa en métodos tradicionales, respetando el ciclo natural de las plantas y teniendo en cuenta el bienestar de los animales. Su etiqueta también garantiza que se han elaborado sin la ayuda de aditivos no incluidos en la lista restringida de sustancias autorizadas por la normativa europea.

Si nos fijamos en el etiquetado de los yogures Milbona de Lidl, por ejemplo, encontraremos el conocido logo sobre fondo verde, además incluye lo que Lidl denomina Semáforo Nutricional, una ficha disponible en la web que nos ayudará a conocer cuáles son los nutrientes que contiene, y si podemos consumirlo regularmente o con moderación.

Tarta de yogur bio

No renunciemos a un buen postre casero bio con una receta con la que sorprenderemos a nuestros invitados; un plato digestivo y saludable realizado con yogur de manzana y pera ecológico Milbona, que nos aportará calcio, fósforo y magnesio.

Comprar bien y de forma sostenible con Lidl

Visual Bio 1

Los supermercados Lidl han querido ir más allá, fomentando la cultura de la comida sana y sostenible a través del concepto Bienestoy. La marca lo entiende como un compromiso con el cliente, proveedores y el entorno animal o natural para llevar a cabo una forma de vida más respetuosa y saludable. Una filosofía que, gracias a sus propuestas de productos bio, sin gluten o sin lactosa y a acciones como el compromiso de eliminar las bolsas de plástico a final de 2018, facilita al consumidor llevar un estilo de vida más consciente sobre lo que come, y sobre su impacto en la salud y en el entorno.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio