Publicidad

Receta de limonada de piña con un toque de jengibre, refrescante y digestiva

Receta de limonada de piña con un toque de jengibre, refrescante y digestiva
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Nada supera las bondades de la fruta entera fresca, pero los zumos caseros, de vez en cuando, son siempre una mejor opción a los industriales, también en su versión más parecida a un refresco. Porque esta limonada de piña con un toque de jengibre es más una bebida para tomar ocasionalmente en días relajados, como alternativa a las bebidas comerciales.

Las cantidades de esta receta son un poco orientativas, ya que cada uno puede ajustar lstrong>no añadí nada de azúcar ni edulcorante, ya que la piña es suficientemente dulce y me resulta más refrescante con el punto ácido del limón. El jengibre, usado con moderación, da un toque ligeramente picante que personalmente me encanta, y la hace más digestiva.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Piña natural madura, dulce 1
  • Zumo de limón o lima 30 ml
  • Jengibre fresco 1 trocito pelado
  • Agua natural o con gas 1 l
  • Estevia o azúcal al gusto (opcional, si la piña es dulce no hace falta)

Cómo hacer limonada de piña con un toque de jengibre

Dificultad: Media
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 20 m

Pelar la piña retirando toda la corteza, procurando conservar los jugos que pueda soltar. Trocear. Pelar y picar el limón.

Colocar todos los ingredientes en el vaso de una batidora o licuadora. Triturar bien hasta que quede una mezcla homogénea sin grumos. Probar el punto de dulzor y ajustar la cantidad de estevia o azúcar.

Refrescante limonada de piña con un toque de jengibre. Pasos

Pasar por un colador o tamiz si se quiere una bebida totalmente limpia. Trasladar a una jarra y dejar enfriar en la nevera. Servir con hielo al gusto.

Con qué acompañar la limonada de piña y jengibre

Podríamos servir con menta o hierbabuena fresca esta limonada de piña con un toque de jengibre, muy apetecible tanto en verano como en cualquier momento del año, si acaso omitiendo los cubitos de hielo. Sienta muy bien a media mañana o cuando empieza a entrar el gusanillo en la hora de la merienda, sola o con un picoteo sano de frutos secos.

En Directo al Paladar | Cinco cosas divertidas que echar a la limonada
En Directo al Paladar | Receta americana de limonada casera

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios