Compartir
Publicidad

Cómo evitar la presencia de bacterias y malos olores en el lavavajillas

Cómo evitar la presencia de bacterias y malos olores en el lavavajillas
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay un chiste que se pregunta “por qué lavamos las toallas de la ducha si cuando nos secamos estamos limpios”. Si lo trasladamos al universo cocinillas, ¿por qué habríamos de limpiar el lavavajillas, si esta es precisamente su función? ¿No sale ya limpio? Sí y no, y el no lo aportan algunos conjuntos de bacterias bastante resistentes que, además, pueden generar malos olores.

La toalla del baño, la cocina, e incluso tú mismo, son entornos repletos de bacterias con las que convivimos. Sin ellas no somos nada porque nos ayudan a digerir, obtener energía o renovar la piel. Pero en según qué sitios, como el lavavajillas, pueden acortar la vida de nuestros electrodomésticos. ¿Cómo evitamos la presencia de bacterias en el lavavajillas?

Las bacterias de nuestra cocina

Algunas bacterias pueden dañar el lavavajillas

El grueso de las bacterias no son dañinas. Como hemos apuntado, no podemos vivir sin ellas. Pero algunas son excepcionalmente molestas por el olor que desprenden y otras pueden resultar peligrosas como la legionella, la E.coli, la listeria o la campilobacteria. Las bacterias del lavavajillas no son un peligro para nuestra salud, pero pertenecen a ese grupo de microbios desagradables.

Por sus características de temperatura, humedad y oscuridad, algunos aparatos son caldo de cultivo para estos microorganismos y otros, como los hongos. Además, su presencia puede ayudar a deteriorar los electrodomésticos, haciendo que nuestras inversiones sean menos rentables.

Por ejemplo, degradando las gomas entre conexiones internas del lavavajillas. El mantenimiento y unos buenos hábitos de limpieza pueden ayudarnos a mantener estas poblaciones bajo control. Y con ello tener una cocina aseada, agradable y duradera.

La comida, fuera del lavavajillas

La regla de oro del lavavajillas es no meter platos, utensilios o cacharros con comida. Migas, restos de puré o la piel del pescado podrían quedarse en el filtro del electrodoméstico y obstruirlo. En otras palabras, salvo que hayamos rebañado bien los platos, estos no deberían pasar de la mesa al lavavajillas.

Restos Comida Lavavajillas

Antes de meter cacharros al lavavajillas, elimina los restos de comida

Para evitar meter los platos sucios se recomienda usar la servilleta y empujar con ella los restos de comida a la basura de orgánico.

Con este gesto no solo estaremos protegiendo nuestro electrodoméstico, sino ayudando a la purificación del agua de nuestra ciudad e incluso a la generación de energía. Muchos ayuntamientos ya usan los desechos orgánicos de nuestras viviendas para confeccionar gas natural.

Comida y objetos que nunca deberían entrar en tu lavavajillas

Algunos lavavajillas, como la gama con tecnología PowerClean Pro de Whirlpool, son capaces de eliminar las manchas más difíciles. Esas que a veces cuesta incluso rascar con estropajo. Diferentes inyectores estratégicamente controlados y una temperatura y presión de agua calculadas según la suciedad detectada hacen que los cacharros salgan limpios.

Lavavajillas Whirlpool 60 Cm Wfo 3o33 Dl X Power Clean

Sin embargo, esto no significa que debamos meter cualquier objeto en el lavavajillas solo porque sepamos que saldrá limpio. Si cuidamos el electrodoméstico alargaremos mucho su vida útil.

A modo de pequeña lista, mencionamos de pasada algunos elementos de la cocina que no deberían entrar nunca en el lavavajillas por motivos varios que van desde una limpieza ineficaz hasta la obstrucción del filtro, e incluso el deterioro de estos objetos.

  • Comida seca, aunque sea poca, especialmente los restos de salsas, sopa o similares. También agregamos restos de tomate de los macarrones y alimentos secos como cereales. Antes de meterlo al lavavajillas, enjuágalos con una gota de jabón.

  • Frascos con etiquetas, que debemos retirar de antemano. Con la temperatura, las etiquetas se rompen y forman obstrucciones en el filtro. Para quitarlas fácilmente podemos sumergir los tarros en agua caliente.

  • Restos de comida horneada, que suele quedarse en la base de la bandeja. Para que esto no ocurra recomendamos hornear sobre una lámina de papel de aluminio. O bien fregar a mano esta herramienta de cocina.

Comida seca, frascos con etiquetas o espinas de pescado, peligrosos para el lavavajillas

  • Espinas de pescado, difíciles de ver y peligrosas de cara a la vida final del electrodoméstico. Igual que retiramos piel y otros restos de comida, mira bien que no quede alguna espina.

  • Cubiertos de madera, esta vez por ellos más que por el lavavajillas, ya que la madera acabará por deteriorarse debido a las altas temperaturas. Si además los utensilios tienen cierta edad, empezarán a soltar pequeñas astillas.

  • Cubiertos de cobre o aluminio sin esmaltar, porque pueden generar manchas complicadas de sacar a posteriori. Mejor utensilios de acero inoxidable, que además son baratos.

Limpiando el filtro con regularidad

Un filtro limpio alarga la vida del electrodoméstico

A veces nos asomamos a la cocina y notamos cierto olor que viene del frigorífico, la basura e incluso el lavavajillas. ¿Qué es lo que huele tan fuerte? Antes hemos mencionado que las bacterias están en todas partes, y esto implica los restos diminutos de comida que quedan atrapados en el filtro del lavavajillas.

Distintas bacterias ayudan a degradar estas partículas, emitiendo otras que llegan a nuestra nariz. Es entonces cuando nos damos cuenta de que “algo huele mal”. Antes de que ocurra, deberíamos limpiar el filtro con regularidad.

Este filtro ayuda a atrapar partículas que pueden dañar la mecánica interna, como la bomba, de modo que es esencial para nuestro electrodoméstico. De ahí que desmontarlo sea muy fácil, y lavarlo más.

Algunos modelos de lavavajillas, como los de Whirlpool, cuentan con sensores capaces de medir la turbidez del agua (partículas disueltas). Así pueden ajustar el programa de lavado a la suciedad. Mantener limpio el filtro también nos dará una mejor experiencia de uso, un mejor acabado y un menor gasto.

¿Restos de cal en el lavavajillas o cubertería?

Además de las bacterias y algunos hongos, otra falta de mantenimiento del electrodoméstico es la aparición de restos de cal en el lavavajillas o cubertería. Estos suelen mostrarse en aquellos lugares en los que el agua es más dura, es decir, que tiene más sales minerales disueltas, y suelen predominar el calcio. De ahí lo de llamar a todas estas sales simplemente “cal”.

La cal puede dañar el lavavajillas, el bicarbonato es una solución

El óxido de calcio no presenta toxicidad aguda vía oral, cutánea o por inhalación. Es decir, que no pasará nada si nos servimos uno o dos vasos de agua en un vaso con pátinas o velos blancos, más allá del sabor. Sin embargo —como con todo—, una larga exposición no es recomendable. ¿Cómo eliminamos la cal del lavavajillas?

Hay detergentes especializados en aguas con muchas sales disueltas, aunque estos suelen ser menos asequibles. La solución casera pasa por usar una cucharada de bicarbonato y poner el lavavajillas con un programa de agua caliente. Como en repostería, la química se encargará del resto.

Sales Lavavajillas Limpieza

El bicarbonato (NaHCO3) reacciona con la cal (CaO) y precipita en forma de carbonato de calcio (CaCO3) e hidróxido de sodio (NaOH). Traducción de andar por casa: transforma las millones de partículas de cal en otras que se quedan en el filtro. Estas las podemos limpiar fácilmente.

También es posible que a nuestro electrodoméstico le falte sal de lavavajillas (NaCl). Cuando se topa con la cal se convierte en varios compuestos que, de nuevo, precipitan y localizamos en la zona del filtro tras varios lavados. Recuerda revisar de tanto en tanto el depósito de la sal.

Programas de limpieza orientados a la desinfección

Las bacterias odian las temperaturas elevadas por encima de 70ºC

Volviendo al mantenimiento antibacteriano con el que abríamos el artículo, a las bacterias no les gusta según qué temperaturas. Por ejemplo, la E.coli no soporta temperaturas por debajo de los 8ºC o por encima de los 48ºC. Por eso ultracongelamos los alimentos o los calentamos por encima de 70ºC antes de comerlos.

Esto significa que los programas de lavavajillas por encima de los 50-60ºC ayudarán a reducir las colonias de bacterias similares que podrían formarse en lugares como el filtro. Por tanto, teníamos parte de razón al preguntarnos si el lavavajillas sale limpio tras cada lavado.

Lavavajillas Whirlpool 60 Cm Wfo 3o33 Dl X

Lo que ocurre es que hay más tipos de bacterias y no todas se comportan igual. Algunos lavavajillas, como el WFO 3O33 DL X de Whirlpool (arriba), cuentan con programas específicos de limpieza orientados a la eliminación de bacterias como el llamado “desinfección”.

Variando las condiciones de temperatura y presión de los inyectores son capaces de reducir las colonias bacterianas, y con ello los malos olores.

Lavavajillas Whirlpool WFC 3C26 P X con tecnología Power Clean

475€ Comprar ahora

Producto disponible en El Corte Inglés. Descubre todas las ventajas que ofrecen los Tecnoprecios aquí

Lavavajillas Whirlpool WFC 3C26

Imágenes | PxHere, PxHere, Walkerma

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio