Compartir
Publicidad
Publicidad

Cinco cosas divertidas que echar a la limonada

Cinco cosas divertidas que echar a la limonada
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que lo mejor cuando aprieta el calor es darse un chapuzón en la playa o la piscina, pero por desgracia no siempre es posible. Entonces no hay nada como refrescarse con una buena bebida fría, mucho mejor si preparamos nuestro propio refresco como una rica limonada. Aquí tienes cinco cosas divertidas que echar a la limonada, por si te aburres de tomarla siempre igual o quieres sorprender a tus invitados.

El agua es lo mejor para calmar la sed y mantenernos hidratados, pero de vez en cuando nos apetece disfrutar de un refresco con sabor para alegrar las tardes veraniegas. Siempre es mucho más recomendable preparar nuestra propia bebida antes que recurrir a las comerciales, y la limonada es una de las mejores opciones si controlamos la cantidad de azúcar. Añadiendo diferentes ingredientes podemos darle mucho sabor jugando con los aromas.

Flores variadas

Limonada Flores

La moda de las flores en cocina se traslada también a las bebidas, especialmente con aquellas que tienen mucho más aroma. Las mejores que podemos usar para aromatizar la limonada son también las que se suelen usar en repostería por ser muy aromáticas, como la lavanda, la violeta, el azahar o la rosa. Además de dar un toque diferente a la bebida quedarán muy bonitas en la jarra.

Elige flores frescas naturales, a ser posible sin daños y bien bonitas, y lávalas con suavidad antes de usarlas. Para una limonada de lavanda, añade unas 5-7 ramitas de flor por cada litro y medio de limonada, aproximadamente. Un toque de miel en sustitución de parte del azúcar va muy bien con sus aromas. Si te decantas por las rosas, ten en cuenta que su sabor es mucho más fuerte.

Frutos del bosque congelados

Limonada Frutos

Descubrí hace años la sencilla pero fantástica idea de congelar frutos del bosque para emplearlos como si fueran hielo en bebidas frías, y ahora no faltan en mi congelador durante el verano. Estamos en plena temporada de estas joyas naturales y podemos aprovechar para crear cubitos de hielo afrutados, vistosos y deliciosos.

Una vez bien lavada la fruta, con suavidad, sólo hay que introducir unas cuantas bayas diferentes en los huecos de una cubitera, llenar con agua y congelar. Así añadiremos sabor, color y vitaminas a la limonada, por ejemplo con moras, frambuesas, grosellas o arándanos. Apuesta por colores distintos para conseguir un mejor efecto.

Botánicos

Limonada Romero

La fiebre del Gin Tonic se ha calmado un poco, pero siguen estando de moda los botánicos de todo tipo para añadir al popular cóctel. Pero su uso no tiene por qué ser exclusivo del combinado con ginebra, podemos inspirarnos en recetas de Gin Tonic para darle una vuelta de tuerca a nuestra limonada casera.

¿Qué son los botánicos? Todos esos añadidos que se ven en las copas balón más glamurosas – o pretenciosas, según se mire -. Esencialmente, hierbas, especias y algunas frutas. Vainas de cardamomo, palos de regaliz, romero, cilantro en semillas, clavos de olor, kumquats, láminas de jengibre fresco, granos de pimienta de distintos tipos, bayas de enebro o anís estrellado son los más comunes. Prueba distintas combinaciones y encuentra tus aromas favoritos.

Jalapeños o guindillas

Limonada Chili

Si quieres sorprender de verdad con tu limonada, anímate a darle un puntito picante, verás que incluso potencia la sensación de frescor. Puedes coger un jalapeño pequeño o partir uno por la mitad, quitarle las semillas, trocearlo y añadirlo a la limonada directamente. Para conseguir más sabor, déjalo macerar con el zumo de limón y el azúcar antes de colarlo y añadirle el agua.

También puedes optar por usar una guindilla, del tamaño que prefieras dependiendo de la tolerancia al picante. Quita las semillas y tritúrala con el limón, el agua y el azúcar, con algo más de fruta si te apetece. Cuela la mezcla muy bien y sirve con hielo, con rodajitas de guindilla para decorar si te apetece.

Gominolas

Limonada Gominolas

Las gominolas o chuches no son algo para comer todos los días, pero pueden dar un toque divertido y muy vistoso a nuestras limonadas caseras. Hay tantísimas variedades en el mercado que podemos jugar con sus formas y colores, por ejemplo escogiendo las que tengan forma de peces para que parezca que están nadando en la bebida.

Quizá las más famosas sean los típicos ositos de origen alemán, con buen sabor afrutado y una gran gama de colores llamativos. Si los congelamos previamente se mantendrán más tiempo enteros y contribuirán a conservar la limonada bien fresquita. Además de añadirlos directamente, se pueden ensartar en pinchos o brochetas para conseguir otro efecto decorativo.

Da rienda suelta a tu creatividad para añadir ingredientes diferentes a la limonada y sorprender en casa. No hace falta complicarse mucho para dar un detalle diferente y disfrutar de bebidas refrescantes este verano, para no aburrirnos siempre con lo mismo. ¿Se os ocurren otras cosas divertidas que echar a la limonada?

Imágenes | Meaningful Eats, Petit World Citizen, Port and Fin, Few minutes Wonder, my name is yeah
En Directo al paladar | Receta americana de limonada casera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos