Compartir
Publicidad

Ward 8, irónica historia de un pionero

Ward 8, irónica historia de un  pionero
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

A finales de siglo XIX, concretamente en 1898, se celebraron unas históricas elecciones locales en el distrito político de Ward eight en el centro de Boston. La víspera de aquella intensa jornada Martin Lomasney y sus seguidores se reunieron, como hacian habitualmente, en él para celebrar lo que ellos auguraban como victoria segura. Aquella noche especial le pidieron a Tom Hussion, el barman, que les realizara una bebida especial y diferente y a buen seguro que quedaron gratamente sorprendidos minutos después.

Tom profanó una de las leyes no escritas que existia sobre el whisk(e)y; jamás lo mezcles con zumos. Además no contento con el resultado le añadió granadina para aportar sabor a la mezcla. Los políticos bebieron sorprendidos y satisfechos el cocktail ward eight durante horas aquella noche.

ward eight.jpg
Tristemente años después Martin Lomasney, ganador de aquellas elecciones apoyó la Ley seca plenamente y censuró y cerró todos los locales que distribuyeran bebidas alcohólicas, incluido el Locke-Ober Café. Durante su mandato fue criticado por dictador y pésima gestión de la política utilizada en la zona.

Todo aquello hizó desaparecer este clásico cocktail, pero finalizada la prohibición su fama volvió a renacer y fue considerado uno de los 10 mejores combinados del mundo en 1934. A día de hoy es una bebida casi desconocida, pero si alguien lo bebe, debe brindar por que no vuelvan a dirigir al pueblo políticos como Martin.

¿Qué tal un "chin-chin" a la salud de Bush?

- Receta ward 8:

Straight rye whiskey 3/5 Zumo de naranja 1/5 Zumo de limón 1/5 Granadina (un chorrito)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos